La descentralización del sistema político y los desafíos de la democracia subnacional: Con Fernanda Boidi y Ernesto Nieto

 

Foto: Intendencia de Tacuarembó, 28/07/2016. Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

Casi que desde la misma fundación del país, el nuestro es un Estado centralizado en la capital.

El funcionamiento del segundo nivel de gobierno, las intendencias, y del tercero, los municipios, tiene ciertos defectos de los que, quizás, no se habla lo suficiente.

¿Cuáles son los problemas? ¿Qué se puede hacer para potenciar esos niveles de gobierno, y por qué sería bueno hacerlo?

Por ahí, en la descentralización, estuvo el foco del cuarto foro de La máquina de aprender, ciclo de charlas en las que académicos y políticos buscan generar insumos para mejorar las prácticas e instituciones de la democracia uruguaya. 

Tuvo lugar el miércoles por la noche en el departamento de Florida, y contó con la exposición de dos politólogos que se han especializado en el interior del país: Antonio Cardarello y Ernesto Nieto. También participaron María de Lima, directora de Descentralización de OPP, y diversos intendentes del país.

Para conocer más de qué se discutió y acercarlo, estuvimos esta mañana en comunicación con uno de los expositores, Ernesto Nieto, quien es fundador de la consultora Ágora, la primera especializada en investigación social aplicada en el interior del país; además, nos acompañó una de las organizadoras de este ciclo, amiga de la casa, la politóloga Fernanda Boidi.

***
Documento relacionado: Los desafíos de la democracia subnacional en Uruguay (Cardarello, Nieto).

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Tendrían que tomarse un tiempo y analizar qué significó la descentralización en Montevideo, que es muy distinta al interior, y a mí me parece que fue mucha promesa linda y poca concreción práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido