Sumario al fiscal Raúl Iglesias: Legisladores oficialistas cuestionan la medida

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

La decisión del fiscal de Corte Juan Gómez de sumariar al fiscal Raúl Iglesias recibió críticas de tres legisladores oficialistas: Graciela Bianchi, del Partido Nacional, Alberto Domenech, de Cabildo Abierto, y Gustavo Zubía, del Partido Colorado.

El sumario se produce debido a que Iglesias, en su primera semana como fiscal de Delitos Sexuales, Violencia Doméstica y Violencia de Género, archivó 220 causas de delitos sexuales.

La senadora nacionalista Graciela Bianchi anunció el martes que había pedido al coordinador de la bancada de su partido que cite al fiscal de Corte Juan Gómez a la Comisión de Asuntos Administrativos de la cámara alta, para que explique la medidas que adoptó con respecto al fiscal Iglesias: inicio de un sumario con separación del cargo y retención de 50% de los haberes.

Bianchi se refirió a su iniciativa, hablando con Telemundo:

«Ya de hecho, si bien es para investigar, se transforma en una propia sanción porque si después termina todo bien, hay que devolverle el dinero pero nadie le devuelve emocionalmente lo que significa haber actuado según lo que él entendió con independencia».

La senadora eprochó que Gómez no tuvo la misma severidad con la fiscal Darviña Viera por los errores y omisiones que cometió en la Operación Océano y con Mariana Alfaro cuando pidió el allanamiento a Azul FM, cuestión que el fiscal consideró un error.

Bianchi dijo que quiere que Gómez “explique” su decisión y, aunque reconoció que “no sería justo” calificar el hecho como una “persecución” del fiscal de Corte, opinó que “claramente hay una señal a los otros fiscales sobre que no pueden tener actitudes o conductas de independencia técnica”. 

Bianchi añadió que hay cosas que ella viene planteando “hace años cuando todavía estaba el fiscal Jorge Díaz”: “creo que todavía sigue estando en muchos fiscales, tal vez en el propio fiscal Gómez», dijo la legisladora en diálogo en este caso con Telenoche.

El senador de Cabildo Abierto Guillermo Domenech, hablando con el diario El País calificó de “muy grave” el inicio de un sumario al fiscal Iglesias y opinó: «es una forma de amedrentar a los fiscales, que pierden absolutamente su independencia».

El diputado colorado Gustavo Zubía también rechazó el sumario y, en diálogo con el mismo medio, opinó: «A Iglesias se le imputan eventuales negligencias, cuando si investigan todo el sistema encontrarán a varios otros fiscales que, completamente superados por el trabajo, archivaron miles de casos con el mismo criterio».


La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Daniel Supervielle, Mariella Demarco y Esteban Valenti.


Continúa en:

Radi: “Es momento de dar señales” de mejora del presupuesto para la Ciencia
«Amarillo» en Cinemateca, la noche uruguaya vanguardista de los noventa… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • El sumario a Raul Iglesias es POLÍTICO. Es raro que nadie lo haya mencionado aqu{. La INTERNACIONAL FEMINISTA PRESIONA A LLP Y ÉSTE ORDENA AL FISCAL GÓMEZ a sumariar a Iglesias. Hasta ÉSE punto ha llegado el compromiso AGENDISTA. Ustedes también lo son. Me encantaría que los CUATRO DEBATIERAN CON EL DR GUSTAVO SALLE. No se animan. Tampoco tú Emiliano Cotelo te animas. Como nunca desmientes las afirmaciones que hago en contra de ti ESTOY SEGURA DE TENER RZÓN

    • Estimada Nancy,

      Me he manifestado aquí con muchas dudas sobre los reparos que genera este fiscal, ya que se discuten públicamente sus fallos desde el más absoluto desconocimiento de los expedientes. También creo cierto que existen un lobby muy fuerte para aterrorizar a todo el que no esté dispuesto a poner la carga de la prueba sobre los hombres cuando hay este tipo de denuncias. Pero, no puedo menos que decirle que la justicia es un dispositivo político. Claro que la persecución a Iglesias es política, pero Iglesias también está haciendo política. Política judicial, toda de matriz profundamente ideológica porque la justicia es profundamente ideológica. La justicia con «perspectiva de género» es una forma política de entender el derecho, pero el derecho positivo –al que yo adhiero fervientemente– y el principio de igualdad son otra forma política de entenderlo. Esto es política contra política, no política contra la neutralidad. Quienes estamos en contra de la inversión de la carga de la prueba para cualquier delito, quienes creemos que el objetivo de la justicia es establecer la verdad material de los hechos, tenemos que empezar por asumirnos políticos.

      Saludos cordiales.

      • Para mí, estamos llegando a una situación lamentable. Todo el mundo habla, los periodistas preguntan y los fiscales salen a hablar, y si alguno no lo hace, parece que está ocultando algo. En lugar de Justicia, parece que estamos asistiendo a linchamientos públicos.

  • Coincido con el comentario anterior respecto de que todos tenemos posturas y opiniones políticas, en todos o casi todos]planos de la vida. Respecto del caso concreto, es bastante claro que Iglesias hizo política con el anuncio de los archivos y comentió por lo menos una imprudencia al anunciar que pediría el cambio de situación de los imputados por el caso del Cordón. Ninguna necesidad tenía de decirlo antes de hacerlo: se ocuparía la prensa ( de un lado y del otro) de apoyar o escandalizarse cuando el Juez hiciera lugar al pedido. Y respecto de las potestades disciplinarias del Fiscal General, nadie en su sano juicio puede negarlas. Si fue con suspensión y retención es porque hay elementos de juicio a priori para pensar en una responsabilidad grave. Si está demostrado que utilizó desde DOS minutos a VEINTE minutos para decretar el archivo, mas las manifestaciones gratuitas a la prensa, pasando por la imputación de delito inexistente de parte de la «victima» del caso del Cordón, no hay mucho margen para quejarse. DE ahi a que el Parlamento ( es decir, una senadora mediática) le pida explicaciones hay un abismo. La calidad de muestra democracia cruje cada vez que pasan este tipo de cosas. Aunque no se cite a Gómez al Parlamento, la sola enunciación del propósito daña la democracia, como la dañan otras manifestaciones sobre la calidad de colegiado de la Fiscalia ( asi hay mas para repartir, como lo acaba de admitir un diputado….). Y finalmente, me permito insistir por ENESIMA VEZ: cuando los medios ( que son los grandes responsables de la formación de opinión pública) van a dejar de llamar al caso del Cordón como «violación grupal» y sus similares? No alcanza con que se ha dicho hasta el cansancio que la ley 19580 ha invertido la carga de la prueba y que por mas que el texto hable de víctima y denunciado, hay que seguir hablando de denunciante y denunciado? Si el delito imputado ( no hay condena, todavía) es «abuso sexual agravado» POR QUE SEGUIR INSISTIENDO CON LA VIOLACION que es un delito autónomo y mas grave? En suma: El Fiscal general está actuando dentro de sus facultades, el Fiscal sumariado traspasó varios límites y hay legisladores ( de tres partidos por lo menos) que siguen dañando la democracia con ataques, comentarios y propuestas que lesionan el Estado de Derecho y la separación de Poderes.

  • Algunos se incomodan cunado se habla de que hay una «ideología de género». Y ello es así porque parten de una formulación teórica que es una idea: varones y mujeres somos iguales, y las diferencias que hay son construcción de la sociedad. No tienen en cuenta la realidad biológica de que, si bien varones y mujeres tenemos mucho en común, tenemos diferencias anatómicas, fisiológicas, e incluso temperamentales que son consecuencia de las distintas funciones biológicas que cumplimos. Y esto se observa no sólo en la especie humana, sino también en las distintas especies animales y hasta vegetales que tienen reproducción por dos sexos distintos. Y la «perspectiva de género» que se invoca para la Justicia implica, en cuanto a los delitos sexuales, que la mujer (o el menor, si es el caso) son la parte débil, y por lo tanto, cuando denuncian un acto como abuso, acoso o violación, no tienen que dar prueba del mismo para no «revictimizarla», y así se carga al varón acusado con la obligación de dar la prueba de sus actos, de que no los cometió, o en todo caso, que fue algo «consensuado», en un ámbito que es el más íntimo de las personas y, por consecuencia, se hace muy difícil dar prueba objetiva. Y se termina exigiendo lo que el Sr. Nidingas definió en su comentario, de inversión en la carga de la prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido