Cuentos infantiles sobre comunicación y respeto: Ganadores de nuestro concurso (II)

Primero presentamos el cuento que ganó el Premio de la Audiencia, es decir, aquel que obtuvo la mayor votación entre los oyentes en nuestra página web, donde podían leer los cuentos preseleccionados por el Jurado.

Se trata de La niña del autor con el seudónimo “Manuela Cangallo”. Lo escuchamos interpretado por Rosario Castellanos:

La maestra Amalia presentó a la niña al salón de clase. Todos quedaron asombrados. No se parecía en nada a los humanos. Les comentó que ella venía del planeta Próxima B. A la niña le tocó sentarse al lado de Juanito.

—Bo, gurisa, ¿por qué tenés una cola de ratón y orejas como de elefante? —preguntó Juanito Rosi.

—En Próxima B todos somos así. ¿Por qué aquí nadie tiene colas ni orejas grandes?

—Porque no somos ratones ni elefantes… somos humanos —respondió Juanito.

—Todos ustedes son feos —dijo Rafael.

—Feo serás vos… Deja a la niña tranquila. Ella es… es… es distinta.

—Horrible… —arremetió Rafael y le sacó la lengua.

La maestra Amalia quiso interrumpir, pero esperó a ver la reacción de Juanito. Juanito caminó hasta donde estaba la niña. Le tapó los oídos.

—No la insultes. ¿Por qué es horrible? ¿Por qué es de otro planeta?

La maestra hizo que se callaran. Hizo que todos se pusieran en círculo. Entre ellos había niños y niñas de distintas realidades sociales. Hizo que cada uno dijera su nombre. Les pidió que se pusieran las máscaras que ellos habían fabricado, días atrás, con goma y papel. Los niños reían. Nadie podía reconocerse.

—¿Y ahora? ¿Quiénes somos?

—Somos nosotros —gritaron.

Apenas se les veían los ojos a través de las máscaras.

—Niña, ¿te parecen feos?

—Sí —respondió.

Cuando terminó la clase, la niña se vio rodeada de sus compañeros. Reían. Nadie se insultaba.

¿Cuál es el nombre del autor que está detrás del seudónimo “Manuela Cangallo”? Se trata de Carlos Távara Ramírez.


También en este bloque, La Tertulia revela el primer, segundo y tercer puesto seleccionados en consenso por el Jurado, compuesto por Gonzalo Pérez del Castillo, Juan Grompone, Alcides Abella, Fernando Medina -del equipo de Oír con los Ojos-, y Alejandro Abal.

El tercer lugar es para el cuento enviado por Lucrecia y se titula Gigante.

Lo escuchamos interpretado en la voz de Rafael Mandressi:

La veo y me sorprendo. Una niña como un edificio de seis pisos. Una gigante. Si no fuese por su tamaño se parecería a Mariana, una compañera de clase. Pero Mariana es apenas más alta que yo, una niña común y corriente, aunque algunos se burlan de ella porque es muy grande.

La gigante me descubre.

–¡Un bicho asqueroso! –grita.

–¡Nada de bicho, soy una persona! –protesto.

Me estudia con atención.

–¿En este planeta hay seres inteligentes?

–Algo así.

–Ya veo –dice–, no conozco este mundo. Nuestra nave se averió y, mientras mis padres la reparan, salí a caminar.

–Ahora me explico. Venís de otro lugar, por eso sos tan grande.

–¿Grande?

–Sí, grande y un poco gordita.

Al principio se enoja, pero enseguida reacciona.

–En mi planeta el raro serías vos; un niño flaquito del tamaño de un insecto.

“El raro soy yo”, pienso, “¿Mariana diría lo mismo?”.

–Estás callado –observa la gigante.

–Pensaba en las diferencias.

–No entiendo.

–Bueno, resulta que en mi clase hay una niña que se llama…

En ese momento se escucha una voz y, aunque no logro oír bien, sé que la están llamando.

–Tengo que irme –dice mientras se aleja corriendo.

Después una estela de fuego cruza el cielo.

Hoy llegué temprano a la escuela. Cuando vi a Mariana me acerqué y le di el dibujo que había hecho. Era una nave espacial con una niña que se parecía mucho a ella.

–¿Por qué me lo das? –preguntó sorprendida.

–Quiero ser tu amigo.

Ella sonrió.

–Gracias.

–Gracias a vos –respondí–. ¿Sabés una cosa? Anoche soñé contigo.

La persona detrás del seudónimo es Fernando González.


El segundo premio no tiene título y el seudónimo de su autor es «Amartí»,

El cuento lo escuchamos en la voz de Rosario Castellanos:

Cuando tu papá te pide que saques la ropa de la lavadora, metés la mano adentro, tocás algo que se mueve, lo sacás pensando que es tu hámster y descubrís que es una extraterrestre, tu vida cambia para siempre.

Y ahí mismo se te llena la mente de preguntas.

¿No se marea en los lavarropas?

¿Habrá helados en su planeta? ¿Y galletitas?

¿Qué hay más allá del universo?

¿Dónde podré tomar clases de extraterrence?

Entendernos fue un poco complicado al principio, pero con el tiempo descubrí que cuando algo la hace feliz cierra sus tres ojos y suspira tan profundo que ¡achís!, siempre termina estornudando.

También comprendí que está mejor en el agua. La que no logra entenderlo es mi vecina que el otro día la encontró nadando en su bañera.

-¡Juaaan!, ¡Sacá a tu marciana de mi bañooo!- gritaba.

En fin, mi amiga sí que me entiende. Cuando me duele algo, sin que yo se lo diga, me acerca su mano de tres dedos y me alivia enseguidita. Yo creo que tiene superpoderes.

A veces me mira fijo, muy fijo, como tratando con todas sus fuerzas de comprender lo que le cuento. Y eso a mí me basta.

Ayer descubrí su nave escondida en el galpón del fondo.

El domingo nos vamos de pícnic a su planeta. Yo, por las dudas, llevo helado y galletitas.

¿Quién es “Amartí”? Andrea Martínez.


En el tramo final de este bloque dimos paso al trabajo ganador del Concurso de Cuentos de En Perspectiva, cuya consigna era «Cuentos infantiles sobre comunicación y respeto».

El cuento ganador se titula Cosa y Teo se conocen y fue escrito por un oyente bajo el seudónimo “Mintaka”.

El cuento ganador lo escuchamos en la voz de Bruno Carballo:

Teo amaba la Astronomía, pero como sus padres no podían comprarle un telescopio, debía estudiar el universo en su computadora.

Una noche, mientras exploraba la constelación de Orión, una lucecita saltó de la pantalla y se posó sobre su mano.

¿Cómo te llamas?, preguntó la lucecita.

Teo dio un salto atemorizado. Cuando se repuso, respondió vacilando, me llamo Teo, y antes de que pudiera salir del asombro, la lucecita le dijo: yo me llamo Cosa.

¿Cosa? balbuceó Teo ¡Qué nombre tan raro! COSA es cualquier COSA.

¡Yo no soy cualquier COSA!, protestó la lucecita.

Disculpa, no quise ofenderte, es que Cosa puede ser muchas COSAS, explicó Teo.

Sí, tienes razón, Cosa es un nombre muy versátil.

¿Versátil?, titubeó Teo.

Sí, versátil porque puede transformarse en muchas COSAS. Se puede convertir en SACO para abrazarte con amor en CASO de que sientas frío, o en una bandada de OCAS para llevarte volando donde tú quieras.

Y en ASCO, rió Teo, ¡como la sopa!

Veo que aprendes rápido y que no te gusta la sopa. Sin embargo te hará crecer y ponerte fuerte.

¿Y podré ir a Orión?

Claro ¿quieres ir? La conozco muy bien.

No tiene CASO, Cosa, dijo Teo con tristeza, no sé volar y no tengo OCAS.

No importa, Teo. Sólo tienes que ponerte el SACO, cerrar los ojos y desearlo con fuerza.

Teo dudó un instante, pero hizo CASO, cerró los ojos y pensó en Orión con mucha fuerza.

*

Esa noche, la Luna les sonrió cuando los vio pasar tomados de la mano.

Era una luna grande y redonda, como la luna de los cuentos.

¿Quién es “Mintaka”? Carlos Pantaleón Panaro.


La Tertulia de los Viernes con Gonzalo Pérez del Castillo, Alejandro Abal, Juan Grompone, Fernando Medina, Alcides Abella y Javier Castro.

[la_mesa type=»2″]

Candela Stewart

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido

[ep-ad code="mode_300x250_nota_mo_2"]