Cumbre del Mercosur: Fernández pidió a Lacalle Pou que “respete” reglas del bloque

Foto: Mauricio Zina / adhocFOTOS

Los países socios del Mercosur expusieron ayer sus discrepancias sobre la inserción internacional del bloque y la negociación de acuerdos comerciales extrazona. De todos modos, coincidieron en que deben buscar caminos que eviten una ruptura del grupo fundado en 1991.

La cumbre de mandatarios, que se realizó ayer en Montevideo, contó con la presencia del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, el argentino, Alberto Fernández, el paraguayo, Mario Abdo Benítez, y el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao.

Se esperaba que en el encuentro hubiera rispideces entre los socios, ya que la semana pasada Argentina, Brasil y Paraguay emitieron un comunicado conjunto donde advirtieron a nuestro país sobre la aplicación de «eventuales medidas» jurídicas y comerciales a raíz del pedido de adhesión de Uruguay al Tratado de Asociación Transpacífico (CPTPP), y también por las conversaciones anteriores en procura de tratados de libre comercio con China y Turquía.

En la sesión de este martes, Lacalle Pou pidió retirar de la mesa la idea de «ruptura» del Mercosur, un término que había utilizado el lunes el canciller argentino, Santiago Cafiero, a partir de la postura uruguaya. «Se generaron muchas hipótesis de que esta reunión iba a provocar más conflictos que acuerdos. Estoy seguro de que nadie se tomó un avión para generar más conflicto (…) sino para buscarle la vuelta», añadió.

El mandatario se mostró convencido de que es mejor que el Mercosur negocie acuerdos comerciales en bloque. Pero si eso no es posible, agregó, Uruguay no está dispuesto a “quedarse quieto”, enfatizó. «El que se queda quieto, se atrasa», agregó.

«Tenemos buena calidad productiva, producción intelectual, queremos competir en igualdad de condiciones. Eso es lo que apelamos a los socios del Mercosur: vayamos por eso, busquémosle la vuelta, no para dormirla, por eso hablo de sinceramiento. ¿Hay ánimo de avanzar? Bueno, vamos, tenemos más espalda».

A su turno, el presidente argentino, Alberto Fernández, cuyo país asumía la presidencia protémpore del bloque por los próximos seis meses, le pidió a Lacalle Pou que Uruguay cumpla con las reglas del Mercosur:

«Vos decís ‘nadie quiere romper’, pero cuando en una sociedad las reglas se incumplen, alguien está rompiendo. Si hay que cambiar las reglas, discutámoslo, pero las reglas del Mercosur hoy dicen algo distinto, y hay que respetarlas. Mientras no las cambiemos, tenemos que respetarlas».

La Tertulia de los Miércoles con Agustín Iturralde, Desireé Pagliarini, Patricia González y Diego Olivera.

Continúa en:
Fiscal archivó causa contra Germán Cardoso porque solo constató “irregularidades administrativas”

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Tiene la diplomacia su partitura, no es antojadiza ni voluntarista, respeta la melodía, acordes y arpegios, las notas deben ser sonar bien y si desafinan, se oye fácil.

    Decía Churchill que el arte de la diplomacia es «mandar al otro al infierno, de modo que te pregunte como llegar allí», tal elegancia profesional no hemos logrado alcanzar en esta cumbre.

    Los objetivos de nuestra cancillería, del Presidente y al fin, del país, tienen asidero cierto y razonable.
    El camino elegido para alcanzar tal meta, no; demasiadas embestidas, se confunde firmeza con arrogancia y es axioma diplomático, tratar de no improvisar.
    A los bandazos en la mesa de truco, ayer quedamos 3 contra 1, nosotros somos el uno solitario, solito; con la sintonía que fabricamos hacia los socios, era previsible.

    ¿El Mercosur? es hoy una plasta anquilosada a la que es imprescindible darle diseño de forma y dinámica, un buen baño de realismo y no solo para adentro del bloque -que sigue dando jugo a pesar de todo-, sino también y más importante, hacia afuera, porque el mundo discurre en una transición de parámetros moral/políticos e identidades, que sobrepasan y rigen los tratados comerciales entre países y todavía más, entre empresas.
    Hay metas sí, lo que no hay son panaceas.

    Ajustar las expectativas con tino humilde y autocrítica, puede ser un umbral nuevo para avanzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido