Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

Prisión domiciliaria para reclusos mayores de 65 años: «Lo que propone Cabildo Abierto no es ético porque tiene nombre y apellido; y desde el Frente Amplio vamos a rechazar el proyecto», sostuvo Charles Carrera

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

La comisión de Constitución y Legislación de la Cámara de Senadores recibió ayer dos escritos con visiones completamente contrapuestas sobre la conveniencia o no de votar el proyecto de ley propuesto por Cabildo Abierto para otorgar prisión domiciliaria preceptiva a todos los condenados mayores de 65 años.

Por un lado, la organización “Familiares de Prisioneros Políticos”, vinculada directamente a los encarcelados por delitos vinculados al terrorismo de Estado, entregó al Parlamento un documento en el que reclaman dar andamiento al “proyecto de Humanización de Cárceles” e insisten en que entre los beneficiarios hay “ciudadanos que no deberían ser juzgados”, al tratarse de “hechos ocurridos hace 50 años”.

Del lado contrario, el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Juan Miguel Petit, recomendó directamente rechazar la iniciativa, en tanto padece una serie de «incongruencias» y «demasiadas deficiencias técnicas y sustantivas». Más allá de la polémica por el beneficio que supondría para los condenados por lesa humanidad, Petit abordó otro tipo de efectos «inquietantes» que se darían en caso de aprobar el proyecto. 

«Fue contundente», dijo a El Observador el senador colorado Pablo Lanz (Ciudadanos) apenas terminó la comisión. Se refería así a los argumentos brindados por Juan Miguel Petit y explayados en un informe entregado a los legisladores.

En el escrito, al que accedió El Observador, el comisionado recordó que tres artículos del Código del Proceso Penal (228, 304 y 305), ya prevén el beneficio de la prisión domiciliaria en casos de salud física o mental, previa intervención judicial. 

Petit cuestiona que Cabildo Abierto pretenda establecer un sistema “automático” y preceptivo para todo grupo etario, sin intervención alguna de jueces o fiscales competentes, lo que implicaría una “ruptura de la arquitectura” del código procesal, anulando el rol de los magistrados y también de las víctimas al desconocer la individualización de la pena. 

En particular, Petit dijo que la aplicación automática de la prisión domiciliaria en estos casos daría lugar a resultados “extraños e inquietantes”: por ejemplo, que personas sin ninguna afectación a su salud o a sus capacidades, autoras de delitos graves y con alto riesgo de reincidencia, podrían volver a sus domicilios que, quizás, sean el mismo espacio donde cometieron los delitos por los que están condenados. 

Es el caso, por ejemplo, de los delitos sexuales. Según las cifras del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) aportadas por el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, esos delitos representan el 40% de los crímenes cometidos por mayores de 65 años. 

El proyecto de Cabildo Abierto prevé una serie de excepciones para el beneficio de prisión domiciliaria. Entre ellos, se exceptúa a los condenados por violación, «salvo los casos en que haya transcurrido desde los hechos, un plazo equivalente a los dos tercios de la pena máxima establecida para este delito, en los que regirá el régimen de prisión domiciliaria». 

Las excepciones también abarcan, en las mismas condiciones, las condenas por homicidio agravado, así como los delitos de lesa humanidad que se cometieran una vez aprobada la ley (y no antes). 

El informe de Petit cuestiona además la apelación de los liderados por Cabildo Abierto a la “superpoblación carcelaria” y los “efectos del covid-19” en las cárceles para fundamentar su proyecto. “El covid hoy no es una amenaza en las cárceles, y la población mayor de 65 años es de 180 internos entre más de 14.000, por lo que poco sería su efecto”, concluyó Petit. 

Petit citó en su estudio el artículo 3 de la Convención Europea de los Derechos Humanos, que establece que la edad avanzada no puede constituir impedimento para la persecución penal o la pena de prisión.

La defensa del proyecto quedó en cambio a cargo de la organización “Familiares de Prisioneros Políticos”. Sus tres delegados, Ruth Ballestrino, Victoria Ubillos y Diego Flores, concurrieron a la comisión portando un lazo amarillo. Un símbolo vinculado en muchos países, justamente, a la lucha en favor de los presos políticos.

Según la organización, esa definición se ajusta a sus familiares a raíz de la naturaleza y la forma en que se llevaron a cabo los procesos en su contra, al contravenir expresamente “la voluntad manifiesta por el pueblo” en dos oportunidades, en alusión a la ley de Caducidad. 

En el escrito el grupo señala que juzgar a ciudadanos por “hechos ocurridos hace 50 años” viola el artículo 10 de la Constitución y el instituto de la prescripción, previsto en el Código Penal. Al respecto, el grupo pide hacer valer que la ley que en 2011 anuló los efectos de la ley de Caducidad, declarada “inconstitucional” por la Suprema Corte de Justicia, no prevé la aplicación de medidas alternativas a la prisión ni el régimen de libertades, conculcándose así los principios constitucionales de libertad e igualdad. 

“La mayoría está privada de libertad sin sentencia de condena, lo que irrespeta el principio de inocencia, a lo que se adiciona que se incumplen los requisitos para la privación de libertad preventiva, lo que implica someter a estos ciudadanos a cumplir un adelanto de pena”, se expresa.

Hoy En Perspectiva conversamos con el senador frenteamplista Charles Carrera, presidente de la comisión de Constitución y Legislación de la Cámara de Senadores.

¿Querés sumarte como Socio 3.0 de En Perspectiva pero tenés dudas sobre cómo hacerlo?

Anotate este celular: 091-825-252.

Llamanos o escribinos, así nos comunicamos directamente contigo.

Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

 

Destaques de la entrevista

  • «Desde el Fa rechazamos el proyecto porque tiene una causa falsa como es le covid y la sobrepoblación de las cárceles». 
  • «Este proyecto tiene un objetivo específico que modifica la pena de las personas que cometieron delitos de derechos humanos que son los peores delitos del país» 
  • «El debate que propone cabildo no es ético, este proyecto tiene nombre y apellido y está dirigido a las personas de domingo arena, sería más fácil que lo asumiera y no que diera todas estas vueltas para aprobar un proyecto». 
  • «Hay una voluntad del oficialismo y se planteó que esta es una prioridad legislativa y estamos recibiendo las delegaciones que están pidiendo ser recibida»
  • «No se puede decir que los que están presos en Domingo Arena son presos políticos» 
  • «Llegamos al acuerdo de no debatir con las delegaciones porque es lo que corresponde y luego de que recibamos a todas, va a haber un debate interno». 
  • «Desde el Fa ya sabemos que vamos a rechazar el proyecto». 

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido

[ep-ad code="mode_300x250_nota_mo_2"]