Corte Electoral experimenta con tablets y transmisión online de los resultados con la mira puesta en las elecciones de 2019

En Uruguay nadie duda de los resultados que la Corte Electoral publica en cada votación. Las garantías del sistema no generan sospechas de fraude, ni de errores que afecten gravemente las posibilidades de las candidaturas que se presentan.

Pero, ¿es lo único que debemos pedirle al sistema? ¿O también podemos reclamar otras características como por ejemplo voto electrónico? De eso conversamos en nuestra entrevista central con José Arocena, presidente de la Corte Electoral, quien viene trabajando en el proceso de modernización de este organismo.

Transcripción de la entrevista con el presidente de la Corte Electoral, José Arocena

Las próximas elecciones están lejos. Eso permite poner el foco en algunos asuntos que en tiempos de campaña suelen trancarse.

Un ejemplo de eso lo tuvimos la semana pasada cuando legisladores del oficialismo y la oposición se volcaron a buscar alternativas para avanzar en materia de transparencia y combate a la corrupción dentro del propio sistema político.

Otro tema en que Uruguay debería trabajar aprovechando que las urnas no están en el horizonte es, justamente, la modernización del proceso electoral.

¿Cuáles son las prioridades que viene manejando la Corte Electoral en ese sentido? ¿Cuán lejos estamos del voto electrónico? ¿Es necesario recorrer ese camino?

De eso conversamos en la entrevista central de En Perspectiva con el doctor en Sociología José Arocena, presidente de la Corte Electoral.

Transcripción de la entrevista con el presidente de la Corte Electoral, José Arocena

Documento relacionado
Ponencia del presidente de la Corte Electoral José Arocena en un seminario organizado por la Cámara Electoral Argentina sobre las reformas electorales en América Latina

Rodrigo Abelenda

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Hay 3 etapas candidatas de mejorar mucho informatizando el proceso de votación.

    a) la identificación del votante.
    b) el voto en sí
    c) la trasmisión del resultado a la Corte para la suma a nivel nacional.

    No cabe duda de que a) y c) tienen muchísimas posibilidades de mejora.
    Basta tener en cuenta que en un celular hoy es posible almacenar a todos los votantes con sus fotos.
    Informatizar la etapa de identificar al votante permitiría, entre otras cosas, votar en cualquier circuito. Esto requiere un sistema en línea que asegure que una persona no vota 2 veces. Es posible, con la actual red celular.

    En cuanto al tercer punto (la trasmisicón del resultado) comparto lo dicho en la entrevista.

    Sin embargo, los siguientes 9 argumentos van contra el uso de voto electrónico en las elecciones nacionales o municipales.

    Los argumentos no están ordenados por importancia, y se refieren al uso de dispositivos informáticos en los lugares de votación.

    1) disminuye el involucramiento de la ciudadanía
    La presencia de representantes de la ciudadanía en las mesas de votación durante el acto y en particular en el recuento de votos deja de tener sentido.

    2) es de menor accesibilidad
    Hay una enorme cantidad de personas que no están capacitadas para enfrentarse a una máquina y elegir una opción en un menú entre… 100? ¿cuántas listas puede haber en un departamento dado el día de una elección interna? No hay interfaz informática más sencilla que la que resulta hoy en tomar una hoja (que mayoritariamente ya se trae previamente consigo) y ponerla en un sobre.

    3) disminuye la transparencia
    Para constatar que los votos se contaron bien, en el sistema actual alcanza con saber leer, escribir y sumar. Prácticamente toda la población está en esas condiciones. Para constatar en el sistema electrónico, se requiere ser un gurú informático… y ni así alcanza, como veremos.

    4) es imposible asegurar todo el proceso
    El uso de «máquinas de votar» y en general todo el procesamiento informático de la elección tiene cientos o miles de «capas», aún considerando una única máquina. En forma muy sintética:
    – el hardware (los botones… ¿marcarán lo que apreto?)
    – los drivers (programitas que interconectan el hardware con el sistema operativo)
    – el software específico escrito para la ocasión
    – el intérprete de ese software
    – las bibliotecas o librerías
    – el manejador de base de datos
    – el sistema operativo
    y hasta ahí sin salir de la máquina. Si luego agrego la red de datos tengo todo lo que hay en la placa de red, en el router, en el modem, etc. etc. y otro tanto del lado del servidor…
    De nada sirve que alguien diga que va a mostrar el software específico de votación… tendría que mostrar toooodo lo demás… incluyendo hasta el sistema operativo. ¿Quién puede revisar todo eso en un tiempo razonable?
    Puede haber un programador que introduzca código en cualquiera de esas capas, para cambiar, por ej. en forma aleatoria un % de votos de X para Y. ¿Habrá? Digamos… ¿por 500,000 dólares? ¿Cuál es el precio? Porque es cuestión de precio… y ¿cuánto está dispuesto a pagar el partido Y para ganar la elección?
    Bueno ahora supongamos que tenemos un equipo con representantes de todos los partidos y con técnicos de altísimo nivel especializados en cada una de las capas, que cuentan con tiempo, capacidades y recursos suficientes como para revisar todas las capas (cosa que creo realmente inviable)… en una máquina. Supongamos que les lleva UN MES analizar una urna para llegar, si se puede, a la conclusión de que no tiene truco. (Eso en el sistema tradicional implica abrir la tapa al inicio y mostrar al resto que está vacía… 3 segundos).
    ¿Cómo aseguran las otras miles? Es decir, ¿es posible asegurar que las otras configuraciones no serán violadas? ¿un sistema 100% a prueba de, por ejemplo, virus? No lo conozco… y de todos modos esto me hace volver al punto 3).

    5) será más barato en recursos?
    Seguramente nos ahorremos bosques de árboles convertidos a papel. Pero gastaremos quién sabe qué recursos (algunos renovables como lo son los árboles, pero otros no) en
    – computadoras
    – mantenimiento (se rompen)
    – más computadoras (si cualquier compu tiene una vida útil de 4 años, pues luego de eso ya ni el software es compatible… ¿cada cuánto habrá que renovar las compus electorales? ¿cada 5 años? justito…
    – almacenamiento (no en galpones como ahora… las compus hay que guardarlas bien, en locales protegidos)
    – software (a no ser que se consiga todo gratis)
    – traslado (trasladar compus es más caro que trasladar latas)

    En fin, en este punto no estoy opinando a favor ni en contra. Hay que hacer un estudio SERIO del costo para el Estado de ambas opciones. Y para el país. Porque si tengo que elegir entre compus importadas o papeles de industria nacional (incluyendo las imprentas) en una opción un poquito más cara, quizá igual sea preferible esta última.

    6) electrónico es más rápido… pero el sistema actual no es tan lento!
    Un argumento fuerte a favor del electrónico es la rapidez en conocer el resultado. Eso es indiscutible. Pero actualmente el día de la votación (generalmente en la noche o en el peor caso en la mañana siguiente) ya se conoce el resultado principal. Informaticemos la transferencia de resultados y la consolidación, y lograremos el resultado buscado.

    7) el sistema tradicional requiere menos condiciones ambientales
    Las fallas en suministro de energía eléctrica no afectan la votación. En cambio las urnas electrónicas requieren una buena instalación eléctrica. Se puede poner un circuito en, por ejemplo, una escuela rural que no tiene luz. Ahí nadie dirá nunca «se cayó el sistema… no se puede votar».

    8) la experiencia habida
    Hay muchísimos casos de intentos de uso que terminaron con experiencias desastrosas.
    Incluyendo casos demostrados de fraude en USA que cambiaron una elección.

    9) es imposible asegurar el secreto del voto
    El sistema verifica que el votante es quien dice ser y que está habilitado. Luego el votante vota. Conocer qué es lo que votó, es posible. Aún si hoy se encripta, nada asegura que en el futuro el encriptado usado no sea «rompible», pues esa es la experiencia con los sistemas de encriptado hasta hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido