Puente de La Barra: “No estamos haciendo el análisis forense” de por qué se deterioró, “nos hemos concentrado en tratar de salvarlo porque se moría”, dijo el Ing. Lucio Cáceres, experto en puentes

Foto: Pablo Kreimbuhl / adhocFOTOS

La noticia sorprendió en todo el país.

Incluso impresionó fuera de fronteras, en particular en Argentina.

Y para Punta del Este fue un balde de agua fría.

El 23 de setiembre la Intendencia de Maldonado clausuró el segundo puente de La Barra debido a daños en la estructura. Poco después la Armada Nacional prohibía la navegación de embarcaciones en la zona.

Con el correr de los días ese puente ondulado fue perdiendo altura y acercándose al borde del agua, al punto de que los técnicos de la intendencia y del Ministerio de Transporte y Obras Públicas concluyeron que había un “peligro real” de colapso.

De hecho, el jefe comunal, Enrique Antía, sostuvo que la infraestructura está en el CTI. Y todo esto ocurre cuando faltan dos meses para la temporada alta de verano.

La semana pasada se puso en marcha un trabajo contra-reloj para evitar que el puente se desplome. Se va a construir ocho pilotes sobre los que se apoyarán grandes vigas colocadas en forma transversal debajo de la estructura central. Además, se estudia instalar un puente provisorio para las fechas de mayor movimiento turístico.

Conversamos En Perspectiva con el ingeniero Lucio Cáceres, ex ministro de Transporte, docente grado 5 de Puentes y caminos en UdelaR, que está asesorando a la intendencia en este caso.


Destaques de la entrevista:

  • «Este puente es una sorpresa, nadie habría pensado que este puente iba a tener este problema».
  • «Los puentes se calculan para camiones normales, el tema es que hoy hay camiones que son particularmente dañinos, llamados camiones cachamba, que llevan mucha carga y llevan mucha más carga de la que podrían teóricamente llevar. Los mixer de hormigón son otra carga sumamente pesada. Ese es un factor que está interviniendo. El ambiente salino es otro y el revestimiento débil de los cables que se rompieron también es otro factor, pero era lo que se usaba en ese momento. Después otros problemas de rozamiento que actuaban como una especie de lima. Cuando había una carga ciertos cables rozaban contra unas vainas».
  • «Hice ese puente en contra de mi voluntad. Nosotros queríamos hacer un puente en otro lugar, que no condicionara al nuevo puente».
  • «Para hacer uno al lado había que hacerlo de la misma forma. Desde el punto de vista vial no es muy católico. Era una complicación y un riesgo. Mi idea era la continuación del Camino Lussich, hacer un puente que fuera con la técnica más moderna».
  • «La gente cree que se hizo una gran obra para resolver el embotellamiento y la verdad es que no es el caso».
  • «Nadie está planteando que haya un problema en la concepción estructural del puente».
  • «Fue una obra hecha muy a las apuradas. Se quería llegar antes de finde año del 1999 pero tampoco parecería que por ahí estuviera el asunto. Un problema de rozamiento de las vainas con los cables podría ser un problema constructivo pero confieso que no estamos haciendo la parte forense. Nos hemos concentrado en tratar de salvar un muerto, este era un muerto que se moría y se moría».
  • «Seguramente la Intendencia no controla las cargas, no suele hacerlo, ni la de Maldonado ni ninguna del resto del país. El tema de mantenimiento no está en la cultura de los gobiernos departamentales ni nacionales».
  • «Los puentes en Uruguay, con mantenimientos muy bajos, duran 100 años. Tampoco es que tendrían que haber mantenido y no mantuvieron. De buena fe no se puede argumentar eso».
  • «Sí parece muy claro que acá se usó una técnica de un material que son cables que no están incorporados dentro del hormigón que son los que podemos verificar que fallaron».
  • «El puente hoy no resiste su propio peso, está en el margen de los coeficientes de seguridad que permiten una cierta holgura. Eso es el contrarreloj que estamos viviendo. Ese proceso de deterioro sigue estando».
  • «Estamos tratando de que se salve y no se caiga, que se pueda trabajar. Después analizar si con estas muletas el puente puede vivir esta temporada estival para finalmente analizar si hacia adelante se puede recuperar el puente sin necesidad de tener que hacer otro o si realmente no es viable eso y hay que pensar en hacer otro puente aguas arriba del arroyo Maldonado».
  • «El puente de pontones implica una velocidad de cruce de 6km/h, implica una cantidad de limitaciones porque se mueve, implica riesgos, implica muchas cosas que bueno, una cosa es la guerra y otra es la temporada de verano. No lo descartamos, porque acá no se puede descartar nada que pueda ser útil. Todas las posibilidades que se nos han ocurrido están cubiertas. Yo le tengo mucha fe a que cuando estas cuatro cerchas estén en su lugar, los gatos hayan hecho su trabajo y pueda pasar el tránsito liviano».

Enlace de interés:
¿Cómo se movía el puente de La Barra con el paso de grandes camiones?

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • En definitiva Cáceres confiesa que se hizo el puente, con errores de diseño, de construcción, con una empresa no calificada, que era inadecuado y él lo sabía y estuvo en desacuerdo pero igual le dio para adelante.

    Perdón, si ésto no es un ejemplo de lo que no se debe hacer en la gestión de la obra pública, yo ya no sé nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido