Jueces rechazan “presión e injerencia” del ministro Heber por su respaldo a policías imputados por homicidio

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Este lunes comenzó en Durazno el juicio oral a dos policías, imputados por la muerte de un joven ocurrida en 2020.

Santiago Cor, el joven fallecido, murió en un siniestro de tránsito durante una persecución policial en agosto de 2020. La fiscal imputó a los dos agentes por los delitos de abuso innominado de funciones y homicidio simple, ya que consideró que la muerte se dio como “consecuencia directa” del accionar policial.

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, se hizo presente durante la audiencia a la que asistió para respaldar a los funcionarios policiales. A la salida, el jerarca habló con Telemundo:

La Policía, a nuestro juicio, trabajó muy bien. Están ahora en una audiencia por una solicitud de formalización que nosotros no entendemos. La Policía cumplió con la Ley de Procedimiento Policial.

Pocas horas después se conoció un comunicado de la Asociación de Magistrados del Uruguay (AMU) donde se expresó la preocupación de la gremial por el comportamiento del ministro.

“Tanto la presencia del jerarca en el lugar, como sus declaraciones públicas, respecto a que se trata de una ‘formalización que no entiende’ o que el juicio que se inicia es ‘un mal mensaje a la Policía’, generan preocupación a la AMU en la medida de que puede representar un intento de presión indebida a la jueza actuante y provocan una afectación de la fundamental separación de poderes”, dice el comunicado. 

Agrega: “La AMU rechaza cualquier intento de presión o injerencia sobre los jueces y juezas”.

 

La Tertulia de los Miércoles con Mariella Demarco, Agustín Iturralde, Valentina Perrotta y Óscar Sarlo.

 

Continúa en..

Miles de mujeres marcharon por el 8M sin distintivos vinculados con el referéndum

Aclaración de Oscar Sarlo respecto a comentarios que hizo el miércoles pasado… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • No puedo comprender cómo hubo tanto rechazo a la posición del ministro Heber en este caso. Según lo que se informó, unos policías estaban haciendo control de tránsito en Durazno, cuando le pidieron documentación a una persona que se trasladaba en moto, y éste se negó a darla, tras lo cual huyó, y en su alocada fuga se dio contra un árbol, matándose con el impacto. ¿Y es por eso que la Justicia quiere procesar a los policías bajo cargos de abuso de funciones y homicidio a título de dolo eventual? Me parece un disparate, y me parece correcto que el ministro manifieste su respaldo a sus funcionarios subalternos, aunque tal vez no debiera estar presente en el juzgado. No sólo por él, sino también por quienes entendemos que se debe respaldar el accionar de la Policía cuando no hay un exceso evidente. . Y éste no es como los casos, recientemente denunciados, de abusos sexuales de efectivos de la Guardia Republicana o similares. A mí, por ejemplo, hace ya varios años me citaron a una comisaría porque había una denuncia de atropellamiento a una persona y daban la matrícula de mi vehículo. Y allá concurrí, y resulta que los demás datos del vehículo (marca, modelo, color, etc,) no coincidían en nada con el mío. De todos modos, me obligaron a permanecer (en carácter de «demorado») mientras la Policía daba cuenta de los datos al juez competente, hasta que éste dio la orden de dejarme libre. Se dan cuenta que, si yo me hubiera retobado y hubiera tratado de irme alegando mi inocencia, seguro que me habrían retenido «a prepo» y me habrían mandado a un calabozo para que no me fugara. No estamos en tiempos de dictadura; el que no tenga culpas, no debe desacatar una orden momentánea de detención aunque le incomode en algo.

  • El presidente de la República querida Perrota , acaba de declarar que le da el » visto bueno » a la actitud de Heber…cada vez más cerca de la Monarquìa

  • El muchacho se asustó, huyó y fue perseguido ¿quién era? un vecino hijo de vecino en una pequeña ciudad donde la gente se conoce y la policía conoce a la gente; bastaba con irlo a buscar a la casa y ponerle la multa o lo que fuere para indagarlo, pero no Jorge, el gurí terminó MUERTO, cosas que suceden cuando falla la sensatez de quién DEBE actuar con estricto cuidado de la…sensatez.

    El Ministro «poniéndose la camiseta de la policía» es, por donde se lo mire, un reverendo dislate que denota total falta de liderazgo y desconocimiento de su función en la institución que debe encabezar.

    Acudir a la audiencia en el juzgado fue la frutilla del pastel, no hay otra lectura que en su apoyo a los indagados lo que hizo fue -como dicen los jueces- presionar desde su cargo en el Ejecutivo a integrantes legítimos del Poder Judicial, en un país democrático como el nuestro donde existe separación de Poderes.
    Un accionar vergonzoso para un Ministro de la República y para peor preocupación, respaldado especialmente por el Presidente.

  • Creo que en este caso se debe esperar a lo que dice el o la juez.
    No creo que la presencia del ministro Heber presione al poder judicial. Recordemos que en todos los juicios aparecen – cuando los muestra la televisión – familiares de victimas y victimarios, sindicatos con pancartas, etc.
    Una de las panelistas vio «la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio». Presumió que los policías se alejaron del procedimiento policial en la persecución…pero criticó la actitud de Heber. Seguramente los policías saben más que ella en la práctica lo que es el procedimiento policial.

  • La costumbre de opinar sobre procesos judiciales desde otros poderes del Estado no la está inaugurando Heber. Hace poco el presidente Lacalle estaba pidiendo un castigo ejemplarizante para un sonado caso de denuncia de violación. También Bonomi criticaba la levedad de los fallos penales y creo que ningún partido puede decir que no haya criticado procesos judiciales. ¿Pueden los jerarcas de otros poderes del Estado opinar sobre lo que hace el poder judicial? Y bueno, o pueden todos, o no puede ninguno.

    Comento al pasar algo que me tiene aterrado: sería bueno que si no queremos al Ejecutivo metido en temas judiciales, no sigamos fogoneando la idea de crear un Ministerio de Justicia. ¿O tendremos un Ministro de Justicia que no opine de justicia? Vamos mal con la independencia de poderes, eso es así, como estamos perdiendo también el respeto por la presunción de inocencia. Los principios de la institucionalidad republicana y liberal están en caída libre en Uruguay.

    Lo que no está bueno es plantear esto como que el ministro está «del lado de la policía». El ministro tiene que estar del lado de su conciencia y de la ley, que perfectamente pueden en este caso hacerlo pensar que los policías son inocentes. Pero no porque él «está con la policía», sino porque lo cree honestatmente en ese caso concreto.

    Respecto al caso, mejor esperar a ver qué hace la justicia. Dejo algunas preguntas, porque en esto tengo más preguntas que respuestas:

    1. ¿Qué dice la ley de procedimiento policial cuando hay un operativo de control de documentación y alguien se da a la fuga? ¿Quiénes de los que discuten sobre esto lo saben? ¿No tenían el deber de detenerlo? Yo francamente no lo sé.
    2. ¿Cómo sé yo si alguien uniformado de policía es realmente policía y no un delincuente que me quiere robar? Es una pregunta que muchas veces me he hecho. En Uruguay no me ha pasado de dudar, porque las pinzas de control por las que he pasado siempre han involucrado varios vehículos policiales y se estaban realizando a la luz del día, en un sitio abierto y con mucho público. Si esto no es así, uno puede huir porque realmente duda de que no lo estén robando o secuestrando. Recuerden el caso de Carrera en Buenos Aires. Un tipo al que lo iban a detener con un auto particular de particular, pensó que lo estaban robando, huyó, lo hirieron y atropelló a varias personas mientras estaba inconsciente al volante de su coche. Miren el documental de Piñeiro que vale la pena para ver hasta qué punto es importante que la policía siga estrictas normas de procedimiento.
    3.¿Hay derecho a huir de un control policial? ¿Para quiénes? ¿En qué circunstancias?
    4. Dejemos de lado el institnto primario de que como el muchacho murió y era un jóven, todo el mundo tiende a victimizarlo (vuelvo a lo anterior: el debate público hoy está intoxicado de emociones y tiene poco de racionalidad). Ese muchacho lanzado en loca carrera podría también haber atropellado a alguien que justo pasaba por ahí. Se puso en peligro él y puso en peligro a todo el que pasara por el lugar. Este estado de emotividad exacerbada con la que se discute no sé qué diría si el resultado hubiese sido una mujer o un niño atropellados al cruzar la calle. ¿Cambiaría el «viento» de la empatía?

    Es contrafáctico lo que pregunto al final, pero pienso que cualquier discusión sobre la justicia y la legalidad tiene que dejar de lado lo personal, la empatía (concepto tan de moda en el espacio público y que dificulta tanto la razón) y concentrarse en la generalidad y la capacidad de delimitar con precisión las normas. Si el procedimiento policial estaba razonablemente armado como para que fuera evidentemente policial (quiero decir, con varios vehículos policiales, en un lugar a la vista de todos, con muchos vehículos controlados, etc) entonces el factor desencadenante fue el no acatar la orden de detenerse ¿cierto? Porque supongo que si el muchacho se hubiera detenido, nada de esto habría pasado. ¿Donde empieza lo excepcional? La huída es donde uno de los actores quema el libreto que tiene que seguir y hace otra cosa. Eso no quiere decir que no sea un desenlace trágico y lamentable, pero eso no hace que el factor desencadenante sea la persecución.

    Si pretendemos que haya orden de no perseguir para evitar este tipo de desenlaces (lo cual tiene sus puntos a favor: por ejemplo el evitar que gente ajena a la persecución pueda ser embestida), eso tiene que ser claro para que todos sepamos los límites con los que podemos movernos. Capaz que un día yo justo salgo a conducir sin documentos porque me olvidé de mi billetera, valoro que éticamente lo que hago es una falta menor ya que el auto es legal, tengo licencia de conducir, respeto las normas a rajatabla, etc. y que prefiero intentar la huida a hacerme detener y pagar la multa por conducir sin papeles. ¿Puedo o no puedo? ¿Qué va a hacer la policía? ¿Puedo contar con que me va a dejar ir? ¿O capaz que me hago balear? Los derechos tienen que ser los mismos para todos y es importante que las reglas se conozcan a priori para que todos podamos jugar con ellas en igualdad de condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido