La Mesa Agropecuaria, martes 28 de marzo

EC —¿Qué queda entonces de todo lo que se mencionó originalmente?

PC —Los malentendidos ya están claros. Queda lo de la salmonella y lo de marcar carne podrida, que se niega, por lo menos que JBS y BRF lo niegan absolutamente. Eso es lo que todavía tenemos que ver si se comprueba. Además todo esto que les estoy contando es el producto de dos años de trabajo de la policía. Y si lo hacemos en Uruguay nos da lo mismo, vamos a encontrar problemas, siempre vamos a encontrar problemas. Es demasiado complejo el negocio para que todo te salga 10 puntos. Ojalá que el día que pongan a Uruguay salga una lista como esta.

EC —Pará, ojo que te puede estar escuchando distraído.

PC —Es que el cero no existe, estoy seguro de que el cartón, la máscara de cerdo y todo lo demás que se hace, si me lo vendés así… Mil cien policías, parecía un operativo para desbaratar narcotráfico, decían “mientras acá va a haber 30 detenciones, en Paraná tenemos indicaciones…”. No sé por qué lo hicieron y generaron el cierre mundial de la carne de una pavada, al punto de que –coincido con Guillermo– dentro de 15 días esto es una anécdota.

ANDRÉS BERTERRECHE (AB) —Yo iba a hablar de las cosas positivas y negativas, pero después del discurso ideologizado… Es impresionante, siempre nos acusan a nosotros la gente de izquierda de los discursos ideologizados, y cada vez los veo más del otro lado. Son [cúbicos].

PC —Aprendemos.

AB —Sí. No lo podemos dejar en una actividad conspirativa, faltó decir que fue la Unión Soviética. Me niego –tengo que empezar por ahí– a aceptar que la realidad brasileña es similar a la uruguaya. De ninguna manera. El propio alegato de Carrasco lo estaba diciendo. Los que se nombran se nombran por cuota política, y en el Estado uruguayo los que se nombran para controlar no se nombran por cuota política, son funcionarios de carrera. Y se controla. No significa que no haya problemas, por supuesto, siempre puede haber problemas, pero se detectan en lo posible cuando se tienen que detectar y se hace lo que se tiene que hacer.

No me voy a meter en las teorías conspirativas porque me parece que es vano. Pero es un hecho que nos va a afectar. Y tiene algunos puntos positivos. El primer análisis, que puede ser pueril, es que lo que deja de vender Brasil lo vamos a ocupar nosotros. Tiene alguna ventaja, creo que está bueno –acá viene mi parte ideológica– que hay una visión importante de lo que tiene que ser el Estado, de que el mercado con las manos libres termina en cosas como estas. Pero tiene muchas cosas negativas. Lo primero que hicieron los negociadores de la Comunidad Económica Europea no fue hablar de los problemas de la calidad de la industria alimenticia de Brasil, sino de la de América Latina, nos metieron en la bolsa.

En segundo lugar, lo que decía Villa, hay luchas por las proteínas, las proteínas no son solamente carne de vaca, también pueden ser proteínas vegetales u otro tipo de proteína animal. Y esto de alguna manera afecta las ventas. Ahora, creo que dentro de 15 días no va a haber un recuerdo con retrogusto amargo, puede ser un poquito más importante. Creo que hay que intensificar las medidas de confianza, nuestras primero y de la región después, para volver a posicionarnos como vendedores de carne, que es lo que somos nosotros y Brasil también.

GABRIEL CARBALLAL (GC) —Andrés dice que el problema del mercado con las manos libres genera estas cosas… porque hay mercado. Eso es muy importante. A veces cuando el Estado es omnipresente deja de haber mercado, y ahí no pasa esto, obviamente.

La mirada como productor: como dijo el Ronco, esto es una mala noticia, a la corta, a la mediana o a la larga. No es una buena noticia para el mercado de carne, más allá de que coyunturalmente pueda aparecer alguna ventajita, pero no lo veo por ahí. Y como productor estoy convencido de que si hay alguna ventajita no nos vamos a enterar nosotros. Puede enterarse la industria, pero nosotros no. No es bueno que aparezcan estas novedades porque estamos hablando de un mercado de carne mundial y Uruguay está participando en ese mercado, integrado a una sociedad, que es el Mercosur, y si uno de los socios mete la pata, el mundo nos mira como Mercosur, no nos mira como Uruguay, más allá de que podamos tener alguna diferenciación puntual. No es bueno y ojalá no hubiera pasado.

RD —No sé si es coincidencia, pero aparentemente siempre sucede: cada vez que hay algún movimiento de mercado negativo, el precio de la carne en el Uruguay al productor baja. ¿Es una asociación directa? ¿No tiene nada que ver?

GV —Lo he dicho infinidad de veces: en líneas generales, a lo largo del año posiblemente la carne acompañe la tendencia del precio al cual Uruguay exporta, pero puntualmente no se mueve en ese sentido, tenemos infinidad de momentos a lo largo del año en que afuera la carne está subiendo y acá el precio al productor baja, o a la inversa. Es claro que de octubre de 2013 a la fecha hubo una inflexión en el comportamiento de la industria, en la cual regula la demanda, que es muy difícil de demostrar pero no corresponde en un mercado oligopólico. Regula la demanda y esas cosas hacen caer el precio de la carne.

En este momento nos encontramos con que los rabinos no están –Israel es un consumidor de novillos importante– y que en la Hilton venimos muy adelantados con respecto a otros años. Es un momento en que la industria empieza a bajar la demanda, sabiendo que se viene el momento en el cual la gente que engorda a campo tiene que salir de los novillos, y eso por consiguiente genera una caída del precio. Vos mirás los valores del mercado internacional y no son diferentes de los de hace un mes o dos, están bajos pero están más o menos en una meseta, y sin embargo el precio del novillo y la vaca se vino a tierra.

[AB] —Me parece buenísima la pregunta. Creo que sí, que siempre la afectación final es del último. Como nosotros somos tomadores de precios y condiciones, en la cadena cárnica el tomador de precios y condiciones es el productor y para atrás. Lo vimos hace un mes cuando hablamos de la 481: “¡Se cae la 481, qué horrible, EEUU!”; un mes después no se habla más de la 481, pero se aprovechó para bajar el precio del ganado. No quiero discutir con Álvaro Simeone porque no está, pero justamente, el que tiene la información y el que es el decisor hegemónico en la toma de precios y condiciones también utiliza. No significa que esto no le haga mal a nuestra propia industria, que también hay que tirar para adelante, pero no en contra de los productores; en definitiva esto ya lo vimos en las ovejas.

PC —Creo que va a haber consecuencias de este episodio tan mal manejado. Recordemos que la carne de caballo mezclada es un hecho grave, mucho más grave, y se manejó mucho mejor. La baba rosa en EEUU se manejó mucho mejor. Pero es lo que tenemos y es el barrio en que estamos. Fíjense lo impensable que es esto, JBS –para tener alguna idea de la magnitud de la empresa– acaba de cerrar 33 de los 36 frigoríficos que tiene en Brasil. Imagínense tomar ese riesgo para vender una carne podrida. Y si será grande que esos 36 frigoríficos son el 27 % de lo que vende en el mundo, se salva porque vende el 73 % de la carne desde otros países que no son Brasil.

Esta semana he estado leyendo a Irlanda y Francia haciendo un escándalo con lo de Brasil, haciéndose una fiesta, pidiendo que se prohíba la totalidad de las importaciones, porque Europa prohibió a las 21 plantas, no a todo el país. Hay una presión tremenda y ahora la Unión Europea le pidió a Brasil que se abstuviera, se autoprohibiera, para no tener que prohibirlo Europa, porque después levantar la prohibición es muy complicado. Y Brasil los mandó al infierno.

Creo que lo que se murió por este episodio es el tema carne dentro del posible TLC entre Europa y el Mercosur, la carne quedó afuera. Quién sabe si eso no le da una vida propia, sin EEUU, a la cuota 481. Porque eso ya lo tienen, los irlandeses no se quejarían mucho si siguen con la cuota, entonces en compensación por no darnos la carne del TLC nos pueden dar la cuota 481. Así veo el efecto de largo plazo de esto. Para mí, el mercado se normaliza en muy poco tiempo.

RD —¿Hay alguna visión de oportunidad para Uruguay en esto?

GV —En 15 días esto es una anécdota. Sí creo que nos tiene que enseñar y tenemos que aprender que Uruguay no es Brasil. Nosotros para poder mantener los mercados tenemos que ser siempre prolijos, no podemos tener un traspié. Es difícil que el mundo prescinda de Brasil, sobre todo en el caso del pollo, porque más acá China puede decir “no le compro”, pero le va a tener que comprar.

PC —Chile se dio vuelta en 20 minutos.

GV —Exacto.

EC —Dice un oyente, Marcos: “Somos chicos pero nos hemos posicionado bien. Tenemos más de 140 compradores. Es momento de moverse otro poco. Uruguay debe aprovechar la oportunidad de la crisis mostrando lo diferente que es, la calidad de nuestra carne, la calidad de nuestro ambiente y lo transparente que es el sistema”.

GV —Coincido con él, pero lo creemos nosotros solos. Toda la vida dijimos que la carne brasileña es carne cebuina, carne magra, carne dura; cuando le abrieron China y se la vendieron a US$ 500 menos, se terminó el problema. Los chinos te dicen “mejor, porque no tengo grasa en las hamburguesas, porque la voy a hervir media hora en un guiso y la terneza me importa tres pepinos”. Sí es claro que solucionar un problema de estos es mucho más rápido [que] para Uruguay. No tenemos que olvidar un episodio reciente: por seis contenedores de grasa –que no era para consumo humano sino para hacer sebo– que llegó rancia a China, que no se sabe si fue que salió así del frigorífico, si fue en el transporte o fue el chino que la sacó, porque las denuncias surgieron 15 o 20 días después de que estaba desaduanizada, los tres frigoríficos involucrados estuvieron casi un año y medio sin poder venderle a China. Es absurdo, no pesamos. Entonces tenemos que seguir haciendo los deberes 150 % bien. Si no, estamos en el horno.

***

EC —Han llegado una cantidad de mensajes a propósito del primer tema. Me llama la atención este que manda Brigitte de Colonia Valdense: “Si es verdad que había tanto riesgo para la salud en esa manipulación de la carne en Brasil, ¿cómo se entiende que hayan investigado durante un año y pico sin tomar medidas? Por el camino podría haber muerto gente”.

AB —Excelente acotación.

***

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido