La Mesa Agropecuaria: Aprendiendo sobre la producción orgánica

La huertas instaladas en jardines e incluso en balcones en medio de la ciudad dejaron de ser una novedad. Talleres, cursos, cursillos, servicios a domicilio están a la orden del día.

La causa de esta tendencia es bien clara: el consumidor busca alimentos con garantías de inocuidad y asocia este concepto a la ausencia agroquímicos en la producción.

¿La producción orgánica garantiza inocuidad al consumidor? ¿Cuánto de lo que aquí se produce se realiza bajo esta modalidad?

La Mesa Agropecuaria, con Raquel Hernández, Adriana Zumarán, Federico Montes y Saturnino Nuñez.

[la_mesa type=»1″]

Gabriel Díaz

En los últimos 20 años he ejercido el periodismo narrativo y artesanal. Llevo conmigo una libreta, un lápiz y los sentidos que me quieran acompañar. Celebro los avances que nos hacen más fácil la vida. La computadora y el lavarropa lideran mi lista.

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • No se informa al consumidor sobre el contenido de agroquimicos en las frutas y verduras convencionales.

  • En Uruguay hace mas de 20 años que existe la red de agroecología (http://redagroecologia.uy/) , la cual es una organización independiente horizontal y autónoma, que nuclea productores, técnicos y consumidores orgánicos, y poseen experiencia en transición a sistemas agroecológicos y procesos de certificación participativa. Este debate queda inoperante, si no abren un espacio a la gente que cuenta con experiencia para nuestro país. Sugiero rearmar la mesa invitando a productores orgánicos de la red, que son los que tienen la experiencia de primera mano.
    saludos

  • Celebro que incorporen este tema en el programa. Pero coincido totalmente con Carro: faltan actores mucho más experientes en el tema (productores y técnicos), que pueden aportar una perspectiva más amplia a la vez que profunda de esto. Empezando en porqué deberíamos hablar de agroecología en vez de agricultura orgánica, incorporando además de la inocuidad de los productos/alimentos y la productividad/rentabilidad, la conservación y manejo de la biodiversidad predial y zonal, los aspectos sociales, la integración de los saberes locales, y la generación de mercados alternativos entre otros. Y no es «pecado»/malo hablar de ideología: hay postura ideológica en los propulsores de la agricultura convencional, en los de la agricultura integrada, y también en la agroecología. Y en nuestra forma de consumir, vivir, interactuar en el trabajo, barrio, etc. Saludos.

  • Muy pero muy lamentable y engañosa este debate. Sin ningún conocimiento práctico, ético y holístico. Justificar el uso de agrotóxicos por la creencia en límites seguros, es puro fatalismo. Ni la ignorancia puede ser una excusa, el mejor ejemplo es el glifosato: prevén oficialmente para el año 2030 que la mitad de los niños en el mundo padecerán de autismo – causado por el glifosato. Los límites de los agroquímicos se establecieron para justificar su uso – acaso, ¿puede existir un estudio científico que demuestra que la sopa de venenos que nos están vendiendo no causa problemas al largo de nuestra vida? Muchos estudios en todo el mundo ya demuestran que todos tenemos glifosato en nuestra sangre – involuntariamente. Comparando esto con la cafeína, cual es una elección personal, es absurdo.

    Como investigador en sistemas autosustentables naturales desde hace 22 años y productor de comida natural, les puedo certificar que en Uruguay se puede producir todo sin ningún tipo de agroquímicos. Inteligente es quien produce manzanas sin ningún tipo de venenos, y no el que las produce con 36 curas químicas que llevan las manzanas del super en promedio.

    También se olvidaron a mencionar la mortificación de los ecosistemas. Ya hay grandes zonas muertas en nuestro «Uruguay natural».

    Este debate trasmitió la idea de que una producción de alimentos sin ayuda sintética es imposible. Ya hay cientos de proyectos en Uruguay que demuestran lo contrario. ¿Se olvidan que nuestros antepasados producían y comían 100% natural?

    Un ex-productor de arroz de Lascano me confesó que «nos estamos matando con todos los venenos que tiramos». El agronegocio es sobre todo un negocio para la industria química y no para el productor. En la producción natural de alimentos gana sobre todo el productor. Y el no tiene una lobby como para hacer tanta propaganda para respaldar su producción a gran escala en la opinión pública.
    Esta idea de la mesa de en perspectiva es muy buena, pero esta vez fracasó por incompetencia, desconocimiento y por una conciencia desnaturalizada.

    Espero que en otras oportunidades se puede verificar y rectificar el imagen sobre la producción orgánica. Si queremos un futuro tiene que ser natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *