Fiscal de Corte ordena investigar divulgación de audios de presunta violación grupal


Foto
: Fiscal de Corte, Juan Gómez. Crédito: Pablo Vignali / adhocFOTOS

El fiscal de Corte, Juan Gómez, ordenó de oficio una investigación penal por la eventual comisión de delitos en el programa radial La Pecera, de Azul FM, conducido por Ignacio Álvarez, que emitió un audio con contenido íntimo de la mujer que denunció haber sido víctima de una violación grupal.

Según Gómez, se busca determinar si se violó el artículo 92 de la Ley 19.580, de violencia basada en género contra las mujeres, que castiga con una pena de seis meses de prisión a dos años de penitenciaría  quien divulgue contenido íntimo de orden sexual sin el consentimiento de las personas involucradas.

Gómez también ordenó investigar si se vulneró el artículo 259.6 del Código del Proceso Penal, que impide la filtración de información reservada por parte de aquellas personas obligadas a guardar esa reserva.

La investigación penal fue asignada por la Dirección de Depuración Priorización y Asignación a la Fiscalía de Delitos Sexuales de 6to. Turno, cuya titular es Daviña Viera, que se encuentra de licencia médica y está siendo subrogada por la fiscal Mariana Alfaro.

Además de esta investigación de oficio, la diputada del Frente Amplio, Micaela Melgar, anunció que realizará “las denuncias pertinentes” por “la difusión de audios con contenido sexual en un programa radial matutino”.

La legisladora del Partido Comunista, emitió un comunicado de prensa en el que, entre otras cosas, expresó: «La reproducción de estos audios tuvo como objetivo demostrar una supuesta culpabilidad de la víctima en el caso, presentando la situación como una relación consensuada. Este hecho implica un ejercicio de la violencia mediática, ya que, en primer lugar, se atenta contra la dignidad de la mujer implicada en los audios (sea quien sea ella) y en segundo lugar refuerza y justifica la violencia hacia las mujeres intentando demostrar una supuesta complicidad de una mujer en lo que ella misma luego denuncia como violación”, señaló la diputada Melgar.

Para el abogado defensor de los denunciados, Martín Frustacia, los audios permiten descartar que haya existido una violación grupal.

 

La Tertulia de los Jueves con Cecilia Eguiluz, Martín Couto, Santiago Soto y Daniel Supervielle.

 

 

Continúa en…

Diego Alonso recoge elogios, luego de dos fechas como técnico de la selección

Sobre las vacunas Sinovac administradas por error en niños… Y otros telegramas

 

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • Creo que en este asunto, muy penoso si lo hay, todos nos apresuramos a emitir juicios antes de conocerse todos los antecedentes, incluso el Presidente. Y sí; que una mujer sea obligada a tener relaciones sexuales contra su voluntad es totalmente reprobable; más aún cuando es con varias personas. Pero ahora aparecieron indicios que parecerían señalar que las cosas no fueron como se las presentó por la víctima, sino que habría habido algún consentimiento previo. Y la divulgación de esos indicios por un medio de prensa queda ahora bajo cuestionamiento en cuanto a su licitud. Un nuevo conflicto; ahora entre el derecho a la intimidad de una persona y el derecho de la prensa a dar información, que voy a soslayar. Lo que sí voy a señalar es el enorme riesgo que implica entrar en una posibilidad de intimar con otra persona sin tener seguridades de posibles desviaciones de esa intención primaria por alguno de los vinculados. Porque la sexualidad es algo que se debe procesar íntimamente, y luego el hecho de probar si hubo acuerdo o no, o si el acuerdo llegaba o no hasta cierto punto, resulta muy difícil de ser probado. No pueden aceptarse excesos, pero tampoco puede darse por cierto que se cometió un exceso sólo ante una acusación de parte. Y las mujeres, que son la parte débil en este asunto, deben ser muy cuidadosas al aceptar ciertas cosas. Por ejemplo, cuando yo era adolescente, o veinteañero, recuerdo que entre amigos garganteábamos a cuál había tenido más éxito en «cargarse minas». Pero las mujeres (las que estaban en nuestro rango etario) no eran bobas; no se entregaban a nosotros gentilmente, y lo máximo que podíamos lograr era salir con ellas a bailar, ir al cine o a algún otro lado inocuo así. Y si les hablábamos de sexo, te ponían por delante una condición: primero, casarse con ellas. Cabe aclarar que, por aquella época, las uniones libres no tenían ni de cerca el desarrollo que han adquirido actualmente

  • Siempre que suceden estos hechos se pone en tela de juicio el accionar de la víctima.
    Es tan difícil entender que la mujer tiene el mismo derecho que el hombre sobre su cuerpo y con quién quiere tener una relación??
    Es tan difícil entender que NO es NO??
    Cuánta hipocresía existe en este, mi país 😔
    Por este tipo de cosas muchas mujeres no denuncian .Basta!!!!!

    • Estimada Alicia,

      Hoy leí un resumen de unas declaraciones de la abogada Abracinskas. Es bien interesante lo que dice, porque explica que oda estat hoguera le hace mucho mal a ambas partes y presiona a la justicia. Lo que me dejó helado de lo que sijo Abracinskas y luego me lo confirmó el propio abogado defensor es que lamentablemente ninguna pericia médica puede concluir violación, sino apenas afirmar si hay ciertas heridas que podrían ser fruto de una violación, pero que también se dan en relaciones perfectamente consentidas por ambas partes.

      Todo el problema acá radica en saber si dijo NO o si no dijo NO. Ella dice que dijo NO y los imputados que no lo dijo. Estamos todos de acuerdo en que si dijo NO, es una violación, pero lamentablemente es difícil reunir pruebas para saber quién miente. Una de las dos partes miente, eso es seguro. Pero ni usted ni yo estábamos ahí como para decidir. Estos temas hay que dejárselos a la justicia, que para investigar y construir una prueba es que está.

      No se trata de decidir a priori a quien creerle en base a nuestros prejuicios ni de ir hacia la «justicia popular» basada en la opinión pública.

      Una cosa sí le digo: la fiscal revelando los datos de la pericia médica no ayudó (por ejemplo, yo creí que eso valía prueba científica de que la violación realmente ocurrió).

      Otra cosa también: el divulgar audios o videos íntimos y fragmentarios tampoco ayuda a que la justicia haga su trabajo.

      Viene mal la cosa y, como dijo el abogado de la denunciante, la polarización es totalmente desmedida. TODOS los indicios se deberían manejar con la más absoluta reserva judicial para que la justicia no reciba presiones, ni de marchas a favor de la denunciante ni de periodistas que «desnuden» su intimidad en las redes para favorecer a los denunciados.

      • […] «y luego me lo confirmó el propio abogado defensor […]» me refiero al doctor Williman, defensor de la denunciante. Recomiendo la entrevista que le hizo esta radio.

  • No voy a pronunciar nada sobre el fondo del asunto, le corresponde a la justicia no a mí, tampoco al comentariado de sangre y barro en las redes sociales ni al pseudo investigador que junta grasa en el show asqueroso del morbo.

    Dos apuntes.

    1 * El tema arde en la fogata de éstos días con no pocas aristas subyacentes, la tertulia no podía eludirlo; de acuerdo con algunos conceptos vertidos, en discordancia con otros y matizado el resto, eso no importa, me importa que la pasión y la conveniencia no desbarataron al respeto, a la dignidad ni a la integridad ética en el debate.
    Bien por los tertulianos y por el moderador, demostrando que se puede.

    2 * Ésta si es una apreciación personal, recuerdo el film de Almodovar con notable actuación de Maura:
    ¿Qué hecho yo para merecer ésto?
    Se me ocurre una respuesta a la luz -o la sombra- de nuestro estado civilizatorio actual como sociedad: ser mujer, cosa difícil cuando como ahora, los moldes son flechados.
    Ya que estoy con Almodovar y Maura, le agrego a Penélope y me da, Volver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido