Raúl Sendic volvió a la política activa

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

El exvicepresidente de la República, Raúl Sendic, volvió a la actividad política ayer, en un acto en el que anunció el apoyo de su lista, la 711, a Gonzalo Civila como candidato a presidente del Frente Amplio.

En un discurso que duró más de veinte minutos, Sendic destacó los logros del Frente Amplio durante sus 15 años en el poder, y además cuestionó a la administración de Luis Lacalle Pou y en particular a la Ley de Urgente Consideración:

Constituye la espina dorsal del modelo neoliberal que el gobierno pretende llevar adelante y está llevando adelante.

Hace seis meses, en mayo, la Justicia condenó a Sendic a 18 meses de prisión, cuatro años de inhabilitación para ocupar cargos públicos y una multa de 500 unidades reajustables (unos $ 669 mil) por haber excedido los «poderes de su cargo» y «apropiarse de dinero estatal» al darle un uso indebido a las tarjetas corporativas del ente.

Sendic dijo a El Observador que su aparición pública supone un retorno «definitivo» a la política, primero dentro de la campaña interna del Frente Amplio, pero luego proyectando un regreso  a la política en general.

 

La Tertulia de los Miércoles con Martín Bueno, Patricia González, Julián Cabrera y Oscar Sarlo.

 

Viene de…

Proyecto del Partido Independiente elimina obligatoriedad en elecciones del BPS

Continúa en…

Lo que se elige en las elecciones internas del Frente Amplio… Y otros telegramas

 

 

Candela Stewart

Notas Relacionadas

3 Comentarios

  • En esto estoy 100% de acuerdo con González. La causa judicial de Sendic se resume en unas compras menores, ya fué juzgado por eso, pagó una multa y fin de la historia. Renunció además al cargo de Vicepresidente, que representa un ingreso más que interesante para alguien que vive de la política. En definitiva, si quiere hacer política, nadie se lo puede privar.

    Aclaro que Sendic me parece un gol en contra para el FA. Creo que es un chambón, un tipo hábil cavando su propia tumba y arrastrando a su partido. El episodio más triste de Sendic no fué delito penal ni le costó un peso al país. La chambonada mayor fué su insistencia en una mentira con un diploma que no tenía, aumentando así el valor del premio para quienes le venían pisando los talones. ¿A quién pensaba engañar con la historia de que lo tenía? Cuanto más insistiera, más desprestigio significaría el descubrimiento público de que no tenía el diploma que decía tener. Pero no es el demonio en persona ni el tipo más corrupto de la historia. Es sobre todo un chambón.

    Lo que es llamativo es que Civila acepte el apoyo público de Sendic. La verdad es que parece más bien darse un tiro en los pies. Dudo mucho que le arrime algún voto y tiendo a pensar que quizás le saque alguno. Pero de nuevo, Civila es un político en campaña y sabe lo que hace.

    Y por cierto, lamentablemente Iturralde sí dijo que los votos mandan y que por eso Moreira hizo como que se iba del PN y volvió, se candidateó y ganó la IMC «sin partido», pero con el apoyo de los políticos blancos y del aparato de militancia del PN. Moreira ni tuvo condena judicial y es muy libre de hacer política. Pero por decoro, el PN podría evitarle hacer como el que amaga a irse de una reunión esperando a que lo llamen y le pidan que se quede. Si se fué, no debería jamás haber vuelto ni haber tenido ningún apoyo partidario para competir en las elecciones. Hicieron un show para salvar la imagen en la elección nacional. Se ve que todos sabían que volvía enseguida.

    Pero según la tesis del gobierno, de eso no vale la pena hablar porque no es corrupción ni hay nada ético en juego. El tema corrupción en Uruguay se circunscribe a Sendic, el colchón de Divino y el jogging.

    • El episodio más triste de Sendic no es lo del título, que si lo tiene o no, en definitiva no nos afecta en nada; ni siquiera el de las compras menores, como las llama Ud. Lo más triste fueron los 800 millones de dólares de pérdida de ANCAP, que tuvimos que capitalizar todos los uruguayos, y por lo cual no hay actuaciones judiciales porque, en definitiva, no son delito sino mal manejo de una empresa pública.
      Y con respecto a Carlos Moreira, de quien vuelta a vuelta se habla (y para mal), debe tomarse en cuenta que las acusaciones fueron estudiadas por tres fiscales de Colonia (las tres mujeres, por más datos), y las tres concluyeron que no había motivos para procesar, o «formalizar», como se dice ahora. Así que, sobre ese asunto, no cabe nada más que agregar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido