La Mesa Agropecuaria
Crisis por exceso de lluvias, la economía y su dependencia del agro y nuevos embarques de carne rechazados por EEUU

***

EC —EEUU rechazó dos nuevos contenedores de carne uruguaya en los que detectó restos de productos químicos. En uno de los casos se devolvió un embarque del Frigorífico Colonia en el que se encontraron trazas del insecticida Diazinón; en el otro, la carne presentaba trazas del garrapaticida ethion y había sido vendida por Frigoyí. Estos episodios se suman a los seis contenedores anteriores enviados por los frigoríficos PUL y Tacuarembó que también habían sido rechazados por EEUU.

En una entrevista en Radio Rural, el presidente de INAC, Federico Stanham, explicó que la aparición más frecuente de contenedores devueltos se debe a que EEUU está reforzando sus controles contra el ingreso de estos químicos. Agregó que esta práctica no solo está aumentando en ese país, sino en todos los mercados de punta a los que accede a Uruguay, y que son los de mejores precios.

¿Cómo ven esta situación?

RD —Mucho se ha hablado de esto, de que hay cambios en las exigencias de los distintos mercados y que a veces no llegan a nuestro país con la velocidad que ocurren. Entonces, ¿es posible para nosotros como país estar atentos y cambiar a la misma velocidad a que cambian las exigencias de los mercados?

PC —Lo de mi amigo Stanham es un poco tercerizar la culpa, que es la tendencia oriental y patriótica de todos nosotros. Esta novedad del ethion empieza cuando EEUU declara en la OMC (Organización Mundial del Comercio) que va a llevar una tolerancia cero de estas y varias moléculas más en la lista. Un muy buen amigo ayer me hizo llegar esa comunicación entre el Ministerio de Ganadería americano y la OMC.

EC —¿De cuándo es?

PC —Es del 1º de octubre de 2012.

EC —Hace tiempo ya, tendríamos que habernos preparado.

PC —Exactamente. Por lo tanto esta nueva situación, esto que nos sorprende, fue cuatro años jugando más o menos a tener suerte. Y de eso doy fe por algunos operadores que hacía tiempo que sabían que en cualquier momento esto nos iba a pasar. Creo que los productores están enterándose de los tiempos de espera por primera vez, nadie avisó que había cambiado la cosa, que teníamos que hacer algo.

EC —¿Cómo que están enterándose ahora? Los propios productos, los envases traen la especificación del tiempo de carencia.

PC —Hoy, 26 de abril, en El Observador: se hizo una reunión de la Conasa, que es la comisión entre el Gobierno y las gremiales, para organizar la parte sanitaria y se propone que los envases traigan el tiempo de espera de los productos.

EC —Se propone que lo traigan bien aclarado. La información que había circulado era que a veces había contradicciones, que un mismo producto venía en un envase que decía “tiempo de carencia tal” y otro decía “tiempo de carencia cual”.

PC —Pero la alarma que genera el ethion no es proporcional a las medidas que se tomaron hasta ahora. Y ojo, no saco a los productores, si mañana los productores me dicen que están protestando desde hace tiempo, que me lo digan y me estaré equivocando y pediré disculpas, pero en la Conasa están integradas todas las organizaciones agropecuarias, así que en esto no hago distinción. Pero creo que la primera omisión es de quien organiza la sanidad, de la policía sanitaria, que debería organizar eso.

El segundo problema es una política de garrapata; si se pareciera a la de brucelosis, cuando aparece brucelosis hay un rifle sanitario con el productor, lo matan. En cambio tenemos garrapata por todos lados, nadie controla. Y en este mismo artículo se proponen empezar a controlar garrapata, mandar inspectores, a poner […].

[?] —Hace mucho tiempo que están en la misma.

PC —Esto sí que es acordarse de santa Bárbara cuando truena.

MB —Se está erosionando lo que es una fortaleza para el Uruguay, o por lo menos lo que en el exterior pensaban que era una fortaleza y nosotros también creemos que es una fortaleza. Considero que hay que atribuir responsabilidad, la responsabilidad de los productores es respetar los tiempos de espera. Pero los tiempos de espera son una cosa reciente en el tiempo, el tiempo de espera está en una letra minúscula en el frasco, lo tenés que buscar y dar vuelta 20 veces para ver y si se rompe un pedacito de la etiqueta no lo ves. Tendría que venir con un buen cartel, como el de las cajas de los cigarros que ponen imágenes tétricas.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido