Asamblea general discutirá veto a proyecto de forestación de Cabildo Abierto

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

El próximo miércoles la Asamblea General se reunirá para discutir la observación que interpuso el Poder Ejecutivo a la ley impulsada por Cabildo Abierto que establece limitaciones a las plantaciones forestales. 

El Poder Legislativo puede levantar esa observación, pero para ello se necesitan los votos de 3/5 de los miembros presente de cada una de las dos cámaras. A esos efectos no alcanzarían las voluntades de los parlamentarios de Cabildo Abierto y del Frente Amplio, quienes formaron mayoría en el Senado la semana pasada para darle sanción definitiva al proyecto de ley. 

El texto del veto establece que “la Ley a consideración apareja una afectación de la cadena productiva forestal con impacto en la economía nacional y constituye una norma que contrasta con las normas y principios constitucionales”. Destaca, en particular, que el proyecto “vulnera los derechos de propiedad, libertad y de trabajo, limitándolos sin que surjan las razones de interés general, constitucionalmente exigidas”.

 

La Tertulia de los Lunes con Pablo Carrasco, Miguel Brechner, Martín Bueno y Ana Laura Pérez.

 

Viene de…

Lacalle Pou viajó al Congo y pasó Navidad con soldados en misión de paz

Continúa en…

El «lío» entre el MSP y la Justicia que terminó cerrando una mutualista antes de la Navidad… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Si el Dr. Radi tenía dudas sobre como el actual gobierno iba a tratar a la Ciencia y a la Tecnología en los próximos años, luego de escuchar al Sr. Carrasco, «tábano» del Partido Nacional y vocero no oficial de los malla oro, esas dudas habrán pasado a certezas absolutas.
    El tertuliano reafirma lo que es sabido, el modelo de país del lobby agropecuario es el de exportador de materias primas. Y en ese modelo la CyT tiene un rol marginal por no decir prescindente.
    No fue casual que al principio de la pandemia, en un gesto de inusitada solidaridad y desprendimiento, la ARU haya contribuído al Fondo Covid con recursos que inicialmente estaban destinados al INIA. Toda una señal de por dónde están las prioridades.
    No es casual tampoco que se esté tratando de instalar el relato que la inversión en CyT debe ser mayoritariamente privada. Es todo parte de lo mismo.
    En los próximos tiempos veremos al equipo de comunicación del gobierno creando mucho humo que el Sr. Presidente se encargará de vender en eventos como en la reciente celebración del Instituto Pasteur. Pero al final del día el resultado será el mismo de estos últimos años: promesas, chauchas y palitos.

  • A mi me asombra como se despachan discusiones eternas como si fueran trivialidades. Empiezo por lo más evidente: el debate en el capitalismo sobre si el crecimiento lo genera la oferta o la demanda tiene pronto un siglo. Cuando la crisis del 29 ocurrió un fenómeno inesperado en las teorías liberales ingenuas: había decrecimiento económico sin destrucción de la capacidad instalada, sin una guerra, sin nada físico que explicara el fenómeno. Simplemente la gente dejó de creer en el futuro porque una burbuja especulativa se pinchó. Ahora estamos todos más cuarteados y sabemos que el fin de toda burbuja es explotar, pero quizás la ingenuidad del liberalismo decimonónico que todavía reinaba en aquella época no dejaba ver eso que ahora nos resulta evidente.

    El asunto es que de esa crisis se salió justamente «poniéndole plata en el bolsillo a la gente». Eso que a Bueno le resulta tan hilarante fué lo que salvó al capitalismo en USA. Claro, eso no significa que imprimir billetes y tirarlos desde un helicóptero sea una receta. Significa que cuando la capacidad instalada puede responder a la demanda, una expansión monetaria moderada unida a impuestos que transfieran recursos a gente ávida de consumir permiten desengripar la máquina y ponerla a trabajar de nuevo. Al final todos somos hamsters y la receta para sobrevivir es patalear en la noria. Si nos bajamos, nos morimos de hambre. Amorralar plata para sacarla del país no hace que los hamsters pataleen.

    El asunto de la libertad es un enorme problema filosófico, sobre el que se ha pensado y escrito mucho. Se habla sobre las libertades positivas y negativas (o potenciales y factuales), por ejemplo. Sobre cómo el ejercicio ilimitado de la libertad de unos puede aniquilar la libertad de otros. Se habla también de la responsabildiad intergeneracional: el problema de que quien hace hoy lo que se le canta con un recurso natural está condenando a las generaciones por venir. Los europeos cuidan mucho su suelo porque son muchos, tienen poca tierra y se preocupan por la soberanía alimentaria. Acá en cambio, sobra la comida y tenemos gente haciendo cola para comer de la olla popular.

    Carrasco cree que libertad es hacer con su plata lo que se le canta y seguramente en un país europeo se debe sentir peor que Winston Smith en 1984. El campo es un recurso natural no renovable. No se puede crear campo, a menos que los patriotas que están en el Congo empiecen a ocupar territorios y reclamarlos como colonias uruguayas. Uruguay no va a ganar ni una hectárea más de tierra, así que el campo es el que hay. No es lo mismo que los bienes que se pueden crear, como una casa, un auto o un refrigerador.

    ¿Está mal que alguien que llenó un campo de árboles, cuando le dejó de servir lo restituya al estado original? Caramba, si dejan un montón de troncos cortados las vacas que cría la empresa de Carrasco no van a poder pastar. Tampoco se va a poder hacer agricultura. Es decir, el capitalista forestal compra el campo, lo explota mientras le rinde fortunas, el día que ya no le rinde, ¿deja algo inútil y se va? ¿Puede hacer eso en Finlandia? ¿En Suecia? ¿En Francia? Sería interesante averiguarlo.

    El artículo 10 de la constitución que invoca Carrasco tiene dos partes:

    1. «Las acciones privadas de las personas que de ningún modo atacan el orden público ni perjudican a un tercero, están exentas de la autoridad de los magistrados».
    ¿Quiénes son los magistrados? Son los jueces. Es decir, esto dice que LOS JUECES no pueden castigar si no es conforme a la ley. Si no se ataca el orden público (i.e.: la ley) ni se perjudica a un tercero, no se puede intervenir. Esto es darle rango constitucional al viejo precepto jurídico liberal que dice que no puede existir delito sin ley. ¿Qué tiene que ver esto con la ley de Cabildo? Absolutamente nada, Ellos están LEGISLANDO, no administrando justicia.

    2. «Ningún habitante de la República será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe».
    ¿Qué tiene que ver esto con la ley de Cabildo? Absolutamente nada. Ellos están justamente LEGISLANDO. Al legislar están modificando «lo que manda la ley». Es imposible violar este artículo constitucional legislando.

    En resumen: la ley de Cabildo justamente plantea el tema del interés general. Quizás Carrasco piense que el hecho de dejar un campo lleno de troncos no es de interés general. O que usar tierras que son útiles para producir alimentos para extraer pulpa de celulosa tampoco le importa más que al dueño. Mi impresión es que el campo cada vez más, a medida que los países se civilizan y adquieren cultura de lo ambiental, se parece más a una consesión que a un bien propio. Uno lo tiene, lo puede explotar para ganar dinero, pero no lo puede hacer atentando contra su utilidad pública para obtener un mejor resultado económico. El mundo capitalista más civilizado, que por lejos es el europeo, regula, controla, protege ciertas actividades, subisidia, redistribuye con impuestos. A los neoliberales americanos el capitalismo que da los estándares de vida más altos del planeta no les gusta porque va contra sus modelos de negocio. Es por eso que esas empresas vienen al salvaje contienente americano, jústamente para hacer lo que en sus países no pueden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido