Un vuelco tras décadas de carrera: profesionales estudian ciencia de datos

De investigar en el laboratorio a estudiar el tráfico de Montevideo con un método que no había sido utilizado antes y a trabajar en la industria del software: este fue el recorrido de Leonardo Darré. Del mundo corporativo y de liderar grandes empresas del área de la energía a emprender con ciencia de datos, este ha sido el camino de Marta Jara. Ambos realizaron la Maestría Profesional en Ciencia de Datos de UTEC.

La maestría de la Universidad Tecnológica del Uruguay con el soporte académico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) tiene sus inscripciones abiertas hasta el 25 de mayo y espera la llegada de profesionales de todas las áreas de ingeniería, medicina, economía, biología, agronomía, entre otras.

 

Del mundo corporativo a emprender con ciencia de datos

La ingeniera Química de 58 años proyecta 20 años más de trabajo. En ellos incluye la ciencia de datos. Tras 30 años de trabajo en la industria de la energía y una trayectoria que la tuvo al frente de importantes empresas del rubro hidrocarburos —en las que estaba involucrada con aspectos económico financieros—, Marta Jara eligió estudiar la Maestría en Ciencia de Datos de UTEC y venció aquel “miedo de volver al aula” y de “salir de la zona de confort”. “Para mantener la vigencia hay que ir asimilando cosas que cuando yo estudié no estaban. Lo disfruto”, agregó Jara.

Convencida de que la ciencia de datos “va a impactar y a reformular todos los negocios”, aseguró. Lo “disruptivo es contar con datos, poder procesarlos, y actuar. Todo en tiempo real”, comentó.

La ingeniera Química piensa en los profesionales con 10 o 15 años de trabajo y comenta “si tienen una formación básica afín, y sobre todo imaginación, van a encontrar en esta disciplina un tesoro”, comentó.

El comienzo de la maestría coincidió con el comienzo del emprendimiento de Jara llamado Xplash. Desarrolla capacitaciones con tecnología de realidad virtual o aumentada (inmersivas). “La realidad virtual nos transporta a un escenario que se siente muy real, uno mira para todos lados y ve esa nueva realidad. Esto permite ensayar, recrear situaciones y aprender a través de la experiencia”, contó Jara. La tecnología actual permite aplicar este método para adquirir todo tipo de habilidades: habilidades técnicas, habilidades blandas y de desarrollo personal.

La aplicación de la maestría de UTEC le resultó “inmediata” porque le permitió conectarse aún más con el ecosistema emprendedor y familiarizarse con técnicas para desarrollar productos tecnológicos como parte de la formación.

“El equipo del MIT nos dio un taller para startups que me empujó mucho,”, contó Jara. Un mes después estaba presentándose a un fondo estadounidense que pedía capacitación con realidad virtual para astronautas de la NASA.

Jara mira diez años hacia adelante y se ve en el pico de su “segunda carrera”.

 

Del laboratorio a la industria del software

Leonardo Darré tiene 39 años y es científico. Trabajaba en el Instituto Pasteur de Montevideo cuando decidió viajar para formarse en biofísica computacional en Londres y en España y al regresar al Instituto Pasteur con beca ANII hizo su posdoctorado. Mientras, se desempeñaba en el área de bioinformática. Hasta ahí, parece un lógico recorrido de un investigador, pero algo cambió su rumbo.

Decidió estudiar después la Maestría en Ciencia de Datos de UTEC y hace unos dos años abandonó el laboratorio y la investigación académica para volcarse a la industria del software. Ahora se define como “data scientist”, un científico de datos, y trabaja en Tryolabs. Allí planifica e implementa proyectos de machine learning e inteligencia artificial en continua coordinación con clientes para predecir series temporales en el contexto de optimización de precios, entre otros.

“La maestría me permitió profundizar en conocimientos básicos de probabilidad y estadística, aprender nuevas herramientas de análisis de datos y aprendizaje automático, y aplicarlos en el desarrollo de un proyecto concreto. En mi caso, este último fue sobre la aplicación de redes neuronales en la predicción de tráfico vehicular en Montevideo”, destacó Darré.

En el proyecto trabajaron profesionales de ingeniería, economía, científicos cada uno con su impronta y varios con perfiles de gestión de proyectos. La ciencia de datos, en el fondo “se trata de investigar y usar herramientas para extraer información de los datos” que bien utilizada e incorporado a modelos “tienen potencialmente un gran valor económico y ayudan a mejorar y optimizar procesos en una gran diversidad de industrias”, comentó Darré tras estos años de trabajo en la industria.

 

Inscripciones abiertas hasta el 25 de mayo
La Maestría Profesional en Ciencia de Datos de UTEC con el soporte académico del MIT surge con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Las inscripciones para la tercera generación de estudiantes está abierta hasta el 25 de mayo en la página web de UTEC y hasta el 16 de mayo se reciben postulaciones para las becas. Por inscripciones y becas, en este enlace.

 

***

Bruno Carballo

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido