Presidencia de la República

Informe EP: ¿Cuál es la relación actual entre el gobierno, sindicatos y cámaras empresariales?

El clima está tenso, cuando se está en medio de la mayor negociación colectiva desde que se reinstalaron los Consejos de Salarios

La relación entre el gobierno y los sindicatos, por un lado, y las cámaras empresariales, por otro, pasa por una época de tensiones complicadas. La conflictividad se nota en varios frentes al mismo tiempo.

Ayer, el PIT CNT concretó un paro parcial de 9 a 13 horas, que incluyó una marcha por el Centro de Montevideo y un acto en la puerta de la sede de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios. Este lugar fue elegido a raíz de la falta de avances en los consejos de salarios vinculados a esa gremial, sobre todo supermercados y tiendas.

El clima espeso quedó de manifiesto cuando el presidente de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios (Fuecys), Fabio Riverón, se refirió a los empresarios:

«¿Quién se sigue quedando con ese crecimiento? Los mismos de siempre, los mismos históricos sectores de siempre. Esos se quedan con el 2%. A esta altura, deberían inaugurar el ‘Club de los llorones’ en este país, porque es a lo único que se dedican enserio, aparte de reprimir trabajadores», dijo Riveron.

Los sindicatos del ramo denuncian, entre otros puntos, una supuesta intransigencia en el subsector de los supermercados, donde hay diferencias entre las partes al momento de acordar los incrementos salariales.

Mientras Fuecys reclama un incremento del salario de 2% por encima de la inflación pasada, la Asociación de Supermercados ofrece un aumento equivalente a la mitad de la inflación.

En medio de esta situación, el gremio viene organizando movidas de protesta en las puertas de varios supermercados. Por ejemplo, el miércoles fueron bloqueados por la mañana los accesos al supermercado Disco del barrio Punta Carretas. La medida fue depuesta cuando la fiscal penal Brenda Puppo intimó el desalojo a través de una orden que comunicó por medio de efectivos policiales.

En el sector comercio Fuecys se enfrenta también a la dirección de algunas empresas que decidieron cesar la actividad, como Motociclo, que inició concurso de acreedores y envió a 150 trabajadores al seguro de desempleo.

 Agro

Pero son más los ingredientes de este cóctel que agita las aguas.

Está, por ejemplo, la decisión de las gremiales rurales de no regresar a los consejos de salarios del ramo, lo que hace nulo el avance de las conversaciones, y molesta al ministro Ernesto Murro y al PIT CNT.

La Federación Rural, la Asociación Rural, la Asociación de Cultivadores de Arroz, las Cooperativas Agrarias Federadas y la Asociación Nacional de Productores de Leche se retiraron de la negociación tripartita cuando explotó el conflicto en Conaprole y, además, en rechazo de la aplicación de un correctivo salarial a los trabajadores retroactivo al 1 de julio.

«No es por el contenido, es por la forma. Es más: en este último pago que se hizo, el correctivo del 2% proyecto ganadero lo asumimos, lo pagamos, y no vamos a impugnarlo, porque ahí si estaríamos yendo contra el contenido. No es contra los 400 pesos, es contra el criterio», dijo Zerbino.

Si bien ya fue superado el episodio de Conaprole, las gremiales mantienen su decisión de no regresar a la mesa de diálogo.

Insolvencia patronal

 Y hay algo más.  En medio de esta situación, el Frente Amplio se propone aprobar cuanto antes en el Parlamento el proyecto de ley que crea un fondo de garantía de insolvencia patronal.

Se trata de un fondo que administrará el Banco de Previsión Social y que se nutrirá de aportes patronales: el 0,025% de la materia gravada por cada trabajador dependiente de las empresas.

El tema se discutió ayer, en medio del paro, en la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados.

En ese ámbito las cámaras empresariales dejaron claro que desde su punto de vista la medida significa “un impuesto más”.

El presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Gabriel Murara, dijo a En Perspectiva que es una iniciativa que atenta contra el empresario que cumple con sus obligaciones.

«Es un impuesto nuevo, a pesar que teníamos la palabra del ministro de Economía e inclusive del presidente Tabaré Vázquez, que se comprometieron que no se iban a crear nuevos impuestos. Esto fue en la reunión a la que nos citaron por la Redición en la Torre Ejecutiva. Es un impuesto que se va a aplicar al empleo. Genera una inequidad empresarial y la tenemos que pagar por una minoría que incumple. Castiga al buen empresario en favor del mal empresario», señaló Murara.

La bancada del Frente Amplio tiene resuelto darle media sanción a este proyecto de ley en octubre en la Cámara de Representantes.

El diputado del PVP Luis Puig dijo a la Producción de En Perspectiva que el borrador cuenta con el respaldo del oficialismo y el visto bueno del PIT CNT.

Puig argumentó que, ante el cierre de empresas por insolvencia patronal, es común que los trabajadores demoren en cobrar los créditos laborales, y que este proyecto está destinado a subsanar esas situaciones a través de la constitución del fondo de garantía.

«Vamos a estar recibiendo al Ministerio de Trabajo en sesión especial en la Comisión de Legislación del Trabajo el 2 de octubre. Y el 9 de octubre lo estamos aprobando en la Cámara de Diputados. Es una decisión del Frente Amplio. El movimiento sindical está planteando que se apruebe en lo inmediato. Y el FA tiene decidido aprobarlo y fue declarado como prioritario por el presidente de la República avanza en este proyecto de ley» manifestó Puig.

Pero las cámaras empresariales señalan que incrementar los gastos del sector patronal deteriora la competitividad de los rubros comercial e industrial.

Murara advirtió que el aumento de los costos operativos y la regulación excesiva atenta contra la radicación de inversiones.

«Todas las regulaciones que se siguen poniendo acá en Uruguay, esta sumada a todas las que han venido haciéndose a lo largo de estos años, generan lo que está pasando: que se pierda empleo e inversión. Si soy local o extranjero y quiero hacer una inversión, hoy pienso si la hago en Brasil, Paraguay o Chile, sin hablar de Argentina, hasta que Argentina se acomode. Pero no tengo los problemas que tengo acá para invertir y tanta regulación», dijo Murara.

Desde el Frente Amplio, el diputado Puig señaló que las críticas del sector empresarial son esperadas.

En una nueva muestra del divorcio que hay entre las partes, Puig recordó que las cámaras se han mostrado permanentemente en contra de la legislación que favorece a los trabajadores.

«No es el primer proyecto que las cámaras empresariales rechazan. Si uno analiza del 2005 para acá, han rechazado todos los proyectos que implicaban un avance en materia legislativa de protección de derechos. La ley de negociación colectiva, la ley de fuero sindical, cuando se opusieron a la ley de responsabilidad penal del empleador. A nosotros no nos llama la atención que las cámaras empresariales no estén a favor de este proyecto», advirtió Puig.

Por lo pronto, este proyecto de ley camina hacia la media sanción en los próximos días y se sumará a la lista de temas que ubican a empresarios en veredas diferentes respecto a los sindicatos y al gobierno.

Además, la conflictividad sindical seguirá siendo un elemento que estará sobre la mesa mientras se procesa la mayor ronda de negociación colectiva desde que se reinstalaron los consejos de salarios.

***

Agustín Magallanes

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido