La Mesa Agropecuaria, martes 21 de febrero

Con Daniel Laborde, Bernardo Bocking, Álvaro Simeone y Andrés Berterreche.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

Audio y video de La Mesa Agropecuaria

EN PERSPECTIVA
Martes 21.02.2017, hora 9.12

EMILIANO COTELO (EC) —Presentamos a los cuatro invitados.

ROSANNA DELLAZOPPA (RD) — Daniel Laborde, médico veterinario, productor lechero radicado en Flores, integrante de Agro En Perspectiva.

Bernardo Böcking, ingeniero agrónomo, productor arrocero y asesor, radicado en Salto.

Álvaro Simeone, ingeniero agrónomo especializado en producción de carne, radicado en Paysandú.

Andrés Berterreche, ingeniero agrónomo, senador suplente, exministro de Ganadería Agricultura y Pesca, radicado en Montevideo.

EC —Primer tema. El desarrollo del riego ha sido uno de los pilares de las políticas de este gobierno para el sector agropecuario, con el ministro Tabaré Aguerre como uno de los principales abanderados.

Hay quienes afirman que el agua es el petróleo del futuro y por eso llaman a generar grandes consensos técnicos para mejorar su uso y su cuidado. En una Jornada sobre Riego en la Estación Experimental Mario A. Cassinoni, hace pocos días, el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, afirmó que “no se puede pretender que se impulse el riego si no somos capaces de demostrar que es un negocio rentable para los productores”.

¿Qué dicen ustedes? ¿El riego tiene que ser una política de Estado? ¿Es un negocio rentable?

ANDRÉS BERTERRECHE (AB) —Veranos como estos son los que explican el atraso en nuestro país del desarrollo de los sistemas de riego. En Chile, todo el sistema de producción de secano está basado en riego, con una realidad absolutamente diferente de la nuestra, seco el aire y con posibilidades de regar el suelo, tienen una ventaja significativa. El Uruguay tiene una buena cantidad de agua, pero la distribución de esa agua puede ser complicada. El ingeniero [Jorge] Sawchik, que es investigador en el tema y cogeneracional con Simeone y conmigo, el “Ruso”, decía que en veranos normales con diez días sin precipitaciones ya hay un déficit hídrico que afecta la productividad; estoy hablando de enero y febrero, en situaciones que son comunes. En un país que tiene como base la ganadería sobre campo natural, con esta distribución de agua nos acordamos del riego solamente cuando la falta de lluvia supera ampliamente los diez días.

Sin embargo, creemos que es fundamental, y esta discusión se puede dar y se debe dar en el ámbito político, de las políticas públicas, pero hasta que no se haga carne en los regantes difícilmente se va a poder desarrollar.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido