Nicolás Rodríguez/adhoc Fotos

AUF: En diciembre se inaugura “innovador” sistema de reconocimiento facial para prevenir violencia en el fútbol

La Asociación Uruguaya de Fútbol presentó ayer su plan de seguridad para la próxima temporada. En diálogo con En Perspectiva, el neutral Ignacio Alonso, detalló el funcionamiento de un sistema de cámaras con reconocimiento facial será que financiado a través de un fideicomiso. El plan incluye la elaboración de lista negras con las personas procesadas por hechos vinculados a la violencia en el deporte y equipos de seguridad de los propios clubes, cuya función será la “persuasión” de las hinchadas ante posibles disturbios.

EN PERSPECTIVA
Viernes 07.08.2015

EMILIANO COTELO (EC) —La Asociación Uruguaya de Fútbol [AUF] dio a conocer ayer su plan de seguridad para la próxima temporada, lo que permite que el Torneo Apertura comience, tal cual estaba previsto, el sábado 15 de agosto.

Las medidas fueron presentadas ante la Comisión para la Erradicación de la Violencia en el Deporte e incluyen algunas novedades. Se implementará el tantas veces mencionado sistema de reconocimiento facial de hinchas violentos, se colocará seguridad privada en las canchas y se podrá elaborar listas de personas que tengan prohibida la entrada a los estadios.

¿Estamos ante el cambio que se viene aguardando hace años? ¿Se concreta ahora todo esto, que se anunció varias veces? Vamos a conversar con Ignacio Alonso, neutral de la AUF.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —Empecemos por una de las medidas que se da como principales, esto de la implementación de las cámaras de reconocimiento facial. ¿Cuándo van a estar operativas estas famosas cámaras de las que tanto venimos hablando?

IGNACIO ALONSO (IA) —De acuerdo al programa que estamos manejando, podríamos pensar en la aplicación del sistema sobre el mes de diciembre de este año. En este momento estamos en la etapa de prueba de los diferentes sistemas que propusieron cada una de las empresas que participan de la licitación. El sábado pasado, en ocasión del partido que disputaron Peñarol y Málaga, se hizo la segunda prueba solicitada por una de las empresas y ahora, en la primera fecha del campeonato uruguayo, seguramente se esté realizando la tercera. Con esto cerraríamos una etapa de evaluación a partir de pruebas en campo directo. Ahí pasaríamos ya directamente a la etapa de elección final y asignación para la adjudicación de la licitación.

RA —¿Cuánto puede llevar eso?

IA —Calculale que unos 20 más para elegir la empresa y ahí entra una etapa de compra, la firma del contrato, tendrías que empezar a pensar que hay una serie de obras civiles que son necesarias para la aplicación del sistema. Este es un sistema que necesita una plataforma de transmisión de datos muy fuerte, tenés que trabajar con imágenes de altísima definición y un cruzamiento de bases de datos muy importante, entonces necesitás un anillo perimetral de fibra óptica en el Estadio Centenario cuya instalación tiene su complejidad. A partir de ahí se colocan las cámaras en el estadio…

RA —¿Pero cuándo podrían verse efectivamente estas imágenes y comenzar a utilizarse el sistema como tal?

IA —Como te decía, nosotros estimamos que en el mes de diciembre podemos estar realizando ya los primeros trabajos con este sistema.

EC —Usted hablaba del Estadio Centenario, mencionaba obras que se necesitan hacer allí, ¿qué pasa con las otras canchas?

IA —Nosotros ayer nos presentamos en el ministerio ante la comisión justamente para hablar del Estadio Centenario y del sistema móvil que se aplica en otras canchas. Respecto a las canchas de Nacional y Peñarol el cronograma lo van a sacar las instituciones.

EC —¿Pero por lo menos se supone que van a coincidir con este, que van a estar manejando plazos similares? El Parque Central, que es el que ya existe, y el estadio de Peñarol cuando se inaugure, ¿van a tener toda esta tecnología?

IA —Reuniones que han tenido los clubes con el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez coincidieron en la necesidad de aplicar este sistema. Incluso hemos tenido reuniones de trabajo conjunto con Nacional y Peñarol para armar un fideicomiso que permita el financiamiento de este sistema y los equipos se comprometieron a aplicarlo.

EC —¿Y en las otras canchas?

IA —Para las otras canchas está prevista en la licitación la compra de equipamiento móvil que permita la atención de los partidos en los que sea necesario con ese sistema móvil, que tiene sus características especiales, por lo tanto vamos a estar cubriéndolas. No es tan necesaria la aplicación del sistema en las otras canchas como sí lo es en el Estadio Centenario. Sí es necesario en determinado número de partidos anuales, puntuales, que se realizan y tienen un grado de riesgo superior al normal o al de la media.

WILMAR AMARAL (WA) —En los últimos años siempre el factor económico fue un impedimento a la hora de la instalación de las cámaras, ¿cómo se va a financiar en esta oportunidad?

IA —Yo te diría que no es que haya sido un impedimento, nosotros desde el primer momento en el que se manejó esto, que fue por abril del año pasado, manejamos la alta complejidad que tenía el sistema.

Primero, desde el punto de vista técnico es algo que es innovador en el país y la región, creo que se va a aplicar un sistema similar, recién está en pañales, en Argentina a partir de un plan de 22 estadios que se va a dar, pero más adelante. Teníamos que bajar un poco a tierra toda esa complejidad, tuvimos que contratar a una consultora especializada y arrancar un proceso de licitación que no es fácil, porque se da a partir de un complejo sistema técnico al cual no estamos acostumbrados en el fútbol uruguayo. A partir de eso se fue dando un proceso que fue bastante engorroso. Lo económico también es una restricción porque nuestra asociación no tiene disponibilidades o reservas suficientes como para encarar una compra de esta envergadura. Por lo tanto vamos a tener que armar un sistema basado en un fideicomiso, con financiamiento de la inversión inicial y una tasa de seguridad aplicable a los partidos que permita un repago en un período sensato de cinco o seis años, que cubra la vida útil del equipamiento que se adquiere.

WA —¿Esa tasa será aplicada al precio de las entradas de los partidos?

IA —Esa tasa va a estar aplicada en el concepto clásico de tasa como una contraprestación a un servicio de seguridad que se dé en los partidos cubiertos por el sistema.

RA —Respecto al derecho de admisión, un tema también muy discutido y en algunos casos resistido por los dirigentes de los clubes, que señalaban que no era responsabilidad de ellos establecer esta lista de admisión. Sin embargo es un aspecto que va directamente vinculado con el uso de las cámaras. ¿Qué cambio se concretaron para poder decir que efectivamente se va a aplicar el derecho de admisión?

IA —Primero quiero hacer una aclaración como dirigente de fútbol: no es que nosotros nos neguemos a armar o colaborar con el armado de listados, nosotros nos negamos a ejercer directamente [el derecho de admisión] con los dirigentes en la puerta, señalando o deteniendo a personas que supuestamente no debieran entrar a la cancha. Creo que por la propia naturaleza del hecho es entendible el por qué nosotros no debemos hacerlo en la puerta.

Creo que lo que va a permitir este sistema es justamente la posibilidad de aplicar, con una herramienta técnica sólida, el derecho de admisión. Nosotros vamos a armar una “lista negra”, como se utiliza en los países avanzados -más particularmente en Inglaterra—… con los procesados por la Justicia penal o la de faltas por hechos vinculados a la organización de partidos, por aportes anónimos de dirigentes o de gente vinculada a la seguridad de los espectáculos, y esa lista a partir de la aplicación de este sistema que reconoce 90 rostros por segundo a una distancia muy adecuada de los puntos de ingreso de los estadios, va a poder disparar alarmas que va a manejar la propia Policía a través de dispositivos móviles, con la posibilidad de detención de esa persona que está entrando al estadio, y a partir de eso se genera la imposibilidad a esa persona de entrar. Además, desde adentro del estadio va a haber un sistema de monitoreo que va a generar también el reconocimiento de estas personas y si alguien se pudiera haber escapado, que es altamente improbable, también se le va a estar detectando.

Además el propio sistema, por las características que tiene, genera un factor de persuasión en la conducta de las personas porque genera una prueba contundente a la hora del material necesario para la Justica y el proceso judicial. Creemos que esto va a tener consecuencias muy importantes no solamente en impedir que las personas entren sino también en que a alguna que se le pase por la cabeza cometer un acto inapropiado cambie su postura y su comportamiento dentro del propio estadio.

WA —Otro punto importante en el proyecto es que se pretende darles más protagonismo a los guardias privados, de hecho se pretende que tomen algunas tareas que hoy realiza la policía. Dentro de los guardias privados puede haber referentes de los clubes, hinchas identificados que puedan colaborar con la seguridad. No dice que se pueda dejar de lado a quienes puedan tener antecedentes. ¿Cómo se va a controlar la tarea de estas personas que estén trabajando para los distintos clubes?

IA —Más que guardia privada sería equipo de seguridad vinculado a las instituciones, con cometidos específicos, que a veces no tienen por qué tener que ver con los de la guardia privada que está regida por el Registro Nacional de Empresas de Seguridad del Uruguay [RE.NA.EM.SE]. Hay un equipo en Uruguay que es Nacional que tiene su propia guardia privada, que trabaja a nivel de su estadio y de los partidos que le toca a Nacional de visitante, que tiene ese registro en RE.NA.EM.SE. Pero no es lo que se está proponiendo en este momento, más allá de que puede ser lo que se haga en el futuro.

Acá los equipos de seguridad van a estar preparados, van a tener una admisión por parte del Ministerio del Interior, que va a preparar un protocolo para esa admisión, y a su vez seguramente en el mes de setiembre, en coordinación con la Secretaría de Deporte que va a facilitar su llegada, se les esté dando preparación con la gente de Inglaterra que está especializada en un sistema muy avanzado.

A partir de esa capacitación inicial a los coordinadores de seguridad, más capacitaciones que se les van dando a los equipos, vamos a poder armar estos equipos, que tendrán cometidos puntuales que no son los de una fuerza de choque, son los de una fuerza de persuasión que tiene conocimiento de campo con su propia parcialidad, también el número surge de un coeficiente vinculado al número de gente que lleva cada equipo a los partidos…

Se va a mantener la guardia policial, seguramente en un número menor. Nosotros también estamos pensando, sí, reemplazar con algún guardia privado, que se ha venido trabajando en partidos de divisiones inferiores, para sustituir a la Policía en algunos puntos. En algunos otros puntos se nos exige policía por parte de los gremios que trabajan con la AUF, tanto la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol [AUDAF], el gremio de los árbitros, como el personal de recaudación. Pero va a haber una coexistencia entre los tres tipos de seguridad. El Ministerio del Interior ya hace unos cuantos años viene manejando la necesidad de ir retirando a los 222 del estadio por razones de seguridad nacional o departamental y es lógico que se vaya dando ese proceso de sustitución de la guardia policial.

Rodrigo Abelenda

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido