¿La situación de la mujer ha tenido cambios reales en la última década?

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Este viernes se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La convocatoria fue iniciada por el movimiento feminista latinoamericano en 1981, tomando como base la fecha en la que fueron asesinadas, en 1960, las tres hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), en República Dominicana.

Ante la proximidad de esta fecha, preguntamos: ¿Ha habido cambios reales en la situación de las mujeres en la última década?

La Tertulia de los Miércoles con Mariella Demarco, Teresa Herrera, Agustín Iturralde y Santiago Soto.

Viene de:
Fiscal de Corte resolvió que Fossati sigue a cargo del caso que involucra a Astesiano

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

3 Comentarios

  • Aplausos para Mariela y Teresa!! Ídolas!!

  • Como bien dijo la tertuliana Mariela en un baño de realismo: «…avanza a distintas velocidades…»
    También es cierto que hay una contra ofensiva religioso, político conservadora.
    Pero aunque a diferentes ritmos y con innumerables contratiempos, incluso con contradicciones; avanza y estoy convencido que no se va a detener, me parece justo que así sea.

  • La calificación de «ideología de género» a las posiciones que sostienen las últimas versiones de los movimientos feministas (acompañados por las corrientes de la diversidad sexual) no es cosa de posiciones religiosas ni políticas conservadoras. Parte del hecho que sostienen unas premisas a priori que consisten en negar la diferencia entre los sexos y postular que ello es una imposición de la sociedad machista heteropatriarcal. Y esto no es más que una formulación que se da de patadas con las reglas de la Biología, que se pueden observar en toda la escala biológica de los seres cuya reproducción se hace por sexos, no sólo a escala humana, sino en el reino animal e incluso en el reino vegetal. Existen diferencias anatómicas, fisiológicas, funcionales e incluso comportacionales. ateniéndonos sólo a la especie humana. es claro que son las mujeres, y no los varones, quienes se embarazan, gestan la nueva vida, la dan a luz, la recogen en su regazo y la amamantan, y para eso se requiere una actitud más pacífica y contemplativa. Los varones, en cambio, tienen una complexión física más robusta que los hace más aptos para la pelea en defensa del hogar (cosa que era imprescindible hasta históricamente hace poco tiempo) y la realización de la mayor parte de las tareas (la caza, la pesca, el labrado de la tierra, el manejo del ganado, las obras de construcción, la guerra, etc.) Y en lo concerniente a la relación amorosa, el varón tiende por instinto a ser conquistador, mientras que la mujer por similares razones tiende a mostrarse atractiva.
    Todas estas características fueron recogidas por las distintas civilizaciones a lo largo de la historia y en casi todos los lugares, mediante reglas que establecían las buenas costumbres y castigaban los abusos, pero esto, reitero, es consecuencia de aquellas diferencias y no la causa de las mismas. Y si bien siempre existieron transgresiones (violaciones, asesinato de mujeres, extorsión, etc.), su número estaba bastante acotado. Por ejemplo, hasta hace poco tiempo existía el concepto de que un hombre no podía pegarle a una mujer, y si lo hacía, era un acto de cobardía, motivo de vergüenza para quien lo hiciera.
    El mundo contemporáneo ha hecho que, no sólo las mujeres salgan al ámbito de trabajo a la para de los varones, sino que la mecanización masiva ha logrado que la fuerza física ya no resulte factor necesario para la mayor parte de las tareas. Lamentablemente, también nos hemos tornado más intolerantes y hasta violentos en nuestras relaciones humanas (con prescindencia de varón o mujer), con hechos que antes eran inconcebibles como agresión a maestros y profesores, a personal e la salud, o entre hinchadas deportivas, incluso dentro de una misma parcialidad. Es entonces en este ámbito que debemos considerar las medidas para eliminar o reducir la violencia, no sólo machista o contra menores, sino en general en todos los sectores sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido