EnPerspectiva.uy

Entrevista central, martes 30 de agosto: Juan Castillo

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

EC —¿Y el motivo? ¿Cuál fue el argumento para volcarse por el preacuerdo con Nike?

JC —Pura y exclusivamente económico, para nosotros que padecíamos todos los problemas que expuse públicamente acá, desde el punto de vista económico lo que necesitamos son más recursos. Pensamos primero en el fútbol uruguayo, el fútbol uruguayo necesita objetivamente más ingresos, más recursos económicos. Yo soy un testigo privilegiado por el lugar donde trabajo, me consta que hubo un momento del año anterior inmediato en que estuvo comprometido el salario de los trabajadores, no había muchos recursos en la AUF. Y en ese momento nadie decía “miren que tengo un espónsor mejor, que va a colocar más plata y estos problemas se resuelven”. Nadie colocaba ningún espónsor. Fue este ejecutivo de la AUF que hizo negociaciones, que hizo una propuesta concreta para que los clubes tomáramos la decisión. Y entre las dos propuestas que había para tomar la decisión en la asamblea pasada, una que ofertaba US$ 24,5 millones por siete años de esponsorización y otra que ofertaba US$ 5 millones, para nosotros no hay duda, no hay titubeo, no hay otra cosa que nos pare, efectivamente votamos por lo mejor.

EC —Desde la audiencia Roberto pregunta, y de algún modo lo conecta con lo que señalaba usted hace un rato a propósito de por qué Rampla rechazó la oferta de Fox Sports para ser espónsor de su camiseta: “¿A nadie le llama la atención que Nike haya ofrecido tanto más que Puma, cuando una cifra así no era necesaria para superar la oferta ya existente?”. Porque es abismal la diferencia.

JC —Es abismal. Son abismales también las consecuencias inmediatamente posteriores, porque en las bases del contrato, según explicaron jurídicamente en la asamblea de la AUF, se establece que acá no terminó la película. Una vez que tomamos la decisión que tomamos en la asamblea de clubes, ahora hay 20 días hábiles, corridos, no sé de qué forma, pero hay casi un mes para que los que hasta ahora tenían un contrato puedan igualar o superar la oferta. Y hay muchos ahora especulando con que va a ocurrir, muchos aseguran –lo he leído, lo he escuchado– “Quédense tranquilos, Puma va a igualar la oferta”. Entonces, antes, ¿quién se quedaba con ese cambio? ¿Qué pasaba que antes no hizo esa propuesta, si todos eran conscientes de que había que votar por más recursos para la AUF y para los clubes? ¿Por qué ahora se puede saltar de 5 a 25?

EC —¿Usted tiene una interpretación de cómo es posible semejante cifra?

JC —No, tengo una gran interrogante, una gran pregunta. Y en el fuero más íntimo, muchas especulaciones, pero como no tengo nada para agarrarme, nada que sustente mi teoría, no la voy a hacer pública.

EC —¿Y las consecuencias de un voto como el suyo, teniendo en cuenta los antecedentes, teniendo en cuenta todo ese contexto de complicaciones en el presupuesto de Rampla Juniors, teniendo en cuenta la mano que supo dar Tenfield? Usted dijo: “Si el precio que hay que pagar en Rampla es que se cierre alguna puerta o se hagan los distraídos, pagaremos ese precio”. ¿Estaba aludiendo a Tenfield?

JC —No solo a Tenfield, todo esto ha desatado que tiene una suerte de emisarios por todos lados. Me dio la sensación de que Rampla se transformó en el elefante en el bazar, para donde nos movamos vamos a desparramar, vamos a tirar cosas. ¿Qué es lo que está en juego para que ocurran tantas especulaciones con lo que podía haber pasado con Rampla? Nosotros sí éramos conscientes, tú lo dijiste bien, yo lo dije públicamente además, porque esa noche anterior en la reunión de la directiva de Rampla dijimos: “Muchachos, miren que hay que bancar, hay que ser conscientes de la decisión que estamos tomando y que puede tener algunas consecuencias. ¿Estamos dispuestos a bancarlas?”, “Estamos dispuestos a bancarlas”, “Fenómeno, si es así, yo me siento muy tranquilo”. Lo único que pedí fue que no se escribiera la resolución y que el único que la dijera públicamente al otro día en la asamblea fuera yo, no queríamos mandar a los delegados que van normalmente a la asamblea. Y sí, decíamos que algunas puertas se podían cerrar, nos podían condicionar.

EC —Aludía a varias puertas posibles.

JC —A varias.

EC —¿Por ejemplo?

JC —Uno de los ejemplos se conoce públicamente, cuando no teníamos recursos teníamos que ir a tocar la puerta de Tenfield.

EC —Sí, pero por lo visto hay más.

JC —Hay, porque hay mucha gente vinculada que va tejiendo amistad de años. Hay como un circuito cerrado, hay una suerte de acostumbramiento a que esto es así, pero es por costumbre, porque toda la vida fue así, entonces nadie lo toca. No sé si por costumbre o porque se debe demasiada cantidad de favores, pero yo también he dicho públicamente que acá hay muchas cuestiones en juego, pero que hay uno de los actores principales, que son los jugadores de fútbol, que son los que han hecho que se ganara un prestigio a tal punto que haya una lucha de intereses para ver quién es el espónsor de la camiseta de la selección uruguaya, que es el verdadero protagonista, que son los jugadores de fútbol. Algunos, muy pocos, llegan a la selección uruguaya de fútbol, pero en el camino quedan centenares y miles de jugadores a los que, como los nuestros, a veces no se les puede pagar el salario.

Hace muy poco tiempo tuvimos que recorrer los comercios y los negocios del Cerro pidiendo aportes de todo tipo, incluso mercaderías, y no pudiendo pagar el salario a los jugadores les dábamos una bolsa con un surtido para que pudieran bancar la familia, para que pudieran comer. Hasta pequeños y medianos productores de Canelones aportaron, hicieron una contribución importante para que el año pasado pudiéramos competir. Todas estas cosas cuestan, entonces algún día se tiene que terminar, hay que tomar algunas decisiones pensando en qué es lo mejor y cómo salir de una vez por todas de esta monotonía, de este circuito cerrado, del manejo de muy pocos.

EC —Palma, el presidente de Liverpool, fue uno de los que reclamaron otra cosa: licitación. ¿Por qué no licitación?

JC —En tiempo y forma tal vez hubiese sido una de las cosas más transparentes y mejores, licitación pública y abierta efectivamente. Pero decir eso después de que estaba convocada la asamblea para tomar la decisión entre dos ofertas me parece que es una declaración para la tribuna.

EC —¿Cree que después de esa asamblea de la AUF de la semana pasada haya cambiado algo en el rumbo del fútbol uruguayo hacia una mayor autonomía?

JC —Se están alineando los astros, hay un conjunto de señales importantes, que han empezado por los propios jugadores de fútbol, por la propia conducción técnica del fútbol uruguayo, con algunos valores que le ha inculcado al fútbol el propio maestro Tabárez. Me parece que hay un respaldo y un trabajo político mancomunado de este ejecutivo de la AUF y hay un conjunto de dirigentes de clubes que estamos dispuestos a tomar decisiones soberanas, auténticamente soberanas, y no condicionadas por nadie.

Video de la entrevista

***

Transcripción: María Lila Ltaif

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *