Carámbula: “Aún estamos a tiempo de un diálogo nacional”

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

El doctor Marcos Carámbula, expresidente de ASSE y actual asesor del Frente Amplio (FA) sobre el tema de la pandemia de coronavirus, entiende que el gobierno “aún está a tiempo” de convocar un diálogo nacional para tomar medidas que reduzcan los contagios y las muertes por covid-19.

Esta situación de más de 1500 fallecidos en abril, no blindamos abril, de otros tantos fallecido en mayo, no blindamos, mayo, y vamos por el mismo camino en junio. ¿Por qué decimos esto? No con el animo de disentir para poner un palo en la rueda. Al contrario, el FA “tiene una actitud republicana” esa actitud que nos enseñó Seregni. “Disentir no es ser enemigo, es decir: hay otra posibilidad, otra forma de encarar la pandemia.

Carámbula explicó que el Frente Amplio propone “reducir la movilidad durante un corto período de tiempo” con las ayudas económicas correspondientes para los distintos sectores afectados, basándose en la experiencia de varios países, entre ellos Israel, que iniciaron la vacunación en períodos de fuerte transmisión comunitaria del virus.

“Hay una estricta relación entre la movilidad y el número de contagios”, recalcó Carámbula y subrayó que “es muy difícil controlar la pandemia aún con la vacunación”. “No se puede hoy, cuando la ciencia vuelve a decir, de forma unánime, que la reducción de la movilidad reduce los contagios, deslegitimar lo que la ciencia opina”, recalcó.

Carámbula hizo el llamado al diálogo luego de que el Frente Amplio promviera una interpelación al ministro de Salud, Daniel Salinas y a la ministra de Economía, Azucena Arbeleche por la gestión de la pandemia. Luego de tomar la decisión, el senador del Partido Comunista, Oscar Andrade había asegurado que el diálogo con el gobierno se había tornado “frustrante”.

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Juan Grompone, Marcia Collazo y Gonzalo Pérez del Castillo.

Continúa en…

Presidente argentino recibe críticas luego de asegurar que “los argentinos vienen de Europa”

Telegramas

Candela Stewart

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Buenos días,
    En la tabla que se mencionó sobre los promedios totales de fallecidos mundiales Uruguay es un tren que devora posiciones semana a semana.
    Terminamos 2020 con 51 muertos por millón de habitantes y hoy estamos en 1.385. La evolución acumulada habla por sí sola: fines de 2020 – 51; fines de enero – 123; fines de febrero – 171; fines de marzo – 275; fines de abril – 738; fines de mayo – 1.206 y al 11 de junio 1.385 por millón.
    Hasta anoche los fallecidos eran 4.906, y cuando estemos en 5.314 (nos faltan 408, unos 10 días si como todos deseamos bajan un poco los números) estaremos en los 1.500 por millón de habitantes, lo que es un cambio de categoría mundial, de acuerdo a lo que Adolfo Garcé comentó en una tertulia algunas semanas atrás.
    A fines de 2020 ocupábamos la posición 106 en el mundo (datos página datosmacro.expansion.com), con 52 fallecidos por millón (mis números dan 51 por actualización de población, y tienen alguna otra mínima diferencia por ese mismo motivo).
    Al 11 de junio 2021 ya hemos subido a la posición 34, pero creciendo a un ritmo muy superior a la mayoría de los países que tenemos por encima, por lo que mínimamente nuestra inercia nos seguirá haciendo subir. Uruguay es un tren que se mueve muy rápido y muchos de los que tiene encima están casi detenidos en términos relativos, siendo la mayoría de ellos europeos (alrededor de 20), donde la pandemia está en otra etapa. A su vez, los que tenemos debajo podrán crecer, pero como sabemos no a nuestro ritmo al momento.
    Lo esperanzador de estos días, y esperemos impacte en el corto-mediano plazo, es que el CTI ayer llegó a los 485 (reporte SUMI), que es el número más bajo desde el 11 de abril (como dato adicional, estuvimos en 587 el 2 de junio).

  • Siempre es tiempo para el diálogo, el único requisito para ello es la disposición de la contraparte en asumir el rol de interlocutor.
    Tal rol implica necesariamente validar en disenso o acuerdo, al otro.
    La estrategia del partido de gobierno ha sido la contraria, o sea embestir y derrumbar la discrepancia.
    La política -y la vida también- se forjan en las circunstancias y sus hechos, en actitudes individuales y o colectivas, tanto así se configura la realidad que se plasma en historia.
    Suscribo el talante y la intención de Carámbula, dudo si es a tiempo o a destiempo, los meses pasados y éste siguen siendo muy duros; discernir cuando es adecuado consensuar y cuando confrontar es vital para el prudente ejercicio firme de la política.
    Si la Autoridad máxima de la República se toma la licencia de adjetivar como «caranchos» al barrer y sin precisar nombres propios; efectivamente, algo quiere decir y que todos lo oigan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *