Entrevista central, lunes 17 de agosto: Jimena Peralta

Entrevista con Jimena Peralta, dirigente del Suntma por los trabajadores de Fripur.

EN PERSPECTIVA
Lunes 17.08.2015, hora 8.47

EMILIANO COTELO (EC) —El viernes la noticia cayó como un balde de agua fría en los hogares de las casi 1.000 personas que trabajan en Fripur. Los representantes de la empresa confirmaron oficialmente su decisión de suspender la actividad en esa industria pesquera, la más importante del país.

***

EC —¿Cómo es exactamente el panorama al día de hoy? ¿Cuáles son las perspectivas?

Vamos a conocer esta situación desde el lado de los trabajadores. Para eso vamos a conversar con Jimena Peralta, que tiene 35 años, hace seis que trabaja en la industria –es la segunda vez que trabaja, ya había pasado por otro período de seis años– y es dirigente en el Sindicato Único de Trabajadores del Mar y Afines (Suntma) por los trabajadores de Fripur.

El grueso de la plantilla está compuesto por mujeres…

JIMENA PERALTA (JP) —Exactamente.

EC —¿Qué tipo de tareas se requieren que implican que las mujeres sean más adecuadas?

JP —Son trabajos de facilidad para las mujeres, hay hombres también, pero las mujeres tienen facilidad para hacer la mayor parte del trabajo. Trabajamos con cuchillos, son tareas, dentro de todo, que puede hacer mejor una mujer que un hombre. Trabajo de [levantar] peso y eso no hay tanto.

EC —En su caso concretamente, ¿en qué consistía el trabajo?

JP —Yo trabajo con cuchillo. Hago varias tareas, pero la mayor parte del tiempo trabajo con cuchillo.

EC —¿O sea?

JP —Se limpia pescado, se hacen cortes específicos, milimetrados, para sacarle la espina al pescado.

EC —Se ha hablado mucho de las condiciones de trabajo en Fripur, en distintas épocas han existido denuncias en torno a lo rígido que era el sistema, incluso a que se violarían derechos laborales, etcétera. ¿Qué estaba pasando últimamente?

JP —En la actualidad eso ya no se ve. Si nos ponemos a hablar de hace diez años, sí, existía todo eso, maltrato psicológico. Hoy en día hay, pero es muy leve para lo que era en años anteriores. Mucha gente que trabajó hace muchos años acá quedó con tics nerviosos debido al maltrato. En años anteriores era muy sacrificado trabajar acá.

EC —¿Las condiciones habían cambiado en los últimos meses debido a las dificultades por las que venía atravesando la empresa, incluso por el hecho de que estaba desde hacía un año en concurso de acreedores? ¿En qué se notaba en el trabajo de ustedes la situación particular en la que estaba la firma?

JP —Esto no viene de hace un año porque está en concurso. Hace un año que la empresa entró en concurso porque ya la veía fea, pero nosotros la gente del sindicato hace tres años que venimos cinchando con eso. No es una novedad. En diciembre estuvimos en la Comisión de Legislación presentando todo, no es novedad. Salió a la luz ahora. Es más, el lunes de la semana pasada estuvimos haciendo un escrache con mucha gente alrededor de Fripur, en el Palacio, incluso frente a la casa de Máximo Fernández. Esto no es nuevo, ahora se desbordó el vaso, pero de nuevo no tiene nada.

EC —Para ustedes, ¿las dificultades de Fripur tienen particularidades de esa empresa, o se deben a la situación del sector pesca en general? Se habla de problemas de competitividad, de algunos costos que se habrían disparado, por ejemplo los aportes patronales a la seguridad social por el personal embarcado. También se habla de inconvenientes por pérdida de mercados, por ejemplo Nigeria, Europa, Brasil. ¿Qué dicen ustedes?

JP —Sí, esa es la realidad, el sector pesca ha decaído de una manera impresionante. Es más, Fripur dentro de todo es una de las pesqueras más grandes y ahora está en esta situación, pero hay otras pesqueras que están con el mismo problema. Deben de haber escuchado sobre una pesquera de Solís de Mataojo, con menos personal pero allí está pasando exactamente lo mismo que en Fripur. En este tiempo que nosotros venimos con los problemas de Fripur, el sector pesca ha decaído, por todo, por lo de Nigeria, por todas las cosas que se están dando el sector pesca ha bajado de forma impresionante. Se han tocado todas las puertas, pero es como te decía, ahora que pasó eso con nosotros se viene a dar a luz todo.

EC —En el caso particular de Fripur, ¿hay razones adicionales?

JP —Sí… se le dieron muchos préstamos al dueño de Fripur que tendría que haber volcado a la empresa y no los volcó, los derivó a otro lado. Eso también ayudó a que la empresa se viniera abajo. Hoy en día por lo que debe no se le pueden dar más préstamos, el último que pidió no se lo dieron porque debe millones. A nosotros nos debe. Sabemos que vamos a ir al seguro de paro y sabemos que puede salir un comprador para la empresa, pero todavía no sabemos si vamos a cobrar lo que el señor Máximo Fernández nos debe, si alguien se va a hacer cargo de eso o lo vamos a perder. Estamos en la duda en todo eso.

EC —Más temprano conversamos con el doctor Francisco Cobas, y él enfatizaba que lo que ocurre este miércoles es que cesa la actividad, no cierra la empresa. Y que entrándose en el período de liquidación lo primero que se va a hacer es intentar la venta en bloque de Fripur. ¿Qué opciones tienen ustedes por delante en el plano personal? Usted, por ejemplo, ¿cómo ve su futuro?

JP —Estamos de acuerdo con Francisco, queremos mantener la fuente laboral ante todo. Él tiene muchas ganas, por eso nos dijo directamente desde un principio que no quiere que toquemos la palabra cierre. Él trabaja con nosotros y con la abogada del sindicato, nos quiere mantener al tanto de todo. Estamos apostando todos a que aparezca un inversor y todos podamos conservar nuestra fuente de trabajo. Eso es lo que queremos todos.

Son distintas las realidades de todos acá. En mi caso no, pero hay personas que viven de esto, son jefas de familia y no tienen otra entrada. Esas situaciones son muy complicadas, se ve en el día a día. Porque una cosa es que uno lo cuente y otra cosa es haber estado dentro de la planta el otro día cuando todo el personal se enteró por la prensa, porque nadie tuvo la gentileza de avisarle al personal lo que iba a pasar, se enteraron todos por la prensa. En el turno de la mañana más o menos eran 400 personas, la mayoría mujeres. ¿Con qué las calmás al decirles que se quedaban sin trabajo y que nadie podía dar una respuesta? Era un caos, entendible obviamente porque las personas no tenían explicación. Hasta el día de hoy el señor Máximo Fernández no ha tenido la delicadeza de dar la cara, ni siquiera con el personal que tiene 30 años ahí, y explicar la situación. Hasta ahora nadie se hace cargo de nada dentro de la planta. Todo lo que saben es por la prensa.

EC —En su caso, ¿usted tiene derecho al seguro de paro?

JP —Sí, sí. Dentro de todo, la mayoría tenemos derecho, los que quedarían son un porcentaje bajo, veríamos si se les puede hacer un seguro parcial. Recién hoy veríamos eso con el director de Trabajo y la empresa.

EC —¿De qué sueldos estábamos hablando en Fripur? Por ejemplo, el suyo.

JP —De $ 15.000, más o menos, trabajando todo el mes.

EC —Serían $ 15.000 nominales.

JP —Exactamente.

EC —Por lo tanto, al pasar al seguro de paro usted no cobrar ese dinero.

JP —No, va a ser mínimo.

EC —¿Cómo enfrenta la diferencia?

JP —Está muy complicada la situación. Hoy más o menos estaremos viendo y preguntándole al director de Trabajo si habría alguna respuesta a esa deuda con los trabajadores. Ya que entregaron la empresa, ¿quién se hace cargo de la deuda con los trabajadores? ¿Se hace cargo el Estado? No sé. Todo eso tenemos que arreglarlo hoy en el ministerio.

EC —Está descartada cualquier posibilidad de que los trabajadores intenten la autogestión.

JP —Sí, está descartada. Los trabajadores no tendríamos el capital que necesita la empresa para el arranque. Se necesita tener un buen capital. Aparte de que sea una empresa viable y todo lo demás, hay que tener un capital para moverla. Nosotros no podríamos.

EC —Teniendo en cuenta lo que veníamos conversando a propósito de las causas de la crisis de Fripur, varias de las cuales tienen que ver con el sector en general, ¿ustedes en las negociaciones, en las conversaciones con el gobierno están reclamando medidas que tengan que ver con el alivio de algunas de esas dificultades, medidas políticas del gobierno para el sector pesca?

JP —Exactamente. Ya habíamos tocado todas las puertas, nos habíamos presentado ante el ministro de Trabajo, ante el director de Trabajo, incluso en reuniones en la Dinatra, por lo menos para que nos den una ayuda, una salvación para el sector pesca. Yo sé que todos los sectores están más o menos complicados, pero nosotros ya veníamos previendo esto desde hace tres años. Es lo que estamos pidiendo desde hace un tiempito. Vamos a ver ahora, ya a causa de esto, qué surge.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido