Chile decidió en plebiscito reformar la Constitución heredada de la dictadura de Pinochet

Por abrumadora mayoría, los chilenos se pronunciaron el domingo a favor de reformar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, que gobernó el país entre 1973 y 1990.

En el plebiscito, 78,27% de los votantes se pronunció a favor del “Apruebo” para cambiar la Carta Magna; 21,73% votó por el «Rechazo».

Desde el palacio de gobierno, el presidente Sebastián Piñera, que se mostró neutral frente a esta consulta a la población, pidió a sus conciudadanos que la nueva Constitución sea un marco de «unidad» para el futuro.

Hasta ahora la Constitución nos ha dividido. A partir de hoy, todos debemos colaborar para que la nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad y de futuro, y que se constituya en la casa de todos y en la ley fundamental de la República respetada por todos los chilenos.

Chile iniciará un proceso cuyo primer paso será la elección, el 11 de abril del año próximo, de los 155 miembros de una Convención Constitucional de carácter paritario. El domingo, los chilenos votaron por un organismo de ese tipo para redactar la nueva Carta Magna, en vez de la otra alternativa, que era una comisión integrada en mitades por miembros electos especialmente por la ciudadanía y parlamentarios que hoy están en funciones.

La asamblea constituyente sesionará por hasta un máximo de un año y luego, en otro plebiscito -esta vez con voto obligatorio- se ratificará o no la nueva Constitución

La consulta popular que se concretó este domingo había sido convocada en diciembre de 2019 por Piñera, en medio de las violentas protestas que estallaron en octubre. En aquellas movilizaciones se reclamaba, entre otros puntos, reformar la Constitución que era considerada el origen de las desigualdades económicas en el país.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Daniel Supervielle, Esteban Valenti y Cecilia Eguiluz.

[la_mesa type=»2″]

***
Foto en Home: Bandera de Chile. Crédito: PxHere

Candela Stewart

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • El modelo neoliberal trasandino impuesto por un siniestro tirano y tan elogiado por no pocos relevantes economistas y políticos vernáculos, reventó sus miasmas de pus disimuladas en los números «macro» que nunca llegaron a los «micro».
    Se presentan y se presentaron los inicios de la rebelión como «violentas revueltas», más las víctimas son los molestos «revoltosos» que dejaron ojos y hasta vidas en las calles, los victimarios, manos ejecutoras, como es de estilo en la región, iban uniformados y armados hasta los dientes; quienes les dan las órdenes siguen en sus sillones cómodos intentando tejer su perpetuidad de casta en la cima de la pirámide.
    Acumular inequidades puede llevar a sorpresas explosivas, como que un montón de adolescentes, estudiantes liceales, enciendan la mecha.

    • Absolutamente de acuerdo contigo Juan Torres! No se necesita agregar nada a tu comentario.

  • Esa constitución No es la constitución de Pinochet, de hecho el no la escribió. La Constitución que una buena parte de los chilenos quieren cambiar, es la constitución del socialista Ricardo Lagos.
    Nota: No le crean a la clase política chilena, nunca

  • Daniel Supervielle: cuál es la diferencia tan grande con los 60 , por favor!! acaso no fue por elecciones democráticas que ganó Salvador Allende y lo voltearon impiadosamente los de derecha? Quiénes fueron los que se pasaron la democracia y la verdadera política por el forro? Así que ese tono admonitorio señalando que es por ahí, por la verdadera política, por el camino de la democracia que hay que transitar siempre, hay que destinarlo a Pinochet y a sus muchos seguidores que aún lamentablemente tiene. Fueron los golpistas que se apartaron de ese camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido

[ep-ad code="mode_300x250_nota_mo_2"]