La Mesa

Mujica “rogó” a Hamás que libere rehenes latinoamericanos

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS

El expresidente José Mujica “rogó” ayer al movimiento Hamás que libere a los latinoamericanos tomados como rehenes en el ataque del sábado 7 de octubre contra Israel.

Mujica planteó el pedido al grupo islamista palestino en un video de dos minutos difundido ayer en redes sociales.

"Quisiera creer en Dios, pero a los que creen en alguna forma divina, les pido por favor, y en este caso, a los palestinos que tienen un puñado de rehenes latinaomericanos en Gaza, que los dejen con vida, que dejen que lleguen a sus pueblos. No van a resolver el problema de Palestina, la justa causa que pudo haber tenido históricamente, sacrificando gente que en realidad, son compatriotas de América Latina.

Israel informó este jueves que unas 203 personas fueron secuestradas en la incursión de Hamás en el sur del país realizada por milicianos que cruzaron desde la franja de Gaza. De origen latinoamericano se reportaron: 22 rehenes de Argentina, uno de Colombia, uno de
Chile, dos de México, dos de Paraguay y cinco de Perú.

Hamás, en cambia, sostiene que capturó entre 200 y 250 personas. Para entregarlas exige que Israel libere a más de 6.000 reclusos palestinos.

La Mesa de los Viernes con Alejandro Abal, Marcia Collazo, Gustavo Calvo y Juan Grompone.

Continúa en: Circe Maia ganó Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca

"La poesía tiene esa magia invisible que te llega"… y otros telegramas

Comentarios

One Reply to “Mujica “rogó” a Hamás que libere rehenes latinoamericanos”

  1. Avatar Juan Torres dice:

    A veces no entiendo, otras veces ni siquiera me entiendo.

    En la escueta y acaso última posibilidad, uno desde su isla tras el naufragio (de la razón extraviada en la barbarie) escribe su mensaje, lo introduce en una botella que luego cierra cuidadosamente y lo arroja al mar, la posibilidad es mínima y es la que hay a falta de otras.

    Sospecho que nos estamos acostumbrando a las declarativas grandilocuentes, breves como consignas (democracia, libertad, guerra…el mismísimo y ausente dios) y en ellas cabe demasiado pero sin espacio para discernir entre los hechos concretos (en éste caso, trágicos, no trágicos, aberrantes) y el mero voluntarismo enjuagador de conciencias, o peor todavía, la ceguera elegida de abrazar no ya ésta o la otra bandera, sino un viaje mas visceral que no pasa por los puertos de la razón ni las costas del corazón, que se sintetiza en el porte de símbolo, a saber, la estrella de seis puntas o la media luna.

    El Viejo hizo un modestísimo y acotado intento (como la botella lanzada al mar) porque quizás y contra todo pronóstico se abra un resquicio ínfimo y si por él a uno se libera, tal vez y sólo tal vez otro pueda ser liberado y luego alguno mas…y así.
    No pido que los panelistas sean expertos en la cuestión (por lo menos haber visto una de las tantísimas películas de rehenes made in Hollywood, les diera una pista de que hay que negociar si o si) en empiria real y protagonismo, Mujica lo vivió.

    Yo no entiendo mucho, entiendo mis parámetros propios, la disyuntiva de parámetros en la comunidad en que vivo y entiendo que en otras comunidades del orbe hay parámetros diferentes con otras pautas morales y costumbres y ritos también; entiendo que hay que hacer el esfuerzo de intentar entender a los otros, siempre.

    Es largo y escabroso el asunto, está lleno de mentiras, justificaciones, no importa tanto o si, está lleno de asesinatos y sin duda importa porque la muerte es siempre importante porque la vida lo es aún mas.

    Un tertuliano formuló en twitter una pregunta pertinente
    ¿qué tiene Hamás para ganar?
    la pregunta es sin embargo errónea, adecuada es la inquisitoria de
    ¿qué tiene Hamás para perder?
    la respuesta es ilustrativa: NADA, y cuando nada es lo queda uno se torna capaz de todo (cualquier cosa)
    Netanyahu convirtió a Gaza en un gueto a vaciar como sea, quizás lo logre porque puede hacerlo, no se detendrá en ello, irá luego por Cisjordania; sus métodos son sangrientos e impiadosos (coincidencia, igual que Hamás que no puede ni va a poder) ese sujeto será señalado por la paciente y rigurosa historia, la que se forja en la memoria, como un genocida.

    He visto lo que no quería ver, vi el horror temblando en los ojos de los niños, vi prolijas bolsas blancas en hospitales, vi como las llenaban de cadáveres y las cerraban con cierre metálico, vi como una pala mecánica hacia una enorme fosa, vi el fondo de la fosa cubrirse de muchas bolsas blancas, vi caer tierra sobre ellas; vi y sigo viendo cosas que no quería ni puedo dejar de ver ni voy a describir en éstas líneas; son sólo mis ojos nomás y otros ojos también miran ¿qué ven?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *