La Mesa

Fernando Pereira no descartó que su celular esté intervenido

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Foto: Pablo Vignali / adhocFOTOS

El presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, dijo ayer que no podía asegurar que su teléfono celular no estuviera intervenido para escuchar sus conversaciones. El comentario motivó varios reproches desde el Partido Nacional.

En una entrevista con FM del Sol, Pereira señaló que “no hay garantías” sobre la posibilidad de que no haya escuchas ilegales luego de que dos policias fueron sumariados y denunciados por acceder irregularmente a registros realizados a partir del sistema El Guardían.

A ese caso, Pereira agregó la imputación del ex comisario Carlos Taroco por su presunta participación en una “trama” para favorecer al ex senador Gustavo Penadés, en la causa por abuso sexual de menores en la que fue formalizado la semana pasada. En esa investigación privada se utilizó información del Sistema de Gestión de Seguridad Pública del Ministerio del Interior.

“¿Estoy en condiciones de decir que no tengo el teléfono pinchado? Yo no. La verdad que en otros momentos de Uruguay, incluso con gobiernos colorados y blancos, sentía cierta seguridad. Nunca me sentí perseguido ni yo ningún líder de la oposición. Hoy yo no podría decir que no tengo el teléfono pinchado. De hecho, se me corta cada pocos minutos”, lanzó Pereira.

El cuestionamiento provocó la respuesta de Nicolás Martinelli, director general del Ministerio del Interior, que escribió en su cuenta de X: “si no hay una orden de un juez y no cometió ningún ilícito, Pereira debería estar tranquilo”. “La interceptación legal” la “realiza el operador de telecomunicaciones, por esto la calidad del servicio no se ve afectada en lo absoluto”. "No se puede decir eso sin denunciarlo. Nos llama la atención que si sospecha eso no lo haya denunciado", añadió Martinelli.

La Mesa de los Jueves con Hernán Bonilla, Eleonora Navatta, Cecilia Eguiluz y Esteban Valenti.

Continúa en: Argentina: Escenario incierto a 72 horas de las elecciones

"La campaña por la "deuda justa" superó las 74.000 firmas"… y otros telegramas

Comentarios

3 Replies to “Fernando Pereira no descartó que su celular esté intervenido”

  1. Avatar carlos mato dice:

    no interesa que esté intervenido o no ,
    lo importante es que queda registro de cada operación y contenido de los celulares en todo momento
    los que los convierte en un bomba de tiempo para algunas actividades y/o personas
    saludos

  2. Avatar Leonardo Nidingas dice:

    ¿Es con fé que se salvan las instituciones? Hay cosas que están pasando y que van en el sentido esperable –y temible– cuando se generan archivos y dispositivos para acceder a ellos: Astesiano usaba las cámaras de la calle para espiar a la pareja de un conocido. Anduvieron siguiendo a Abdala desde que salió beodo de una fiesta hasta que chocó, pero no para castigarlo por su inconducta, sino para sacarle rédito político al hecho. Le pasaron a un policía los números de teléfono de menores de edad de un liceo para escucharlos. Contrataron a una empresa para espiar a dos senadores y sacarlos de un tema que estaban denunciando. Usaron datos de la policía para localizar a unos denunciantes del caso Penadés. Pincharon teléfonos para descubrir la maniobra (en este caso se usó para lo que se debe) y los audios se hicieron públicos (esto a mi, que soy viejo, me hace ruido del punto de vista legal). Si yo fuera Pereira, trataría de hablar por teléfono como si estuviera pinchado y mis conversaciones en cualquier momento se hicieran públicas. Por las dudas, no se que sepa que eso sucede, pero no se pierde nada cuidándose. ¿Será que si hacemos como que no sabemos que eso es posible, se salva la democracia? Quizá incluso es más probable salvarla planteando el problerma.

    Lo que dice Pereira tiene un poco de candidez, porque piensa en los pinchazos de teléfonos de la época de la dictadura, de cuando se decía pinchar porque se hacía pelando un cable y enchufando otro aparato en los cables pelados. Ahora está todo digitalizado: el "pinchazo" ahora consiste en que un servidor respalde en un disco duro todo el audio. No hay estática ni nada detectable para los incautos que hablan como si nadie los escuchara. Que Pereira se quede tranquilo de que cuando se espía a alguien, la calidad de la comunicación está garantizada. El espiado ni se entera.

    Que el FA ni sueñe con que si vuelve a gobernar en el 25, no va a tener episodios de este tipo. Este problema de quiénes y por qué acceden a nuestros registros llegó para quedarse. El generar registros de todo lo que se dice, por muchas leyes de "protección de datos" que se escriban, al final produce bancos de información a los que alguien tiene acceso. Es sólo cuestión de dar con el precio de ese alguien (dinero, favores recíprocos o incluso sobornos). La mejor forma de no ser espiado es que la vida de uno no le importe a nadie con suficiente poder. Esta sociedad en la que todo lo que hacemos o decimos es potencialmente público –y publicable sin que quien lo publica sufra consecuencias– nos tiene que enseñar a vivir a la defensiva y cuidarnos todo el tiempo. Por ejemplo, una conversación privada puede estar siendo registrada desde un bolsillo con un simple celular. En segundos esa conversación puede aparecer en las redes y quien la subió parece que, según se entiende ahora, no cometió ningún delito.

  3. Avatar Juan Torres dice:

    Se hizo énfasis en la charla en la responsabilidad institucional de Pereira por ser el Presidente del FA, no tanto, en realidad, casi nada, se puso foco en quien tiene el ejercicio real y legítimo sobre las instituciones.

    El comentario anterior de Leonardo enumeró varios asuntos con un aspecto constante, dicho aspecto no es otra cosa que corrupción flagrante desde adentro ¿entonces?

    La vulnerabilidad de las comunicaciones, los bancos de datos, las cámaras de vigilancia y otras cositas mas, es realmente obvia, quizás se esté naturalizando, tal vez también la corrupción.
    Aún así, vulnerabilidad y corrupción no son asuntos menores, parece entonces pertinente la pregunta:

    ¿era el tema los dichos de Pereira, de veras?

    Creo que como mucho, los dichos del susodicho, no son centrales sino subsidiarios al reiterado hecho importante en la escala de relevancia, o sea, nadie puede estar seguro de no ser espiado desde el estado y al margen de la ley por personas inescrupulosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *