Javier Calvelo/adhoc Fotos

Sobre los ruidos molestos generados por vehículos

Muchas voces hemos oído sobre cuáles son algunas de las funciones de contralor que deben realizar las intendencias. Hablamos de la basura, de la rotura de calles y veredas, la falta de poda, la no sincronización de los semáforos, etcétera, etcétera, pero muy poco hablamos del control de los ruidos molestos. No me refiero a fiestas o festejos con música de altos decibeles, ni grupos juveniles que transitan en la posmadrugada, bajo los efectos del alcohol, cantando a viva voz y tocando timbres a la pasada. Hoy pongo el énfasis en el parque automotor.

Existen disposiciones para moderar el ruido de los motores de todos los vehículos que transitan por las calles pero nadie los controla. Me he tomado el trabajo de detenerme en algunos lugares donde acuden un racimo de inspectores de tránsito, a la caza de supuestos infractores a ciertas normas de tránsito. Por supuesto que cada pocos minutos detienen a alguien, pero permanentemente pasan frente a ellos, autos, ómnibus y principalmente motos con sus escapes atentando contra la audición de todos nosotros. ¿Qué hacen los inspectores? Los miran pasar. La violación de los límites permitidos a los escapes es una falta como la de violar un semáforo, no tener luces reglamentarias o estacionar en un lugar prohibido; pero no se aplica de la misma manera.

El daño a nuestra salud es evidente y comprobable, y el control de la intendencia es mínimo o nulo. Cada tanto salen voceros a decir que realizaran controles pero en la práctica esto no ocurre. Si aplicáramos las multas correspondientes, seguramente lograríamos controlar algo más estas faltas.

Cuando la disposición del uso obligatorio de cinturones de seguridad, muchos descreídos pensaron que nada cambiaría. Incluso la mayoría de los autos de ese momento debieron colocar los cinturones que no existían y esto llevo a un desembolso económico por parte de los propietarios. Y casi se logró, es muy alto el porcentaje de personas que utilizan el cinturón de seguridad. ¿Por qué no hacer lo mismo con los escapes? Por desidia, por falta de interés, por poco rentable o por lo que sea, nada se hace. Es hora de que la nueva administración haga algo por los oídos de todos nosotros.

Sergio Barrenechea
Vía correo electrónico


¿Cómo te comunicás con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net
> Por Facebook: En Perspectiva

Foto en Home: Inspectores de tránsito de la Intendencia de Montevideo (Archivo). Crédito: Javier Calvelo/adhoc Fotos.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Totalmente de acuerdo. Es posible e imprescindible bajar el nivel de ruidos molestos en nuestra ciudad.

    Disminuir la contaminación sonora mejorará la calidad de vida de quienes vivimos en la ciudad de Montevideo y ello le corresponde a las autoridades.

  • EL domingo de tarde salí a caminar por la Rambla del Buceo y Malvín con mi hija y debimos hablar gritando todo el tiempo. No fue un momento de distensión. Sin dejar de mencionar la impresión que genera los vehículos a toda velocidad que parece que se te viene encima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido