Marcha del Silencio tuvo la mayor participación de su historia

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

La Marcha del Silencio, que se desarrolló el viernes pasado aquí en Montevideo, tuvo la mayor concurrencia de la historia de esta movilización, según evaluó la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

En esta edición, la número 27, la consigna era: “¿Dónde están? La verdad sigue secuestrada, es responsabilidad del Estado”. 

Luego de dos años sin realizarse plenamente debido a la emergencia sanitaria, los asistentes iniciaron la caminata a las 19 hs en la esquina de Rivera y Jackson para  dirigirse a la Plaza Cagancha. 

Llamó la atención que miles de participantes llevaban consigo una foto de un detenido desaparecido, algo que antes sólo hacían los familiares que se ubican al frente de la marcha. Ello fue posible por una iniciativa del colectivo Imágenes del Silencio, que en las horas previas a la cita repartió 22.000 carteles con las imágenes, cada una de las cuales incluía un código QR con información de la persona desaparecida retratada. 

Además, durante el recorrido se vieron carteles con frases como: “De qué nos sirve la libertad si no hay justicia”, “No hay olvido, no hay perdón, no hay reconciliación. Militares clasistas”, “Ningún pacto silenciará la lucha. A quebrar la impunidad, vivan los sueños de los compañeros”. En la Facultad de Derecho, había un cartel con luces de neón blancas que decía “¿Dónde están?”, junto a un cartel que decía “Derecho presente”

Sobre las 20 hs la marcha llegó a la Intendencia de Montevideo. Allí a través de un altavoz, como es trasdicional, se fue mencionando los nombres de cada uno de los desaparecidos, y al escucharlos la multitud respondía gritando “presente”. 

Media hora después la cabeza de la multitud llegó a la Plaza Cagancha, donde se entonó el himno nacional y los participantes pusieron énfasis en la estrofa “tiranos temblad”. El recorrido finalizó con un aplauso. 

Los familiares se abrazaron y luego la gente se dispersó. 

Esa no fue la única actividad que se desarrolló durante el día. Además, fueron intervenidos varios lugares de la capital, como canteros, murales, y balcones particulares, que lucieron fotos de los desaparecidos y la margarita que identifica a la organizaciones Madres y Familiares. En la noche hubo marchas del silencio en 35 ciudades y pueblos del interior del país.

 

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Teresa Herrera, Gabriel Mazzarovich y Fernanda Sfeir.

 

Continúa en…

Un año sin Larrañaga: ¿De qué manera se notó la ausencia del «Guapo»?

Fernando Pereira, «el relato de los dos modelos»… Y otros telegramas

Candela Stewart

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Después de dos años pandémicos retornó la Marcha presencial.

    Fue la mayor de la historia y además del porte simbólico porte de fotografías, lo que me llamó la atención fue la cantidad de jóvenes, enorme cantidad adhiriendo que no solo tomaron y mostraron las fotografías; sobre todo pusieron en su agenda la lucha por los DDHH.
    No sé si algo mas se podrá saber, lo que sí luce entonces de alta probabilidad es que el reclamo proseguirá con vehemencia; Luisa lo había anunciado.

    Hubo incentivos extra y por reacción:
    * La iniciativa de mandar a la casa a los huéspedes de Domingo Arena.
    * El intento de imponer el día del «Soldado Oriental»

    Dos días antes el comandante en jefe planteaba la necesidad del reconocimiento social hacia el Ejército, una sugerencia, destrabar el pacto de silencio es sin duda la llave, sin ello, la institución seguirá maculada y sospechada.

  • Llegué al final de la Marcha en la plaza Libertad – conseguí tres fotos de Desaparecidos.
    Me sorprendió ver miles de jóvenes porque cuando estuve aquel 20 de mayo de lluvia
    torrencial antes de la pandemia vi miles. Pero este 20 de mayo vi miles de jóvenes más.
    Y se que hubo decenas de Marchas en ciudades de todo el país inclusive en el exterior.
    Acá no puede haber dos lecturas: Cada vez hay menos espacio para la JUSTICIA pero
    cada vez hay más espacio para la VERDAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido