La audiencia opina…

¿Qué hace a los liceos Jubilar, Impulso, Providencia, Francisco y Militar, diferentes a los demás?

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

El núcleo de un centro de enseñanza está compuesto por sus recursos materiales: infraestructura edilicia, equipamiento funcional y tecnológico, bibliotecas, etc., y sus recursos humanos: dirección, profesores, alumnos y personal de servicios.
Hoy por hoy, la mayoría de los edificios de los liceos públicos son considerados buenos y muy buenos. Los de reciente construcción son amplios, bien iluminados, con mobiliario moderno, equipamiento nuevo y espléndidos espacios recreativos, mientras que los más antiguos, mantienen su decoro.

Respecto a los recursos humanos, se percibe que mientras que para un liceo convencional son sólo recursos, para los “públicos de gestión privada” constituyen un capital. Y eso los hace diferentes.

En la mayoría de los liceos públicos, todas son “pálidas”. Instalaciones desprolijas, violencia, irrespetuosidad hacia los docentes, constantes faltas o ausencia de profesores (generadoras de horas libres ociosas y mal aprovechadas), caras tristes, desmotivación, así como descuido con el mobiliario y una  larga lista de etcéteras.
En los mal llamados “de gestión privada” (la gestión es buena o mala, independiente de si es pública o privada), todo funciona y la “buena onda” se respira en sus paredes y la trasmite la “comunidad educativa”.
Los directores dirigen (administran, gobiernan, rigen, mandan), es decir asumen su jerarquía y cumplen los cometidos que el cargo impone.

Los docentes, conociendo y concordando con la visión del modelo, no trabajan…, profesan su vocación.
Los adscriptos, amén de cumplir con su rol también educan. Pues hacen de un recreo o una hora libre, un momento útil para “conversar” y conocer a los alumnos. Los vínculos son casi personalizados.
Por su parte, las cocineras y las auxiliares de limpieza dan lo mejor de sí a la hora de confeccionar el almuerzo o dedicarse al aseo y presentación de los espacios.
Los estudiantes, orgullosos de su uniforme marchan todas las mañanas (durante seis días a la semana) a ese amigable centro de referencia, donde cultivan el intelecto, el físico y el espíritu.
Y los padres, apoyan al liceo manteniéndose al tanto de las actividades de sus hijos, respondiendo cuando por algún motivo son llamados, así como integrando activamente las “comisiones de padres”. Son padres presentes, el modelo lo demanda.

La cosa es bien clara, allí se va a estudiar. Los alumnos se llevan tareas domiciliarias y son calificados  mediante “orales” y pruebas “escritas”. Y si las cosas no andan bien, hay clases de apoyo. El rendimiento académico es una exigencia.

Además se les enseña a ser responsables, a respetar y a ser buenos compañeros. Se trasmiten valores, a la vez que se combaten las propensiones negativas del ser humano (indisciplina, falta de voluntad, indolencia, intolerancia y el desaliento). Pero ¡ojo!, también se divierten: van al cine, al teatro, organizan bailes, acampan y practican deportes.

En estos liceos, nada queda librado al azar. El primer día de clases los padres y alumnos son recibidos, saludados y bienvenidos. No es un día más. Es normal que durante el año organicen “Un día en Familia”, en el que profesores, alumnos y padres comparten un almuerzo al aire libre. Los chicos se divierten, mientras que los padres conocen el liceo y se relacionan entre ellos. También lo es, que quince días antes del empezar de clases, comience moverse el avispero para tener todo pronto el día de inicio de los cursos. Nada se improvisa.
En los, no bien ponderados, “liceos públicos de gestión privada” es evidente la capacidad y liderazgo de sus directores, la vocación de los docentes y el espíritu de superación de los alumnos.

El común denominador en ellos es: el trabajo en equipo, la convicción de que “se puede”, la motivación, el compromiso con la tarea, el sentido de pertenencia y la búsqueda de la excelencia.

Ahora bien, lo incomprensible es que a pesar de estas realidades, la primera piedra contra el modelo la haya lanzada la directora general de Secundaria, inspectora Celsa Puente, quien manifestó sentir preocupación (?) por los liceos públicos de gestión privada, advirtiendo que los buenos resultados de estos centros eran producto de una preselección de los estudiantes. Los cascotes, que no se hicieron esperar, vinieron desde A.D.E.S. Montevideo, cuando su presidente, el Prof. Emiliano Mandacen, cortó grueso manifestando que “en esos centros no enseñan nada, son una especie de contención social (?)".

¿Cómo se explican estas actitudes, de por si negativas? En sus condiciones, ¿no tendrían que autocriticar el sistema, para entender por qué no está funcionando? Nunca hubo más presupuesto que en estos años, los docentes provienen de los mismos semilleros y los jóvenes son todos iguales. ¿Qué es lo que tranca? ¿Qué se tiene que cambiar para que los liceos públicos, por lo menos se parezcan a sus pares cuestionados? ¡No es honesto, no es inteligente y no es sano actuar así!

Menos mal que la señora ministro de Educación y Cultura, Dra. Mª Julia Muñoz, refutó estos reaccionarios conceptos, expresando que “desearía que todos los liceos públicos del país fueran como el Jubilar”. Por el futuro de nuestro país, es de esperar que luche y logre materializar su deseo.

Tengamos presente que el Estado es quien debe garantizar la educación de nuestros jóvenes, mediante su desarrollo intelectual, físico, psíquico, ético y social (Ley nº 18.437). Este modelo más que de “gestión privada”, es casi de “autogestión”. Y cuando la sociedad apela a ella, habla mal del garante.

Luis Eduardo

Comentarios

7 Replies to “¿Qué hace a los liceos Jubilar, Impulso, Providencia, Francisco y Militar, diferentes a los demás?”

  1. Avatar Graciela dice:

    Creo que este artículo plantea una realidad posible en toda la enseñanza. En vez de generar oposición por instituciones que realmente funcionan y cumplen sus objetivos, habría que observar cómo lo logran y ponerlo en práctica. Son centros de enseñanzas ubicados en un contexto crítico. La diferencia es que aquí los jóvenes se sienten tratados como personas que merecen ser escuchados y educados y ven en sus mayores también personas que gastan su vida para que ellos hagan la diferencia. Ser el día de mañana personas que no sólo "saben", sino con valores que hagan la diferencia, "granito de arena" que todos tendríamos que poner para que la sociedad cambie violencia por solidaridad, agresión por respeto, puño cerrado por mano abierta dispuesta a servir a los demás.

  2. Avatar Anonimo Petez dice:

    Gracias por tomarte el tiempo de escribir sobre el
    principal problema de nuestra sociedad.!!!

  3. Avatar Nicolas dice:

    Concuerdo con Celsa Puente, una de las claves del éxito puede estar en la Pre-Selección de estudiantes. Y digo que puede ser una de las claves y no la única. Pero sin duda que la Pre-Selección es una variable determinante de varios aspectos que pueden favorecer y mucho el éxito de estos centros. Sin duda que la gestión sea otro elemento muy importante y determinante del clima laboral e institucional y el sentido de pertenencia docente. Pero si se selecciona no se puede poner como modelo de la educación del país, porque lo que nos da dolor de cabeza son los que menos posibilidades tienen de institucionalizarse, es decir, de pertenecer a la colectividad educativa. Cuando se selecciona, es infinitamente más fácil que cuando no se selecciona, porque cuando no se selecciona, la complejidad es mayor, requiere de un abordaje interinstitucional e interdiciplinario, y todos los inter que se encuentren, los desafíos son inimaginables y estos alteran con más facilidad cualquier planificación, estructura, clima laboral e institucional. Estas instituciones, modelo integrador de gente que no puede ir a liceos privados, y que tienen suerte de ser elegidos por sus condiciones para no alterar tanto el orden modélico que se quiere instalar. Estas intituciones, modelo excluyente de los que no cuentan con esas condiciones que la institución pretende. La institución educativa debe adaptarse a la complejidad de las realidades sociales, y no al revés. En este caso, el éxito está en que van personas adaptables al modelo. Queda mucha gente afuera.

  4. Avatar Marie dice:

    Estimado Nicolás

    lo que realizan estas nobles instituciones, poniendo también en primer lugar al Liceo Militar, es tener el requisito previo de COMPROMISO por parte de la familia y del educando,

    es necesario comprobar que no es sólo un arranque del momento que luego no se sostiene, porque el principal perjudicado es el propio niño- adolescente y todos los demás que quedan sin la oportunidad de concurrir y tener un futuro mas venturoso.

    es un tema de JUSTICIA en la distribución de los recursos púbilcos.

    Además, en el caso del Liceo Militar, liceo público de gestión estatal, el postulante debe tener una destacadísima escolaridad y además rendir una prueba de ingreso.

    Quisiera que las autoridades educativas, y los gremios tan prestos a denostar, reconocieran que también en la los liceos públicos de gestión estatal se restringe el ingreso.

    ¿Se tiene conocimiento que a un estudiante le puede tocar en suerte un liceo lejos de su hogar? porque los cupos van a sorteo.

    ¿se sabe que la familia debe de disponer miles de pesos para el uniforme, con determinado logo y comprado en determinado comercio?

    sin mencionar dinero para la mochila, los útiles, los cuadernos, y dinero para la merienda.

    es decir,el liceo estatal selecciona, tanto en el caso del Militar por la excelencia, también selecciona a las familias, ya que expulsa a las que no pueden sostener los gastos,(o inversión), más la dedicación que necesita un joven que tiene el DEBER de educarse para tener un futuro digno.

    saludos atentos

    marie g.

  5. Avatar Nicolás dice:

    La pregunta es qué hace diferentes a estos 5 liceos de los demas. Que son nobles, buena gente, buenos gestores, no lo discuto. Me pregunto, qué define a un liceo como público? No depende de q sea estatal, porque podrian haber liceos no estatales pero públicos (cosa q acá no existe). Un liceo es público si garantiza el derecho a acceder libremente a la educación con independencia de: diferencias culturales, sociales, economicas, y con independencia del compromiso q los usuarios y sus familias tengan. Que sea publico depende de la disposición a integrar las mas diversas realidades, depende del grado de restricción de perfiles de ingreso y del grado de pluralidad, del grado de complejidad q esten dispuestos a asumir. En uruguay los liceos públicos son financiados por toda la sociedad. Estos liceos no son públicos a pesar de q son financiados por toda la sociedad. Los financia toda la sociedad, en tanto los q lo financian obtienen exoneraciones impositivas, q dejan de ser volcadas al estado y la sociedad toda y van a estos liceos privados (a excepcion del militar q depende del ministerio de defensa y no de ANEP). Son privados aunque gratuitos para los usuarios, pero pagos por la sociedad a traves de las exoneraciones impositivas q reciben los donantes o financistas. Son privados porque son restrictivos y el ingreso y permanencia depende del derecho de admision q aplican en ellos. Cosa q no se hace en los de la ANEP, donde se habilita el ingreso a todos sin filtro y mas alla del compromiso de las familias y alumnos. Otro tema es la mala calidad educativa, el ausentismo docente y su falta de compromiso, etc. Pero estos liceos, se la hacen facil con su derecho de admision segun la variable "compromiso". ¿Quien se compromete con la educacion de los menos comprometidos con la institucion educativa pero más comprometidos sociales?

  6. Avatar Marie dice:

    Estimado Nicolás

    Me voy a referir al punto "Los financia toda la sociedad, en tanto los q lo financian obtienen exoneraciones impositivas, q dejan de ser volcadas al estado y la sociedad toda y van a estos liceos privados"

    Conozco de cerca la experiencia del Liceo Jubilar, y además del aporte de empresas, también se sostiene por el aporte de particulares, con su trabajo, su vocación de servicio y además de dar dinero de su bolsillo.

    Te sugiero que visites alguna de estas instituciones educativas, sin preconceptos y lo compruebes por ti mismo. Te puedes sorprender.

    te saluda,

    marie

  7. Avatar Nicolás dice:

    Estimada mary, su respuesta no refuta ni reafirma nada de lo que comenté. Me alegro que encuentren donantes particulares, las escuelas públicas además del apoyo estatal también lo precisan y a veces obtienen pequeños fondos de las comisiones de padres… experiencias exitosas de colegios privados son necesarias, como lo logran estos centros, solo q al reservarse el derecho de admision se tragan (o repelen) a los q desafiarían su éxito, no admiten a los menos comprometidos con la educacion, entonces: ¿como puede ponerse como modelo educativo de un país a instituciones privadas q no contemplan la complejidad del país y la amplia diversidad de conflictivas educativas, emocionales y sociales q existen en uruguay?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas