La Mesa

¿Cuánto afecta el caso Astesiano la imagen y el liderazgo del presidente?

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Fotos: Mauricio Zina/ adhocFOTOS

La agenda política estuvo dominada en la última semana por la formalización de Alejandro Astesiano, ex jefe de la custodia personal del presidente Luis Lacalle Pou, que se encuentra en prisión preventiva por su presunta participación en una red que se encargaba de falsificar documentación para luego obtener pasaportes uruguayos para ciudadanos extranjeros.

El lunes 26, en su primera respuesta tras el arresto de Astesiano, el mandatario aseguró que la situación lo había sorprendido. En conferencia de prensa Lacalle Pou destacó que su custodia tuvo un desempeño «profesionalmente intachable» en las tareas que tenía a cargo. Además sostuvo que su ex custodio no tenía antecedentes penales.

“Me cuida a mí y a mi familia. No le entrego lo más preciado que tengo, que es mi familia, a una persona sobre la que pueda tener un indicio de que actúa por fuera de la Ley”, remarcó

Con el correr de los días, sin embargo, fueron conociéndose varios antecedentes penales de Astesiano. En sucesivas ruedas de prensa, el presidente explicó que al principio de su mandato fue informado sólo de las anotaciones policiales de Astesiano y que si hubiera sabido sobre los antecedentes penales, él habría tomado otra decisión respecto a su continuidad. Ester viernes y el domingo Lacalle Pou insistió en que Astesiano “traicionó su confianza”:

"Hablaba con un par de amigos… En la vida uno tiene formas de ser: sos confiado y estás expuesto a que fallen esa confianza, o sos un desconfiado y no te podés relacionar. Creo que la gente es buena, estoy convencido de que la mayor cantidad de gente es buena, lo que pasa es que confiar tiene estas cosas, que a veces te fallan”.

El presidente ha estado muy expuesto por este caso hace ya diez días. Ha tenido que responder preguntas sobre este tema en cada una de las actividades públicas a las que concurre. 

¿Cuánto afecta este caso la imagen y el liderazgo del presidente?

 

La Mesa de Análisis Político con Fernanda Boidi, Antonio Cardarello, Adolfo Garcé y Diego Luján.

Viene de:
¿Hasta qué punto los sindicatos deben tener injerencia en las políticas públicas?
Continúa en:
Los problemas de predicción en las encuestas… Y otros telegramas

Comentarios

One Reply to “¿Cuánto afecta el caso Astesiano la imagen y el liderazgo del presidente?”

  1. Avatar Rubén Nocetti dice:

    Con franqueza, hay dos afirmaciones que me provocaron cierto grado de asombro. Sé que aquí no se responden preguntas, pero aún así las dejo por si en otra mesa alguien decide tomarlas.

    A Fernanda Boidi: ¿no es un escándalo que afecta directamente al presidente? ¿El presidente es víctima? Aquí hay un hecho que está más allá de la investigación judicial de los pasaportes: es la designación misma de su custodio, y hoy tenemos la información suficiente para saber que él lo nombró y lo mantuvo teniendo advertencias y datos más que relevantes a pesar que le faltara el de su condena. Ese hecho responde a una actuación del presidente. Me remito a las dos intervenciones impecables de Martín Bueno en la tertulia de ayer (lunes); sugiero a quien no la escuchó, vayan allí, minuto 6´24, y luego en el 21´36 (son sólo seis minutos en total). ¿Cómo nos explica el presidente por qué toleró a esa persona en ese puesto? (y queda claro que el tema "sesgo" que advierte Luján, aquí no aplica). 

    A Adolfo Garcé: ¿puede compararse el escándalo Batlle-Bloomberg a esto? Fue un papelón mayúsculo con repercusión esperable, sobre todo del otro lado de la orilla, pero ¿afectó eso tanto la imagen que los uruguayos teníamos del presidente? Más bien pienso que lo advertimos todos como un hecho penoso por la difusión en sí, pero creo que muchos sintieron (hasta con humor) que dijo lo que otros tantos ya pensaban de uno y otro lado del río. Resumo, no creo que eso haya impactado negativamente en la visión del uruguayo promedio acerca de su presidente. Y agrego que a pesar de lo desafortunado del caso, ese "error" de Batlle es por lejos más comprensible y enmendable que el de Lacalle. Vuelvo a Martín Bueno: se trata de la credibilidad afectada, dado que no sabremos nunca por qué aceptó a esa persona a su lado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *