FFAA no realiza seguimiento a desertores o al personal que fue dado de baja por mala conducta

El asesinato de tres infantes de Marina a manos de un ex colega desertor, ocurrido el domingo pasado en una base próxima a la Fortaleza del Cerro, dejó al descubierto la ausencia de controles sobre las personas que ingresan a las Fuerzas Armadas y la falta de seguimiento sobre los soldados que desertan o son dados de baja por mala conducta.

El coronel retirado Gustavo Figueredo, encargado de recursos humanos de las Fuerzas Armadas, dijo ayer en el diario El País que ninguna de las tres víctimas debía haber estado desempeñando funciones en la Armada, porque tenían antecedentes que le impedían reglamentariamente el ingreso o el reingreso a esa fuerza. De los jóvenes asesinados, uno era desertor del Ejército: había sido expulsado de esa fuerza luego de faltar más 144 horas a trabajar. Otro había sido dado de baja del Ejército por notoria mala conducta. Y el tercero tenía antecedentes penales por hurto.

El coronel Figueredo también admitió que no se hace un seguimiento de los desertores y tampoco de aquellos que son dados de baja por mala conducta, por lo que en los hechos estas personas pueden reingresar irregularmente a las Fuerzas Armadas a través una fuerza distinta de aquella en la que fueron expulsados.

Para evitar estas situaciones, el Ministerio de Defensa está trabajando en una ordenanza que le permita centralizar toda la información sobre el personal reclutado y realizar cruces de datos entre las tres fuerzas. El ministro Javier García dijo al diario El País que la nueva reglamentación obligará a los jefes de cada unidad a enviar a la cartera los datos sobre el personal reclutado en un plazo no mayor a un mes desde que la persona entró en la fuerza. 

Además se hará una revisión de todas las bases de datos para dar de baja a desertores o personas con mala conducta que hayan sido descartadas y que luego intentan reingresar a las Fuerzas Armadas.  

García también dijo que se está investigando cómo ocurrió que uno de los infantes de marina asesinados que tenía antecedentes penales ingresó a la Armada, puesto que ese tipo de antecedentes sí deberían ser siempre revisados.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Teresa Herrera, Agustín Iturralde y Santiago Soto.

[la_mesa type=»1″]

***
Foto en Home: Puesto de control del Ejército en Casablanca, Paysandú. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

Candela Stewart

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido