La Mesa

¿Qué hacer con los inmuebles abandonados?

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

La Intendencia de Montevideo (IM) anunció este miércoles que el esqueleto del edificio inconcluso ubicado en la esquina de San José y Florida será entregado a la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam), para que la estructura sea demolida y allí se construya una cooperativa de viviendas. Ese edificio se mantenía inconcluso desde hace casi cuatro décadas y se había transformado en un foco de problemas para una zona que ha venido aggiornandose en los últimos años.

El edificio estaba en manos de la IM desde hace un año, cuando se completó un proceso judicial de expropiación que la comuna había iniciado en 2018. El inmueble tenía una deuda de tributos que alcanzaba a los 27 millones de dólares. Para compensar esa deuda, la comuna decidió hacerse con ese predio a través de la expropiación.

Esta semana el predio fue entregado a Fucvam mediante el Fondo Rotativo Solidario de Tierras en el que participan la comuna y las organizaciones de cooperativas de viviendas. Luego de que se define qué cooperativa recibirá el inmueble, ella tramita ante el Ministerio de Vivienda un préstamo para empezar a construir. Parte de ese crédito es destinado a la compra del predio cedido por la Intendencia, a un precio subsidiado. Ese dinero luego vuelve al fondo rotativo para que la comuna siga adquiriendo tierras

El jueves aquí En Perspectiva el director de Tierra y Hábitat de la IM sostuvo que la adjudicación de terrenos a cooperativas es una herramienta eficiente contra la “gentrificación” y el aumento del precio de la vivienda en algunos barrios, un fenómeno que “expulsa” gente, dijo Moreno.

"Como se hizo en el mercado agrícola. Cuando se mejoró toda esa zona del mercado agrícola, al mismo tiempo se generaron cooperativas con gente del barrio. Eso hizo que esa gente no sea expulsada después cuando el barrio mejoró. Para no quedar en esa dicotomía entre si yo lo mejoro expulso gente y si no lo mejoro no expulso gente, pero queda como estaba"

A raíz de este caso, ¿Qué hay que hacer con los inmuebles abandonados para que no arruinen parte de la ciudad? ¿Se debería poner límites a la propiedad privada en esos casos?

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Juan Grompone, Eleonora Navatta y Gonzalo Pérez del Castillo.

Viene de: Censo Uruguay 2023: Se estanca la población. ¿Qué hacer?

Continúa en: Cambio climático: "No hay ningún modelo matemático capaz de prevenir o predecir el comportamiento de las nubes"… y otros telegramas

Comentarios

One Reply to “¿Qué hacer con los inmuebles abandonados?”

  1. Avatar Jorge Laviano dice:

    Grompone le achacó el abandono de los inmuebles a las oficinas municipales, por el aspecto tributario. Hay otras razones, aparte de ésas, que pueden traer similares consecuencias. Está, por ejemplo, el problema de los trámites sucesorios, que son caros y llevan tiempo. Cuando el propietario es una sola persona física (o do, o tres, y que se llevan bien), no hay problema en la conservación del bien. Pero cuando fallece uno de ellos, los herederos tienen que pedir la apertura de la sucesión, y seguir el trámite respectivo, hasta ser consagrados como propietarios de la parte que les corresponda. Y todavía se complica si fallecen los otros propietarios originales (hay que abrir una sucesión por cada uno de ellos), y a menudo pasa que todas las partes no se llevan bien entre sí (tienen distintos intereses, o distintas posibilidades económicas). Suele suceder incluso que alguno de estos sucesores se hayan ido del país y no tengan interés o posibilidad de hacerse cargo de los trámites. Todo esto puede llevar a que el inmueble termine siendo descuidado. Otra causa puede estar cuando la propietaria es una sociedad civil (un taller, o fábrica, o empresa, etc.) que haya quebrado o no tenga más recursos para continuar su actividad, y entonces el bien queda sin destino. En fin; éstas son sólo posibilidades que causen el abandono el bien, y no una certeza de que ello ocurrirá. En el caso del edificio que motivó esta discusión, estaríamos en la última de las situaciones que yo describí, y que fue bastante frecuente. Un promotor privado, que compró un terreno o un inmueble de bajo valor hace cuatro décadas, formuló un proyecto de construir un edificio de apartamentos, y aprobado el proyecto, se dedicó a ofrecer en venta las futuras unidades a particulares. Pero la crisis económica de 1982 provocó que los compradores no pudieran seguir pagando sus cuotas, por lo cual el proyecto se paralizó y quedó lejos de ser terminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *