EnPerspectiva.uy

Entrevista central, martes 30 de agosto: Juan Castillo

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Entrevista con Juan Castillo, presidente de Rampla Juniors.

Carol Milkewitz/EnPerspectiva.net

Carol Milkewitz/EnPerspectiva.net

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Martes 30.08.2016, hora 8.25

EMILIANO COTELO (EC) —Hace exactamente una semana, los 16 clubes de Primera División, la OFI (Organización del Fútbol del Interior), la Segunda División Profesional y la Segunda División Amateur protagonizaron una asamblea catalogada como histórica. Porque por primera vez desde 1998 se inclinaron por una oferta de patrocinio de la camiseta celeste sin participación de Tenfield.

Por mayoría, los clubes aprobaron un preacuerdo con Nike –respaldado por los jugadores de la selección y por el ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF)– en detrimento de la otra alternativa, la renovación con Puma, actual espónsor de la camiseta en virtud de un acuerdo que tiene con Tenfield, empresa dueña de los derechos comerciales y de imagen de la selección hasta el 31 de diciembre.

Pero allí no se terminó la cosa, la votación de la asamblea de clubes abrió nuevos frentes de polémica. Es que uno de los votos claves para inclinar la balanza a favor de Nike lo dio un integrante del gobierno, el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, quien participó en la reunión en calidad de presidente de Rampla Juniors.

Vamos a conversar sobre estos temas con el propio Juan Castillo.

Primero repasemos su vínculo con Rampla. Los oyentes lo tienen muy presente como sindicalista, como figura del Partido Comunista, ahora como director nacional de Trabajo. Pero ¿el fútbol?, ¿de dónde viene esta relación tan estrecha con el fútbol?

JUAN CASTILLO (JC) —La inmensa mayoría de los uruguayos tienen una relación con el fútbol, algunos como hinchas, simpatizantes, seguidores, socios; algunos además porque, como yo, capaz que tenían el sueño de pibes de jugar al fútbol. Yo lo tuve, incursioné con el Juventud de Las Piedras, porque en mis tiempos jóvenes vivía en Las Piedras. Después se mudó Wanderers para Las Piedras y empecé a practicar en las inferiores de Wanderers y lo seguí por un tiempo. De ahí que muchos amigos, veteranos, me dicen: “¿Desde cuándo sos hincha de Rampla, si vos seguías a Wanderers?”. Pero finalmente, en 1981 me mudé definitivamente para el Cerro y ahí empecé a seguir a Rampla Juniors, porque el fútbol me gusta, porque siempre lo seguí de cerca. Al poco tiempo me hice socio del club, y era un asiduo concurrente, simplemente, iba a verlo cada vez que podía. Hasta que este año creo que acepté o me rendí a los continuos requerimientos de una cantidad importante de amigos, de simpatizantes, de socios, de dirigentes también de Rampla que nos invitaban a participar en su directiva. Pero había un factor determinante que no me lo permitía, que es el factor tiempo.

Hasta que este año pudo más la necesidad de Rampla. Estuvimos a punto de no competir en el campeonato de la B del año pasado, teníamos una deuda tan grande que no podíamos, debíamos cerca de US$ 200.000 y si no pagábamos no podíamos. Entonces hubo asambleas especiales, se nombró un comité de emergencia, se nombró una directiva de emergencia.

EC —Esa situación especial fue la que marcó su aterrizaje en la directiva de Rampla.

JC —Sí. Primero, habiendo dicho que era por el primer semestre de este año solamente, hasta regularizar la situación interna y llamar a elecciones con voto secreto, que se presentaran listas. Cosa que hicimos, cuando terminó el campeonato de la B habíamos logrado el ascenso. Pero terminó esa etapa y la única lista que se presentó fue la nuestra, que me habían pedido que encabezara, y fui elegido presidente formalmente.

EC —Desde junio es presidente de Rampla.

JC —Sí.

EC —¿Por cuánto tiempo?

JC —Todos saben que es por poco tiempo. No sé si podré “bancar” todo este período. Estatutariamente las próximas elecciones en Rampla tendrían que ser sobre finales del 2017. Veremos, uno tiene que hacer el ejercicio con su salud, con el trabajo, con la familia, ir buscando los equilibrios.

EC —¿Cómo fue eso de enterarse de que era la figura de consenso?

JC —Lo ha querido la casualidad. Teníamos una situación interna de distintas visiones de cómo llevar a Rampla adelante, alguna que se sustentaba en la directiva anterior, otra que es del mismo comité de emergencia y como que la hinchada, los simpatizantes tenían otra visión. Para estas tres versiones yo era un hombre de consenso.

EC —¿Le ha tocado en su vida otras veces, en la política, por ejemplo, ser hombre de consenso?

JC —Sí, es verdad que sí, en el movimiento sindical me ha tocado varias veces, también a nivel político, y en algunas ocasiones en este corto período de experiencia de gestión de gobierno. Tal vez por un corte personal, me gusta mucho ir buscando los equilibrios, esto de la negociación es una cosa que va muy de la mano conmigo. Entonces tal vez por esto de ir buscando brechas, de no perder identidad, pero al mismo tiempo ser un componedor, haya sido la cara visible que le dijo a la gente que podía ser presidente.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *