Caso Astesiano: ¿Qué dejó el llamado a sala a Heber, Ferrés y Garcé?

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

El Frente Amplio y los partidos de la coalición de gobierno debatieron ayer en torno al caso de Alejandro Astesiano, el excustodio presidencial que se encuentra en prisión preventiva por su presunta participación en una red que se encargaba de fraguar documentos para obtener pasaportes uruguayos para ciudadanos extranjeros.

El Frente Amplio citó al ministro del Interior, Luis Alberto Heber, en régimen de comisión general por lo que la sesión no tuvo consecuencias políticas. Heber concurrió junto a la cúpula del Ministerio del Interior y al prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés, y el titular de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado, Álvaro Garcé. Ninguno de los dos estaba obligado a concurrir.

El senador convocante, el frenteamplista Alejandro Sánchez, sostuvo que el gobierno perdió una oportunidad de pedir disculpas. Sánchez repitió varias veces que por “la desidia” de las autoridades se instaló “en el corazón del gobierno, en el cuarto piso de la Torre Ejecutiva, una banda criminal” liderada por Astesiano.

“Desde la Presidencia de la República se abrieron las puertas de par en par al crimen organizado, y tal vez hasta vinculaciones con la mafia rusa, montándose un esquema de corrupción para dar pasaportes para actividades ilegales a nivel internacional.”

Heber reiteró que el presidente fue traicionado en su confianza y fue “auténtico” en responsabilizarse por la designación de Astesiano.

“Qué horrible no creer en nada, qué triste es no creer en la autenticidad de la gente, que alguien pueda tener un asombro y un desengaño, lo ponen como una cuestión de un teatro que lo inventó el presidente. ¿Por qué iba a inventarlo? ¿Qué tenía él que ocultar? Ni ocultó su desilusión, habló francamente de lo que le estaba pasando. Y hay gente que está acusando al presidente de hacer un show; horrible, espantoso, retorcido. Realmente tener esa actitud es peor para quien la tiene, no tanto para el que lo hace con autenticidad.”

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Cecilia Eguiluz, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Continúa en:
La importancia de pensar el Uruguay del futuro… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

3 Comentarios

  • Totalmente de acuerdo con Cecilia, el problema es qué tan permeado está el país por mafias y como encarar. Si lo de Morabito, Marset y ahora Astesiano no prenden las luces en los gobernantes, qué es lo que tiene que pasar para que dejen de lado lo anecdótico en cada caso y traten el tema en general con seriedad, con vistas a controlar la infiltración ya existente y que la misma no se siga expandiendo?

  • Los tres citados.
    Garcé respondió con decencia y fue creíble.

    Ferrés dijo que Astesiano no era lo que era, aunque hubiera y así se lo mostraron, documentos firmados por él mismo que lo decían y en los hechos cumplía la función; chicana jurídica podría decirse con acierto, pero no, es peor, es mentira.

    Heber demuestra porqué está en el cargo, alguien con tino pensó viendo el panorama (homicidios, maquillaje de cifras) que un parlamentario experimentado era adecuado para los mas que posibles y seguro numerosos llamados a sala. Entre gritos, entreveros, desvíos y aledaños, una vez más jugó su rol, penoso rol.
    No, ya cada vez menos personas confunden verborrea con movimiento.

    La consigna del oficialismo era clara: blindar al Presidente.
    La pregunta de la oposición sigue sin respuesta: ¿por qué se nombró y se mantuvo todo este tiempo a alguien, a todas luces con semejante fardo en el legajo?

    Fue ayer un episodio fuerte, la oposición acorraló argumentalmente al oficialismo que, confió su estrategia a Lafluf, experto en propaganda; esta vez no pudo imponer relato, dato ni golpe de efecto.

    Conclusión: mal sabor para nuestra democracia en lo interno y en lo externo también.
    Cuando hay dudas, hay opacidad, además hay suspicacias; los ciudadanos podemos ser tontos, pero no todos ni tampoco todo el tiempo.
    Si se deja este asunto en el congelador no va a haber frío que lo proteja, se va a pudrir y va a largar mal olor, cuanto más se procastine, más grande y ruidosa será la caída.
    Debe ser ya, hay institucionalidad republicana en terreno peligroso.

  • Heber hace tiempo que lo único que hace es blandir su índice amenazante y gritar. Lo hizo como ministro de transporte y ahora lo hace como ministro del interior. La estrategia de chapotear en el barro con la frente en alto creo que no va a resultar. Es demasiado poco creíble que todo el partido no se haya enterado que estos últimos 20 años vivía investigado por la presunta comisión de delitos y que incluso, hasta tuvo estadías en la prisión y una condena firme. Que me perdone el presidente y su equipo de negadores de la realidad, yo no lo conozco personalmente y por lo poco que conozco, ya no le creo.

    El sol no se tapa con un dedo. Si me quieren decir que sabían de la ficha policial pero confiaban en él como guardaespaldas, OK. Cada quien juzgará esto como le parezca. Pero no pueden negar que sabían algo que hasta se publicó en la prensa. Esto en lugar de distraer y tapar el problema, lo amplifica. A mi me hace acordar a cuando Sendic insistía en que el diploma se lo estaban por mandar, que lo tenía, que Topolansky lo había visto. La única diferencia (gran diferencia) es que el delito por el que se investiga a este señor es gravísimo. Supervielle haría bien en soltarle la mano a Heber en esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido