Javier Calvelo/ URUGUAY/ MONTEVIDEO/ En pizarras la cotización del dolar subió a 29 pesos uruguayos para la compra y 30 para la venta. En lo que va del año el peso ha perdido 18,78% en relación a la divisa estadounidense, en tanto la inflación supera el 9% en 12 meses a setiembre. En la foto: Dolar estadounidense. Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos 20151022 dia jueves adhocFotos

La inflación bajó en febrero, pero permanece arriba de 8%: ¿Cuáles son las perspectivas para este año?

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

EMILIANO COTELO (EC): El Instituto Nacional de Estadística informó ayer que el IPC subió 0,6% en febrero. Con ese dato mensual, la inflación de los últimos doce meses se ubicó en 8,3%, bajando frente a los registros de los meses anteriores. 

¿Qué lectura se puede hacUruguayer de este último dato de inflación? ¿Cómo puede incidir en la dinámica inflacionaria de los próximos meses la suba que está teniendo el dólar en las últimas jornadas? ¿Qué puede esperarse en materia de precios para este 2020 que recién arranca? Les proponemos conversarlo con la economista Florencia Carriquiry, de la firma Exante.

ROMINA ANDRIOLI (RA): Florencia, 2019 cerró con una inflación muy cercana al 9% y, pese a que no hubo ajustes de tarifas en enero, la inflación se mantuvo en esos niveles al inicio de este año. Sin embargo, como marcaba Emiliano, las cifras que se conocieron ayer marcaron un descenso de la inflación en febrero, hacia 8,3%… ¿era esperada esta baja de la inflación el mes pasado? ¿cómo vieron estos últimos datos del IPC que se divulgaron ayer? 

FLORENCIA CARRIQUIRY (FC): Sí, es como tu decís. Sobre el final de 2019 habíamos visto un aumento de la inflación, que cerró el año pasado en 8,8%. Luego en enero no hubo ajuste de tarifas, pero la reversión de los programas de bonificación de la tarifa de UTE de los últimos meses de 2019 supuso igual un aumento importante de los precios de la electricidad. Y eso, junto con el aumento del boleto de ómnibus y la tarifa del taxi implicaron una inflación igualmente alta en el primer mes del año. De allí que la inflación cediera apenas 1 décima en enero, hasta 8,7%. En febrero, en cambio, el IPC subió 0,6%, como comentaba Emiliano al inicio… fue un registro 4 décimas menor al de enero de 2019. Y por eso en términos de doce meses la inflación bajó y se ubicó en 8,3%. 

En términos generales, las cifras estuvieron muy en línea con lo que estábamos esperando. Nuestro pronóstico de hecho era de una inflación de 0,7% en el mes, es decir, apenas superior al 0,6% observado. 

RA – ¿Y cómo se explicó la baja de la inflación el mes pasado? 

FC – Esencialmente la baja de la inflación en febrero se explicó por dos motivos… Por un lado y principalmente vimos un descenso significativo de los precios las carnes, que ya teníamos contemplado en nuestras proyecciones, pero que fue incluso algo mayor… Concretamente el precio de las carnes bajó 2,7% en el mes y de esa manera la inflación anual en las carnes disminuyó de 31,7% en enero a 27,8% el mes pasado. Sigue siendo muy alta, porque venimos de un segundo semestre de 2019 en el que vimos alzas muy importantes en los precios de la carne pero comenzó a cambiar de signo a raíz de los problemas en China y eso contribuyó de forma importante a una menor inflación el mes pasado. 

Y por otra parte los precios de las frutas y verduras subieron en febrero, pero la suba (de 1%) fue muy inferior a la que se había observado en febrero de 2019, cuando vimos un alza de más de 5% en los precios de estos productos… De allí que la inflación anual en frutas y verduras volvió a bajar y paso a ser negativa en los últimos doce meses… Eso también incidió en el descenso de la inflación en febrero. 

RA – Florencia, recién comentabas de la incidencia de las carnes, que sabemos es un producto en el que la realidad del mercado externo ha cambiado muy drásticamente en este comienzo de año. Ahora, ¿qué sucedió a nivel de los precios de los demás bienes que se exportan o que se importan y que se ven impactados directamente por el dólar? Te pregunto porque en febrero el tipo de cambio tuvo un alza importante, ¿verdad? 

FC – Efectivamente, después de un par de meses sin aumento del tipo de cambio (e incluso con una baja leve), en febrero el dólar volvió a tener un impulso y subió casi 2% en el promedio del mes. 

Sin embargo, la inflación transable no reflejó esta suba sino que fue incluso negativa en 0,3% en febrero… Claramente en esto fue determinante la caída de los precios de las carnes, pero a nivel de otros productos tampoco vimos alzas de precios muy generalizadas. Algunos alimentos, como los panificados y los lácteos tuvieron subas significativas… de 0,7% en los lácteos y de 1,2% en los panificados, pero luego en otros rubros transables los aumentos tendieron a ser moderados…Por eso la inflación transable en términos anuales bajó en febrero, aunque sigue arriba del 11%. 

RA – ¿Y qué pasó con los demás precios? 

FC – En el componente “no transable” febrero suele ser un mes de inflación relativamente alta y este año no fue la excepción. Los precios no transables subieron 1,5% en promedio (en línea con lo que esperábamos), recogiendo aumentos importantes en varios rubros… Como suele pasar en febrero se registra el ajuste del servicio doméstico (que corresponde a enero, pero se paga en febrero) y los aumentos de la enseñanza por ejemplo. Y este año también vimos una incidencia importante del incremento del precio del tabaco, que al haber ajustado a mediados de enero incidió también en febrero. De esta manera, la inflación no transable subió tres décimas y superó el 9% el mes pasado.

RA – Florencia, en la carta que le hizo llegar recientemente la nueva OPP a las empresas públicas, solicitando información para el ajuste de las tarifas, las nuevas autoridades dieron una primera pista de lo que esperan en términos de inflación y de dólar este año. Concretamente, se plantea una inflación promedio anual de 8,7% y un tipo de cambio de $40,70 (también en el promedio del año). ¿Eso está en línea con lo que esperan en Exante? ¿Qué proyecciones están manejando para 2020?

FC – En términos generales podemos decir que sí, son pronósticos bastante consistentes con lo que hoy por hoy estamos manejando en Exante. Como hemos comentado otras veces, nuestras proyecciones apuntan a un dólar cerrando el año en $42 y a una inflación en torno a 8,5% al cierre del año. Y en términos de promedio anual tenemos pronósticos muy similares a los que planteó la OPP tanto para el dólar como para la inflación. 

Ahora, estamos en días muy movidos… con lo cual estos pronósticos hoy son particularmente inciertos… 

RA – Justamente, Florencia, antes de terminar, ¿cómo están viendo el salto que tuvo el dólar en las últimas jornadas? ¿Los desarrollos recientes pueden terminar impactando en el escenario de proyección que vienen manejando?  

FC – Como decía, estamos en jornadas muy convulsionadas en los mercados financieros a nivel global. La semana pasada conversaban con Luciano acerca de los impactos que está teniendo la propagación el coronavirus en las bolsas, en las tasas de interés, en el valor del dólar y hasta en los precios de los commodities. Ayer justamente tuvimos un nuevo salto del dólar en Uruguay, que tuvo la mayor suba diaria desde agosto del año pasado y cerró arriba de los $40. Esta trayectoria del tipo de cambio, si se mantiene, va a suponer seguramente mayores niveles de inflación en próximos meses… tengamos presente además que este mes veremos además finalmente los ajustes de tarifas postergados… con lo cual con una proyección de inflación que ya se ubicaba en torno al 9% en la primera parte del año, este nuevo contexto supone un riesgo mayor de que la inflación se acerque al 10% en estos próximos meses. 

En definitiva, Romina, es claro que estamos ante un shock externo negativo… aún hay mucha incertidumbre para adelante y por el momento no hemos modificado los pronósticos (seguramente esperaremos a que pasen los días de mayor volatilidad para evaluarlo), pero es claro que el mundo se está tornando más negativo y que podemos terminar viendo un 2020 con una suba del dólar mayor, más inflación y menor actividad económica de lo que veníamos esperando.

***

Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

Gabriela Pintos

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido