Galgomundo

¿Oyes esos galgos, los galgos ladrar en Punta del Diablo? – Inspector Stewart lee la novela de Sara Gallardo –

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

FOTO: Galgomundo

Cuando dije que era un buen año, nunca imagine qué inspector Stewart, iba a tener que llevar hasta Punta del Diablo el libro de los galgos, los galgos. Que desde ahí era que iba a entrar en la tercera parte y seguir de largas hasta llegar al final. Es increíble, pero sigue siendo la playa, cerca del mar, el mejor lugar para la lectura. La foto que me hace llegar, su primer intento, tiene la foto de la autora en cuestión, una edición que vino desde España, cuando GG fue y trajo de un viaje que precisaba hacer para eso y otra cosa. En la tapa, la foto de la escritora de la que sabemos poco hasta ahora, porque alguien que no es la que lee, no fui muy claro, le pedí en blanco y negro, que si le gustaba decir que le gustaba Sara, podía traer algo hasta galgomundo que no era una columna, o informe del forense, mucho menos wikipedia de quien fue esa escritora del libro que mas queríamos leer desde que Maria Isabel, pudo con la primera parte, después no fue a Lexigton fue hasta el café de Flore, dejó la esquina del novillo alegre contento, triste, y se fue sin decir nada de como era el paso de baile de los sultanes del swing, cuando bailaban en un charco.

Hoy en el Dario de galgomundo vamos con la parte en la que estábamos el fin de semana pasado. Esta vez sin el viento en la cara, pero con la foto, que no se parece a Julian en Paris, cuando se tira casi desvestido a la cama, y hace algo mejor que tomar sopa de techo. En esa casa de verano, no debe haber techo blanco, no conozco mas que la visita que tiene a la playa, y en esta segunda foto que su querido amado, le sacó, sabemos otra vez que es bella the inspector, pero mas puede que sean sus medias, que no son de los flamencos, pero hay algo colorido que no se entiende, pero no le pidas nada, déjala en ese lugar, en paz, que pueden lagrimas caer, leer los galgos, los galgos, hasta llegar a ese final feliz, que un Viva la radio desde Punta del Diablo mande, saludos cordiales, Inspector Stewart.

P.D. Ahora dame mi cantora que fue idea mía esa que fueran cantoras más que plasmas de una marca de primera.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *