Aumento de penas para hurto de bienes en vía pública: Senador Gandini (PN) se mostró dispuesto a revisarlo si tiene efectos no deseados, «quizá no fue la mejor manera» de combatir el robo de cables de UTE y Antel

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

La Ley de Rendición de Cuentas que entró en vigencia el 1° de enero incluye entre sus 365 artículos una modificación a las penas por hurto agravado.

El numeral seis del artículo 341 del Código Penal describe entre las circunstancias agravantes de delitos de hurto cuando “se cometiera sobre cosas existentes en establecimientos públicos o que se hallaren bajo secuestro o expuestas al público, por la necesidad o costumbre o destinadas al servicio público, o de utilidad, defensa, reverencia o beneficencia públicas”.

En la Rendición de Cuentas aprobada el año pasado se establece que si se configura un delito como el del numeral seis, la pena mínima será de veinticuatro meses de prisión.

Por comparación, por la violación de domicilio, es decir el ingreso a una casa ajena contra la voluntad de quienes viven allí, el mínimo es de tres meses de prisión.

El objetivo del gobierno era combatir los robos de cables de luz y teléfono, que se habían vuelto un problema para UTE y Antel. Sin embargo, fiscales y defensores de oficio denunciaron estos días que la modificación termina afectando a una gran cantidad de hurtos en la vía pública que nada tienen que ver con aquel objetivo inicial.

La abogada Sofía Pereyra Huelmo, defensora, contó a El Observador que patrocinó a la primera persona procesada por este delito: un hombre que había intentado robar latas de pintura y herramientas.

Pereyra Huelmo dijo a ese matutino que el hurto con agravantes de ese tipo es el más común del sistema judicial, que “no tiene sentido” la modificación que se hizo y que “las cárceles van a colapsar”.

¿Por qué se realizó entonces este cambio en el Senado? ¿De dónde surge este artículo?

Hoy En Perspectiva conversamos con el senador nacionalista Jorge Gandini.

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Dice el fiscal, muy apenado, que ahora con el tema de las cámaras hay hurtos de vehículos y de carros de chorizos que quedan registrados con pruebas que inculpan al delincuente. Parece sugerir que lamentablemente no hay más remedio que meterlos presos. ¡Qué macana! Antes por lo menos no se conseguían las pruebas y los delincuentes tenían mucho menos riesgo de ser condenados. ¿Qué clase de trastorno bipolar tiene nuestro sistema político, que coloca cámaras para recabar pruebas y luego lamenta que las tiene? ¿No era para eso que las queríamos, para bajar la impunidad del delito común? Y la fiscalía depende del Poder Ejecutivo, conviene recordar.

    Gandini parece haber cambiado de opinión. Ahora cree que que se roben bienes de particulares no es tan grave como robarle cables a UTE. «Cuando le roban a usted la casa o el auto, lo perjudican sólo a usted», mientras que «cuando se roban cuadras y cuadras de cables se afecta a más gente». OK, pero en un caso el costo de reponer lo robado se socializa y en el otro lo paga exclusivamente la víctima. Vaya razonamiento, Gandini, quién lo ha visto en campaña y quién lo ve ahora gobernando. Prefiero quedarme sin luz unos días y pagar los cables diluídos en la factura, con el resto de los clientes, a que me roben algo que me puede llevar años reponer a mi solo. Debe ser porque ya lo votaron y ahora es gobierno y en particular administra las cuentas de UTE. Cuando era oposición y quería votos, le indignaba más el robo a ciudadanos particulares. Cambia, todo cambia, como cantaba la negra Mercedes Sosa.

    La abogada defensora argumenta con la falta de plazas en las cárceles, hay que penar más suave. OK: ¿el tamaño de las cárceles definen el peso de las penas? ¿o debería ser el peso de las penas un a priori y el tamaño de las cárceles una consecuencia del tamaño de la población delictiva? Entiendo que en una contingencia hay que administrar el recurso, pero el objetivo siempre es fijar «el deber ser» y tratar de que «el ser» se ajuste y no alrevés.

    ¿Sirve meter presos a los ladrones de cables más tiempo? Bueno, al menos mientras están en la cárcel no roban cables. ¿Hará que no los roben por miedo a la pena? Depende, si tienen otra actividad para hacer que les permita generar ingresos comparables (otro delito, por ejemplo), capaz que cambian de rubro. ¿Qué saben hacer los ladrones de cables? ¿Cuánto valdría su trabajo en el mercado laboral hoy día? Si en unas horas gana un salario que a un empleado de tienda le lleva un mes ganar, no parece haber ninguna lógica material para abandonar el delito. Está la cuestión moral, pero el que ya dió el paso no creo que vea el acto de robar con el mismo cristal que lo ve quien nunca lo hizo. Gandini parece que los que quiere es que se concentren más en robar los bienes de particulares, si le entendí bien su argumentación.

    ¿Y el recreo? ¿Cuándo se termina? Ni Bonomi era tan pro delincuentes ni estos son tan anti delincuentes. Pero bueno, ahora ya ganaron, así que hasta el 2024 no tienen porqué hablar de las ideas brillantes que tienen para abatir el delito como por arte de magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido