¿Tiene sentido asociar una selección de fútbol con los valores de su país?

Foto: Mauricio Zina / adhocFOTOS

El viernes la selección uruguaya de fútbol quedó eliminada del Mundial de Qatar en la fase de grupos, lo que implicó un golpe para miles de personas que tenían la expectativa de un mejor desempeño de la celeste.

Con ese telón de fondo y el mal humor social que quedó instalado el fin de semana, Juan Pedro proponía discutir: ¿qué relación hay entre entre una selección de fútbol y la nacionalidad? ¿Qué implica asociar un país con una selección de fútbol?

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Santiago Gutiérrez, Teresa Herrera y Juan Pedro Mir.

Viene de:
¿Qué deja hasta ahora el “caso Astesiano”?
Continúa en:
Una recomendación para ver la película «She said»… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Dejando de lado el disparate de decir que vivimos bajo un patriarcado, vaya si le asiste razón a Mir en su crítica a la cultura del hincha de fútbol. No hay tal cosa como el patriarcado, pero vivimos en una sociedad que establece roles de género. El rol asignado a lo masculino, lejos de ser un privilegio, es un pesado fardo que implica rituales de dominación para unos pocos y de sometimiento para el resto. En pocos lugares como en una tribuna de fútbol se exacerba este mandato, que como todo mandato supremacista, tiene un solo ganador y muchos perdedores que raramente toleran la frustración de ser los sometidos. En ese sentido, el feminismo de moda, aunque tiene la marca en el lomo de querer arrasar con los principios más fundamentales del derecho positivo, tiene al menos el reflejo positivo de cuestionar estos mandatos. Mandatos que, insisto, no están para darle poder al hombre sino para que se someterlo a otros hombres. La cultura del hincha de fútbol habla de ese ritual de sometimiento de los más a la supremacia de unos pocos.

    Por cierto, creo que Bueno nos estaba tomando el pelo a todos. No puedo creer que ese muchacho oficinista realmente adhiera a valores con los que seguramente siempre sale trasquilado. Los oficinistas en el mundo de la pierna fuerte en general no la pasan bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido