Entrevista central, lunes 17 de agosto: Francisco Cobas

Entrevista con el doctor Francisco Cobas, integrante del equipo de Rueda, Abadi, Pereira Consultores, interventor de Fripur.

EN PERSPECTIVA
Lunes 17.08.2015, hora 8.16

EMILIANO COTELO (EC) —El miércoles de esta semana Fripur dejará de funcionar, después de 39 años de actividad.

La noticia, que se oficializó el viernes, fue todo un cimbronazo en el ambiente sindical y político. Son casi mil las personas que trabajan en Fripur, el 80 % de ellas, mujeres.

La compañía se había presentado voluntariamente a concurso de acreedores hace un año y desde entonces era coadministrada por sus propietarios, los hermanos Alberto y Máximo Fernández, y el estudio Rueda, Abadi, Pereira, que oficiaba como interventor por resolución judicial.

Ahora ingresa en una nueva etapa, la de la liquidación y búsqueda de un comprador.

Esta tarde tendrá lugar una nueva reunión entre el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), el sindicato y el estudio interventor, en la que se supone que van a definirse los próximos pasos.

¿Cómo están planteadas las cosas?

Vamos a conversar, en primer lugar, con el abogado Francisco Cobas, del equipo de Rueda, Abadi, Pereira Consultores.

Fripur está en concordato (concurso voluntario de acreedores) desde hace un año, desde el 31 de julio de 2014, pero desde aquella fecha había seguido funcionando. Usted fue designado interventor en nombre del estudio, conoce muy de cerca todo eso. Entonces, ¿por qué se llegó ahora a la decisión de cerrar la empresa?

FRANCISCO COBAS (FC) —Es correcto, hay un equipo en el estudio trabajando en la intervención de Fripur, que ya hace un año que está en concurso. En cuanto a por qué ahora va a detener sus actividades, es un tema más que nada de los hechos, es por una falta de liquidez para poder operar, no por una decisión que se haya adoptado en el expediente concursal. La idea es que las empresas que entran a concurso sigan operando, tanto en la etapa de convenio, que es la etapa en la que estamos, como en una eventual etapa de liquidación. Aun así se espera que esas empresas sigan operando. En los hechos muchas veces no lo hacen por cuestiones fácticas; en este caso de Fripur porque no hay liquidez adecuada para poder salir a pescar.

EC —¿Quién tomó la decisión de terminar la actividad este miércoles?

FC —Fue una acción más que nada de la empresa, de Fripur.

EC —Ustedes están codirigiendo la empresa, tanto el interventor como los propietarios.

FC —Correcto. El concurso prevé una etapa de convenio, que es una etapa en la cual el deudor busca un acuerdo de pago con sus acreedores, y si no se llega a eso, si eso no se materializa, hay una etapa de liquidación. Esa etapa de convenio se ha dilatado en el tiempo y no se ha concretado un convenio entre Fripur y sus acreedores. Habría tiempo para hacer eso hasta la junta de acreedores. La junta estaba prevista para el mes de febrero, pero se prorrogó sin fecha, o sea que hemos estado en una etapa de convenio dilatada. Al no haber convenio, se pasaría a la etapa siguiente.

EC —Veía en las notas de prensa de estos días que hubo un factor determinante para que la fecha de suspensión de la actividad fuera este miércoles; aparentemente UTE cortaría el servicio esta semana.

FC —Exacto, hay algunos acreedores que son acreedores concursales, anteriores al 1.º de agosto de 2014, pero que también son acreedores posconcursales, por deudas que se generaron luego de la entrada en concurso. En el último tiempo, en los últimos meses se ha incrementado ese pasivo, con amenazas de corte de luz, con proveedores que dejan de brindar insumos. Todo eso genera que no haya capacidad para operar. Por eso Fripur detiene su actividad. Fripur no se cierra, la empresa está abierta, ahora vamos a procurar, según lo que indica [incluso la normativa], venderla como un todo. Si eso no se concreta, se pasa a una liquidación por partes.

EC —Antes de ir a lo que viene, vamos hacia atrás. Fripur es la empresa más grande de la industria pesquera uruguaya, tiene casi 40 años de vida, posee 18 buques, 960 empleados (un tercio del personal de las plantas pesqueras uruguayas), factura la mitad de las exportaciones uruguayas en el rubro pesca. ¿Qué pasó en 2014 para que Fripur tuviera que ingresar en concurso de acreedores?

FC —En el expediente concursal todavía no se ha entrado en la etapa de calificación, que es cuando se analizan las causas y las conductas de los administradores de la empresa, se determina si el concurso fue fortuito o culpable. Más allá de eso, lo que le puedo adelantar es lo que alegó la empresa. La empresa alegó que en los años anteriores a 2014, con un dólar bajo –la empresa vende sus productos en dólares–, hubo un aumento de sus costos, a su vez una baja de captura en la pesca –esto se ha dado a nivel general–, precios también bajos, y que eso fue llevando a un desequilibrio en la ecuación económica que derivó en un estado de insolvencia.

EC —Todo indica que en el sector pesca no solo Fripur enfrenta dificultades. Hay otras firmas con desafíos por delante, quizás algunos de los motivos que usted recién mencionó tienen que ver con lo que está pasando en todo el sector.

FC —Exacto. Incluso hay una competencia de nivel internacional con países como China y otros mercados que también se alega que fue un factor determinante.

EC —De todos modos, según el sindicato hay otros motivos, otras causas en el caso concreto de Fripur. Por ejemplo, se menciona que los fondos de algunos créditos gestionados por la empresa fueron desviados a otros destinos por los propietarios. ¿Hay algo de eso?

FC —La etapa de calificación, en la que se va a valorar ese tipo de conductas, aún no ha llegado, va a llegar. De todos modos, mientras nosotros hemos estado en funciones eso no ha pasado, ni tampoco lo detectamos en el corto plazo anterior. Si eso que se alega ocurrió en el pasado, se va a poder detectar en esta etapa en la que vamos a calificar la conducta. No nos consta que eso haya ocurrido con los fondos de Fripur en el corto plazo anterior a la solicitud del concurso.

EC —¿Cómo era el endeudamiento de Fripur el 31 de julio del año pasado, cuando ingresó en concurso de acreedores?

FC —Más que nada hay una deuda con entidades de intermediación financiera, más que nada con el Banco República (BROU). No había deuda salarial, Fripur hoy no tiene deuda de salarios; si tiene deuda por licencias y salarios vacacionales, pero no había una situación de deuda salarial. Y luego había un pasivo comercial menor, pero el gran acreedor son entidades de intermediación financiera.

EC —¿De qué orden era el endeudamiento?

FC —Supera los US$ 60 millones.

EC —¿Y desde entonces se ha logrado bajarlo?

FC —No, el concurso impide pagar las deudas concursales, salvo mediante un convenio o con la liquidación. Fripur congeló su pasivo, no ha estado pagando el pasivo que adeudaba al 31 de julio de 2014. Eso se resuelve en un convenio o en una liquidación. Como eso no se ha dado, el pasivo ha quedado congelado, ha disminuido muy poco.

EC —Las deudas ya vencidas con el sistema financiero, por ejemplo, están por encima de los US$ 40 millones. ¿Es correcto?

FC —Puede ser, sí.

EC “Puede ser”; ¿tiene alguna limitación para dar esos números?

FC —No; no conozco el dato de si son US$ 40 millones con exactitud. Sí conozco que al BROU, por ejemplo, se le debe más incluso que esa cifra.

***

EC —Usted puntualizaba lo que lo que va a ocurrir este miércoles no es el cierre de la empresa, sino la suspensión de la actividad. ¿Cuáles son las alternativas que quedan por delante?

FC —Exacto, me interesa destacar eso, no es un “cierre de cortina” sino un cese de actividad, que esperamos como interventores que sea temporal. Lo que viene ahora, que es la liquidación de la empresa, todavía no está decretado judicialmente, pero creo que estamos muy cerca. La liquidación no quiere decir que se remate la empresa por partes. La liquidación implica, según la normativa concursal, procurar primero la venta en bloque de la empresa. Se le llama así, venta en bloque, porque implica vender todos los activos y derechos que tiene la concursada, tanto la marca como toda la maquinaria, toda la mercadería que esté disponible; y no cesan las relaciones laborales, no ha habido despidos ni tampoco los va a haber mientras dure esta etapa. Se va a procurar vender la empresa precisamente para que la gente mantenga su trabajo. En eso vamos a estar enfocados de ahora en más.

EC —Para las gestiones de venta tienen dos plazos de 90 días consecutivos.

FC —Correcto. Primero la sindicatura –en esta etapa ya no va a existir un interventor, va a existir un síndico, que es una figura que desplaza a los directores actuales– va a preparar los pliegos de venta. La ley prevé que esa venta se realice en un plazo de 90 días, que se puede prorrogar por otros 90. En los pliegos se fijan las bases con las cuales los oferentes van a poder participar. Incluso la ley prevé unos pagos mínimos. Es una herramienta útil, interesate, que en Uruguay todavía no se ha utilizado de manera concreta.

EC —Ese es un dato interesante: ¿esta herramienta todavía no tiene experiencia acumulada en Uruguay?

FC —Exactamente. La ley es de 2008, sin embargo ha habido muy pocos intentos de venta en bloque y ninguno se concretó 100 %. Lo atractivo de la venta en bloque es que intenta que una empresa que es eficiente y viable pueda seguir operando en el mercado. Se vende a un tercero –incluso los trabajadores mismos pueden conformar una sociedad comercial o una cooperativa y participar–, y el que compra paga un precio equis –hay ciertos mínimos– y se queda con todos los activos. Lo interesante de la venta en bloque es que el comprador, como se dice vulgarmente, “corta el chorro”, al momento de la compra no adquiere todos los pasivos que tiene la concursada.

EC —Es interesante pero al mismo tiempo difícil de entender. ¿Cómo es eso? ¿Qué pasa con las deudas de Fripur?

FC —En caso de que se concrete la venta en bloque, las deudas de Fripur se pagan con el producido de la venta y en el orden que marca la normativa, pero obviamente, y yo entiendo la pregunta, aquí hay acreedores, [lo quiero expresar con claridad], que no van a cobrar sus créditos en un 100 %. Quizás si Fripur hubiera arribado a un convenio para pagar el 100 % habrían cobrado. De todos modos Fripur presentó una propuesta de convenio en el expediente que planteaba pagos de 50 % de los créditos, que no llegó a ser votada. ¿Cuánto se va a obtener en la etapa de liquidación? No lo sabemos. Obviamente como síndicos vamos a procurar que sea lo máximo posible. Vamos a procurar que la empresa siga viva y que siga dando trabajo a mano de obra nacional.

EC —Es curioso el mecanismo previsto por la ley. Puede resultar chocante: se va a perder plata, hay acreedores de Fripur que no van cobrar el 100 % de sus derechos. Es más, van a cobrar mucho menos, usted decía que se intentó una fórmula por la cual el comprador se hacía cargo del 50 % de los créditos y no anduvo. Por lo tanto hay que suponer que de ahora en adelante el que compre se va a hacer cargo de mucho menos del 50 % de esos créditos.

FC —Sí, comparto que las expectativas y posibilidades de cobro de los acreedores van disminuyendo. Y si la venta en bloque no se llega a concretar, las posibilidades de los acreedores de obtener cobros van a bajar aún más.

EC —Pienso en particular en el BROU. Ahí estamos todos involucrados, todos los uruguayos estamos perdiendo dinero. ¿Cuánto es la deuda con el BROU?

FC —No lo recuerdo de memoria, pero supera los US$ 40 millones.

EC —El BROU va a ser un herido grave en este proceso.

FC —Sí, es el principal y mayor acreedor. A su vez tiene garantías de cobro contra la empresa concursada. Quiénes serán los grandes afectados va a depender de cómo termine todo, dejaría esa respuesta para el final de esta etapa. Porque si se logra vender en bloque, quizás el BROU cobre menos, pero hay que medir todo en un amplio espectro. Si la gente se queda con trabajo, si el acreedor cobra más de lo que cobraría en una etapa de remate, no sé qué tan perdedor sería. Hay que ver eso.

EC —¿Hay un número estimativo? ¿Cuánto valdría Fripur hoy?

FC —La normativa prevé que el comprador tiene que pagar el 50 % del valor de tasación a valor de liquidación. Esa tasación, que está hecha incluso en el expediente, se va a volver a realizar. El piso va rondar los US$ 15 millones. No están fijadas aún las bases, no está decretada la liquidación, pero el mínimo para poder participar va a estar en ese entorno.

EC —¿Hay interesados?

FC —Hemos estado en contacto con interesados en toda la etapa de convenio. Esperemos que ahora con más razón se acerquen interesados a evaluar la compra, es lo que más queremos. Quizás un interesado, un inversor, un tercero, un competidor incluso, por esto que tiene la venta en bloque, ha decidido esperar a esta etapa, no compró antes la empresa porque comprar antes implicaba asumir los pasivos, que al ser tan elevados no hacían tan atractivo [el negocio]. Creo que va a haber interesados, vamos a trabajar estos días siguientes para tratar de viabilizar esto. Esperemos que tenga un buen final.

EC —Veía que hubo interesados de México y de China, ya que están de por medio los permisos de pesca para merluza y cangrejo rojo que tiene Fripur, que tienen valor.

FC —Sí, la empresa se vende como un todo, con todos sus derechos, con todos sus activos, con todos los permisos que estén vigentes. La idea es que la empresa siga funcionando; no estarán ya sus actuales propietarios, habrá otros, pero la idea es que la empresa no cierre. Habrá cesado su actividad, como va a ocurrir esta semana, pero jurídicamente es la misma, la relación laboral es la misma, la idea es mantener una empresa eficiente. Si no se logra esa venta en bloque o si no es posible materializarla, conversaremos con los acreedores para ver de qué manera seguir.

EC —Recurro ahora a los mensajes de los oyentes, que aportan datos y preguntas. Hablábamos de cuánto van a perder varios de los acreedores de Fripur, en particular de cuánto va a perder o cuánto puede terminar perdiendo el BROU. Preguntan varios oyentes qué pasa con los empresarios, con los dueños de Fripur, ¿qué pierden?

FC —Yo le comentaba que luego va a haber una etapa de calificación. En esa etapa se valorará la conducta que tuvieron los administradores de la empresa, y según el resultado de esa calificación puede haber o no condenas patrimoniales. Pero el propietario de una empresa que se venda deja de ser tal, ahí también hay una pérdida. Además es importante saber que hay una prelación, una graduación en el cobro; el BROU es el de los que tienen mayores garantías reales, va a ser de los primeros en poder cobrar.

EC —Otra pregunta viene con un dato: “Fripur hace años que tiene una resolución de la Intendencia que la obliga a irse de la zona donde tiene instalada su planta. ¿Cómo incide esto en el comprador? ¿El comprador va a poder seguir operando allí?”.

FC —Escuché esa noticia también. La desconozco en los hechos, no tenemos conocimiento fehaciente de que sea así, del expediente no surge nada de eso. La Intendencia se presentó en el expediente concursal, pero no hizo alusión a ninguna medida de estas. Supongo que esta orden está en suspenso o ya caduca. No me consta que esté vigente.

EC —La planta de Fripur está ubicada en la zona de la Aguada, sobre el puerto.

FC —Correcto, la planta de procesado es grande.

EC —¿Qué va a pasar en la reunión de hoy?

FC —Fripur, la empresa concursada, ha tenido contactos a nivel gubernamental en todo este tiempo. Últimamente se han verificado reuniones en el MTSS por la situación puntual de los trabajadores, nosotros hemos estado en contacto con los trabajadores y les hemos dado nuestra visión, nuestro aporte. Creo que lo que se va a discutir ahora es básicamente cómo hacer una salida lo más ordenada posible.

EC —¿Todos tienen derecho al seguro de paro?

FC —No todos van al seguro de paro, va a ir la gran mayoría. Porque no se va a estar operando, entonces lo responsable ahí es no generar nuevos pasivos y a su vez que los trabajadores tengan cobertura del sistema de seguridad social. Pero no todos van al seguro de paro. Se está viendo que la empresa no quede con deuda salarial, y básicamente hacer una salida lo más ordenada posible.

EC —No entendí eso de que no todos van al seguro de paro.

FC —Hay trabajadores que tienen que quedar haciendo vigilancia, mantenimiento, administración. No puede ir todo el personal al seguro de paro, porque la empresa para nosotros sigue abierta, hay que tratar de llegar a la venta en bloque, y para eso tiene que estar mínimamente en condiciones. Esta empresa tiene unas cámaras brutales de refrigeración que requieren mantenimiento, que son muy importantes, muy costosas. Hay que tener los bienes de la empresa en la mejor condición posible. Nos interesa que todo cambio se realice de manera ordenada para que cuando venga un tercero encuentre la empresa en condiciones.

EC —Pero si se toma la decisión de suspender la actividad porque no hay liquidez, ¿de dónde va a salir el dinero para pagarles a los empleados que continúen en funciones?

FC —Lo estamos analizando, es una preocupación, vamos a trabajar en eso para poder asegurar ese pago. Estos días vamos a seguir trabajando para procurar tener fondos. Hasta la semana pasada estuvimos evaluando que saliera otro barco a pescar, pero al final se resolvió que eso no era posible, por la falta de liquidez. Se podría realizar algún elemento de la masa activa para tener fondos para poder llegar a la venta en bloque. Si eso no se concreta, lamentablemente ahí sí, va a haber que liquidar por partes, se van a empezar a vender los bienes de la masa activa por partes.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido