Una mirada económica de dos orillas

El descanso hizo un alto para dar paso al reencuentro y a los negocios. Como es habitual en cada verano HSBC invitó a clientes a compartir un momento de análisis y perspectivas, asegurando la mejor información para los clientes a la hora de la toma de decisiones, en esta oportunidad de la mano del experto Claudio Zuchovicky.
José Miranda, gerente de Banca Persona de HSBC dio comienzo al encuentro en el recientemente inaugurado Fendi Chateau de Punta del Este, destacando el momento que vive el país. Afirmó que la economía del país está creciendo a un buen ritmo, que genera interés en los inversores internacionales, que se transformó en una referencia para la región, y que además “encuentra al banco en su mejor momento en los 20 años de operaciones en el país, creciendo en cliente, en negocios, en servicios”.
Carlos Saccone, Head of Walth de HSBC, por su parte, destacó que este tipo de instancias ya son parte de una tradición en el banco, que ha invitado a los principales referentes del análisis económico de Argentina para compartir directamente con los clientes.
El expositor principal e invitado para la ocasión fue Claudio Zuchovicky, secretario general de la Federación Iberoamericana de Bolsas de Valores, gerente de Desarrollo del Mercado de Capitales de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, docente y columnista, quien se propuso desmenuzar el panorama económico rioplatense, analizando similitudes y diferencias a ambos lados del río.
Zuchovicky comenzó su exposición señalando que “los mercados nunca se mueven por los hechos, sino por las expectativas de la gente, y por tanto va a ocurrir lo que la mayoría de las personas crean que va a ocurrir”. Explicó que eso ocurre, entre otras cosas por una “disociación que se evidencia a nivel mundial entre los indicadores macroeconómicos y la microeconomía”, es decir, aun cuando los indicadores generales de la economía muestren una fuerte recuperación, eso no necesariamente se traduce en una mayor sensación de bienestar económico de las personas, y lo mismo ocurre a la inversa.
El experto señaló que en paralelo se están produciendo cambios importantes en materia de confianza en las monedas. Por un lado, en un mundo en pandemia, atravesando las etapas más dudas de confinamiento se produjo un fenómeno de caída en la demanda de bienes, las fábricas dejaron de producir, y la gente dejó de demandar dólares para comprarlos.
Al mismo tiempo las propias medidas de apoyo a las poblaciones en ese contexto llevaron a que Estados Unidos emitiera moneda equivalente al 25% del total de la cantidad de dólares disponible en el mercado. Para el experto “los mercados se están adelantando a esa situación porque va a volver a crecer la demanda de bienes, la gente volverá a demandar dólares y por tanto la moneda volverá a fortalecerse”. Afirmó que el crecimiento de las criptomonedas “respondió más a una intención de salirse del mercado de moneda tradicional antes esta situación, que a que se tratara de un buen negocio por
sí mismo”.

Reflexionó además que los principales cambios económicos son de raíz demográfica, fuertemente vinculados a cambios en la conducta de las personas. Como ejemplo, mencionó que hoy los más jóvenes se orientan a capacitarse en profesiones diferentes a las tradicionales en algunas décadas atrás y tienen objetivos de vida completamente diferentes: “En nuestra época buscábamos un techo propio, estabilidad, ahora los jóvenes no necesariamente creen en la propiedad, porque no saben dónde van a querer vivir en dos años, eligen casarse y formar una familia a los 40 años, y prefieren viajar por el mundo”.
Agregó además que expectativas de vida más altas han permitido a las personas mayores de 60 años vivir una nueva adolescencia, y apostando a disfrutar lo generado durante su vida laboral. Para ello citó a teórico Modigliani, quien afirmó que “La herencia es un error de cálculo”. Subrayó que estos cambios también están relacionados con la pandemia y su impacto en las personas, haciendo presente el concepto de “finitud”, lo que genera cambios sustantivos en las conductas de consumo.
Zuchovicky cerró su exposición afirmando que 2022 será un año “bravo para los mercados”, en el que China, principal socio económico de la región enfrenta un proceso de depreciación que, advierte, no le es conveniente. Agregó que a esto hay que sumarle el avance tecnológico vertiginoso que cambia sustancialmente las reglas de la economía, por ejemplo, con los medios de pago.
Finalizó su exposición reflexionando sobre la situación de Argentina y precisó que no se espera que el acuerdo alcanzado con el FMI modifique sustancialmente la situación del país, ni que se logren importantes cambios que ayuden al país a avanzar hacia una recuperación.

Bruno Carballo

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido