La Mesa Agropecuaria
Edición especial desde ExpoPrado celebró diez años acercando campo y ciudad

***

EC —Rosanna, ¿qué decís tú a propósito de los diez años de tu invento?

RD —Me parece que algunas de las cosas por las cuales no es del todo efectivo es que muchas veces el agro le habla al agro. Estuve hace poco en un congreso en Argentina en el que una persona de la ciudad hizo un stand-up ridiculizando cómo hablaba el sector agropecuario y que pretendía que el resto de la ciudad entendiera cuando se habla de rentas, de barbecho, de puente verde. Empezamos en un lenguaje todos los días y finalmente Emiliano lo termina diciendo, pero a base de diez años.

Entonces me parece que lo bueno de este espacio es eso, salir de lo común, en diez años hay unos cuantos que han pasado por aquí buscando una manera sencilla, decodificada, estudiando, preparando, aunque el tiempo se va y cuesta muchísimo hacer eso, dialogar, pero dialogar aportando información. Muchas veces hemos discutido si polemizando logramos hacer algo; a veces nos han dicho “estaba entreverado y ahora entiendo menos”, otros agradecen que haya debate.

En lo personal, nunca me planteé una expectativa de decir “de ahora en adelante todos los uruguayos van a entender o van a conocer”. Me parece que si esto no está acompañado por planes de estudio en la escuela y en el liceo para que los chiquilines entiendan que la leche no viene en un saché, que las cosas más elementales ocurren porque atrás hay un proceso productivo, que empieza en un lugar y termina en el otro, mientras no se visite el puerto, mientras no se visite más que la granjita esa que se prepara para la escuela y ven a los animalitos; mientras no se le dé la relevancia que tiene al proceso productivo, solamente con estos espacios no es suficiente.

Jamás me planteé una expectativa así. No creo que la palabra sea convencer, sino acercar e informar. En lo personal todas las familias que nos han abierto las puertas están escribiendo acá, me mandan por WhatsApp; estuve contando y nos quedaron tres departamentos por visitar, pero permanentemente tenemos las puertas abiertas para nutrirnos nosotros y nutrir hacia fuera. Y creo que hay muchísima gente en el interior que se siente respaldada por espacios de este tipo.

EC —Desde mi punto de vista, como decía Guillermo, no tengo la menor duda, yo aprendí, no es que no supiera nada del agro, pero en estos diez años aprendí muchísimo, no solamente por lo que se decía en estas mesas, no solamente por la preparación que realizábamos antes de cada una de ellas, sino también por las visitas que fuimos haciendo a la producción misma y que vamos a seguir haciendo.

Por otro lado, el equipo de En Perspectiva también se abrió a estos asuntos, a ese equipo le cambió la cabeza y eso desde el punto de vista del programa como programa periodístico de lunes a viernes, de 7 a 11 horas, que abarca una enorme variedad de asuntos, es muy relevante.

Y creo que hemos logrado, por lo menos parcialmente, el objetivo. Para eso me baso en los que recibimos permanentemente de los oyentes. Hoy estamos en el décimo aniversario y hay muchos mensajes muy cálidos, pero los que recibimos cada vez que hacemos uno de estos espacios, el tipo de participación que viene dan la pauta de que vamos avanzando. Incluso a partir de preguntas que pueden realizarse desde la ignorancia o desde los prejuicios, pero se ve con el ida y vuelta con esa gente que vamos logrando resultados a la escala que podemos lograr.

Como ejemplo de esos mensajes o de ese feedback, elijo este correo que nos envió José Rilla, Pepe Rilla, el historiador José Rilla. Dice: “Celebro con ustedes la década prodigiosa de la hoy llamada Mesa Agropecuaria. Hijo como soy del asfalto montevideano, la radio y la conversación en ella, intensa, afable, informada y exigente, me acercaron al mundo rural y empresarial de la manera más persuasiva y renovada que puede imaginarse. Lo agradezco mucho como el oyente obsesivo que me habita y no me abandona, como profesor que debe armar buenos relatos para sus alumnos y como ciudadano necesitado de explicaciones certeras y de uso público sobre temas complejos e importantes. Les deseo y espero muchos años más”.

Esto es fantástico. Ojo, no pretendo ni creo que todos los oyentes tengan esta evaluación. Pero con evaluaciones como esa ya estamos cumplidos. ¿O no?

RD —Sí, esas son las que alimentan. Por otro lado a veces cuando salís al interior, a un almacén o en el propio barrio en Montevideo o donde fuera, el otro extremo de personas, capaz no con la formación de Rilla, sino dueños de casa, talleres mecánicos, lo que fuera –es Montevideo y el interior donde se recibe eso–,quizás no se adopte o no se entienda el 100 %, pero sí ese diálogo que informa. Creo que lo cultural que ellos mencionaron es así, pero no creo que sea eterno ese divorcio del que se habla a veces. Se puede paliar, yo no me entrego.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *