Mega obra de saneamiento de Buenos Aires: Ministerio de Ambiente descarta riesgo de contaminación en Uruguay; es «físicamente imposible», dice director Luis Anastasía

Dos megaobras de saneamiento que Argentina construye para solucionar viejos problemas de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano han vuelto al debate público en Uruguay en las últimas dos semanas.

Una de ellas es el denominado Sistema Riachuelo, una inversión de US$ 1.200 millones que incluye kilómetros de cañerías en tierra, una planta de pre-tratamiento y un emisario subacuático de 12 kilómetros que a partir del año que viene verterá al Río de la Plata desechos industriales y aguas cloacales de más de 4.500.00 de personas que habitan en la provincia de Buenos Aires.

A esa infraestructura se sumará el Sistema Berazategui, que prevé un caño subfluvial de 7.5 kilómetros que volcará desechos cloacales al Río de la Plata a la altura de esa localidad, ubicada al sudeste de la capital federal.

De este lado del río, científicos, un jurista y un ex diplomático han sido los más activos reclamando que se tomen las medidas necesarias para evitar episodios de contaminación en las aguas y en las costas de nuestro país.

El Ministerio de Ambiente, por su lado, asegura, en base a información presentada por Argentina, que “no es esperable” que estas obras tengan un impacto negativo para los intereses uruguayos.

La semana pasada entrevistamos al ex embajador Carlos Orlando, uno de los portavoces de la campaña de alerta, que se mostraba especialmente molesto con la pasividad en torno a estos asuntos que percibía en las autoridades de nuestro país

Hoy vamos a escuchar la palabra del gobierno. Estamos con el licenciado Luis Anastasía, director de la División Estudio de Impacto Ambiental del Ministerio de Ambiente.


Destaques de la entrevista:

  • «El Sistema Riachuelo tiene el mismo funcionamiento que tiene el que nosotros tenemos en Punta Carretas».
  • «Hay una serie de opiniones que se están vertiendo que no es efectivamente lo que ocurrió ni lo que sabemos ahora. El Ministerio no está omiso en intervenir en estos temas. En 2009 la delegación de Uruguay ante la Comisión Administradora del Río de la Plata le presentó a la Dinama (actual Dinacea) la información que Argentina había proporcionado sobre el emisario del Sistema Riachuelo».
  • «Con respecto a la etapa de operación, se creó una comisión interministerial entre nuestro ministerio y el ministerio de Relaciones Exteriores».
  • «La información sobre esta obra es pública, estamos en conocimiento del estudio de impacto ambiental que se hizo. Es público, está en la página del Banco Mundial. En 2020 lo recibimos oficialmente para que emitiéramos una opinión técnica».
  • «¿Por qué teóricamente hay un riesgo de contaminación? Eso sostiene gente como Orlando, que no ha leído lo que son todos los proyectos anteriores de estudio del Río de la Plata».
  • «Hay un punto muy importante, que está en el estudio de impacto ambiental para estos emisarios, que es que la base de los análisis de las corrientes del Río de la Plata se basaron en un estudio del Instituto de mecánica de fluidos e ingeniería ambiental (Imfia) de nuestra universidad (Udelar)».
  • «Me baso en el estudio que desarrolló el Imfia y en base a lo cual se puede afirmar que no hay riesgo y es físicamente imposible que algo llegue a la costa de Uruguay. El Río de la Plata tiene tres corrientes principales que no se mezclan entre sí. Derivan de los tres principales cursos de agua que conforman una especie de dique hidráulico entre ambas costas».
  • «Todo lo que ahora se va a canalizar por estos emisarios, ya está saliendo por la costa Argentina, no es que vaya a salir un caudal nuevo o distinto, va a salir en un punto diferente al que está saliendo ahora. De alguna manera, van a salir en un punto en el cual el caudal que tiene el río de la Plata ahí es mil veces mayor que el caudal que se va a disponer en ese sitio».
  • «El punto de descarga más cercano a la costa de Uruguay está a 30 kilómetros. La capacidad de dilución es muy grande, en base a eso no tenemos forma de criticar técnicamente el estudio que de alguna manera, no solamente lo realizó Aesa, lo aprobaron las autoridades argentinas y además fue aprobado por el Banco Mundial».
  • «Uruguay no tiene por qué hacer un estudio de impacto ambiental de un proyecto de Argentina, sino nos estaríamos poniendo en el mismo lugar que Argentina reclamando por Botnia, ahora UPM».
  • «Desde el punto de vista técnico, insisto, el Ministerio de Ambiente no tiene por qué revisar un estudio de impacto ambiental de una obra que se va a hacer en Argentina. Además el Ministerio de Ambiente lo que hace es la evaluación de calidad ambiental, monitoreos, y las evaluaciones de los estudios de impacto ambiental que presenten los interesados».
  • «Creo que no es necesario que hagamos un estudio nosotros. El proyecto de los emisarios tiene una línea de base de mucha extensión temporal. Hubo 10 años de estudios y con una frecuencia prácticamente mensual de monitoreo de unos 40 o 50 puntos. Para hacer el estudio tendríamos que pedirle datos a Argentina y además para hacer un estudio nosotros lleva muchos recursos económicos y humanos como para dedicarle tiempo».
  • «Tenemos que tener confianza en el trabajo técnico de otras instituciones, aunque no sean las nacionales. Argentina y Uruguay han estado trabajando en conjunto mucho tiempo en el proyecto Freplata sobre el estudio del Río de la Plata. Esos resultados fueron tomados como insumo para desarrollar el estudio de los impactos del proyecto de los emisarios».
  • «Si los emisarios se hubieran construido de punta hacia el este, se hubiera construído dentro de la faja a de jurisdicción exclusiva de Argentina. La jurisdicción exclusiva de cada país está en el tratado del Río de la Plata, cuando en Uruguay se construyó el emisario de Punta Carretas lo que hizo fue informar a la CARP, pero no había obligación que Argentina estuviera de acuerdo con esta obra porque se estaba construyendo en nuestras aguas de jurisdicción exclusiva».
  • «Hay otro aspecto más que hasta por sentido común habría que tener en cuenta. Mucho más cerca que la costa de Uruguay, están dos tomas de agua para potabilizar y suministrarle a la ciudad de Buenos Aires. Yo creo que los argentinos mismo deben de haber tenido mucho cuidado para no contaminarse a sí mismos».
  • «La financiación del Banco Mundial con respecto a este tipo de obra no termina con la construcción y la operación, sino que hay una vigilancia por su parte para que se cumplan las salvaguardas ambientales de lo que se autorizó por parte del Banco Mundial para financiar la obra. Acá hay mucha más información y mucha más calidad técnica en el trabajo de lo que supone el doctor Orlando. Acá están involucrados hasta el prestigio de los consultores ambientales que en el ámbito del Banco Mundial autorizaron la financiación de esta obra».

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido