Entrevista central, lunes 21 de noviembre: Roberto Savio

EC —¿Cómo lo definimos, como italiano o como argentino? ¿Dónde tiene su base?

RS —Desde el punto de vista de la visión de la cultura, del espacio del arte, me siento italiano; desde el punto de vista de la vivencia humana, de la visión del mundo, del sentir, del gozar de la vida, me siento más argentino. Lo que pasa es que los argentinos son normalmente identificados con los porteños, y los porteños estaban entre los arrogantes más grandes del mundo. La crisis argentina ha reducido este tipo de arrogancia, pero ser porteño no es exactamente un título que haga simpática a una persona cuando viaja.

EC —Sigamos hablando de los temas que usted advierte que se abordan poco y mal en la cobertura de los asuntos internacionales. Por ejemplo el cambio climático, las migraciones, los refugiados. En una columna que escribió en agosto decía: “todo el mundo cautivado por la ola de refugiados y por cómo cambia el panorama político en Europa, donde retornan los nacionalismos, los populismos y la xenofobia, como en la fatal década de los años treinta. Pero Wajer Kamal, director del servicio en árabe de IPS, nos recuerda, según datos del Consejo Noruego para Refugiados, que solo en 2015 más de 19 millones de personas huyeron de desastres ambientales en 113 países. Estos desastres desplazan a entre tres y diez veces más personas que los conflictos o las guerras en todo el mundo”. ¿Por qué le pareció tan importante detenerse en ese dato, en esa comparación?

RS —Porque estamos frente a otro problema. Lo que me parece curioso es estamos teniendo una conversación sobre temas fundamentales de los cuales en la prensa no se encuentra traza y en el debate político menos. Un ciudadano uruguayo que vive en este país mirando la televisión, leyendo los diarios y escuchando el debate político tiene una visión sumamente fragmentaria de lo que estamos hablando. Con lo cual es preocupante que el Uruguay, que es un país de gran tradición democrática, cívica, está hecho hoy por ciudadanos que ignoran lo que pasa en el mundo. Eso es lo que me preocupa y la razón por la cual yo viajo, hablo, escribo, porque creo que hay un déficit de la democracia.

Por ejemplo, el problema del cambio climático. Hace 25 años que estamos luchando para que el tema del cambio climático produzca un efecto concreto en el mundo. Planeta hay uno, no hay más. Hemos hecho de todo para crear problemas en este planeta. El uso de fósiles en lugar de energía alternativa se ha seguido durante 25 años porque es más barato utilizar el carbón y el petróleo que desarrollar alternativas. Todos sabemos desde hace 25 años que se supera 1,5 grados de calentamiento de la Tierra respecto a comienzos de 1800, cuando empieza la revolución industrial, y cuando por lo tanto empieza la relación del hombre con el clima en términos importantes. Sabemos que si pasamos de 1,5 grados de calentamiento vamos a tener consecuencias muy serias para el tipo de vida al cual estamos acostumbrados.

Hace poco se hizo la conferencia de París, la cumbre de jefes de Estado.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido

[ep-ad code="mode_300x250_nota_mo_2"]