Corte Suprema de Brasil anuló sentencias contra Lula da Silva

Foto: Miguel SCHINCARIOL / AFP

La Corte Suprema de Brasil anuló este lunes todas las sentencias que pesaban sobre el expresidente Lula da Silva, quien había sido condenado por corrupción en el año 2018 en el marco de la investigación Lava Jato.

Lula habló ayer desde la sede del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos, donde comenzó su carrera política y donde se entregó a la Policía en 2018, antes de entrar en prisión por 18 meses:

Yo fui víctima de la mayor mentira jurídica contada en 500 años de historia. 

“Si hay un brasileño que tiene razón para tener muchos y profundos dolores, ese soy yo. Pero no los tengo”, dijo también el expresidente. “Porque el sufrimiento que está pasando el pueblo brasileño, el sufrimiento que está pasando la gente pobre, es infinitamente mayor que el crimen que cometieron contra mí”, agregó.

La decisión judicial le permite a Lula volver al ruedo político y ya hay encuestas que lo muestran como el candidato mejor posicionado para enfrentar a Jair Bolsonaro en las elecciones del 2022.

Sin embargo, la Corte Suprema no laudó sobre el fondo del caso judicial. La resolución no significa que el exmandatario sea inocente. Lo que el máximo órgano judicial determinó es que la Justicia de Curitiba, donde se lo condenó, no tenía la jurisdicción para abordar una causa de nivel federal como la suya.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Cecilia Eguiluz, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Continúa en…
Casos múltiples de covid-19 en el sistema político mientras aumentan contagios y fallecidos

Candela Stewart

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Acá, en nuestro hermoso país que tiene la costumbre de definir sin márgenes ni dudas, al bien y al mal, al infierno -sin pasar por el limbo- y al edén; tanta saliva y tinta y tiempo se gastó en el Lula/lava-jato, se enalteció al Juez Moro, se justificó el impeachment a Dilma que hasta Temer dijo que fue golpe, incluso se tildó de legítimo demócrata a Bolsonaro, siendo que no es otra cosa que un fascista declarado.
    Todo aquello se sabía que no era otra cosa que basura y por cierto bastante podrida, pero siempre hay quien encuentra en la basura algo o mucho que le conviene para montar su farsa.
    Aquellos juicios escándalosos consumaron una injuria artera al estado y al espíritu del Derecho; sustituyeron la prueba y conformaron el prejuicio.
    A Lula que se lo juzgue con las garantías pertinentes a la seriedad de la Justicia.
    A los condenadores vernáculos los juzgue la opinión pública y su conciencia personal, en el caso que de ella algo les quede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *