Enseñanza: Ocupaciones, desocupaciones y pintadas en la casa de Robert Silva

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

La semana pasada se dio una seguidilla de ocupaciones de centros educativos: 14 de los 32 edificios de formación docente de la ANEP fueron ocupados por gremios de estudiantes y posteriormente desalojados por el Ministerio del Interior a pedido de las autoridades de la enseñanza. Estudiantes también ocuparon el Liceo Miranda, y lo desalojaron luego en forma voluntaria.

El martes, con las primeras ocupaciones, siete gremios de alumnos de Formación Docente publicaron una declaración conjunta donde rechazaron los cambios planteados en la transformación educativa que impulsa el gobierno.  Afirmaron que los cambios van “en contra directamente de los intereses” de estudiantes y trabajadores del rubro, calificaron la reforma como “nefasta” y adelantaron que por eso no van a “bajar los brazos hasta ponerle un freno”. En particular, reclamaron posponer la implementación de la reforma curricular hasta 2024 para dialogar en busca de acuerdos durante 2023.

El viernes se dio finalmente una reunión entre representantes gremiales y el Consejo de Formación en Educación. A la salida, dirigentes que hablaron con la diaria sostuvieron que el encuentro fue “una pérdida de tiempo” porque las autoridades se mostraron “intransigentes”.

Al día siguiente, el sábado, el presidente del Consejo Directivo Central de la ANEP, Robert Silva, informó que su casa había amanecido con graffitis alusivos a estos conflictos.  “La agresión y la intolerancia no detendrán el cambio en la educación, proceso en el que estamos y seguiremos”, escribió Silva en su cuenta de Twitter.

Otra faceta de toda esta situación: para mañana martes, la Federación Nacional de Profesores de Educación Secundaria (Fenapes) convoca a un paro de 24 horas “ante el ajuste estructural, la pérdida de espacios de participación y negociación, y “en respaldo al movimiento estudiantil”.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Pablo Carrasco, Eleonora Navatta y Santiago Soto.


Viene de:
Caso Marset: Ministro Heber anticipa una interpelación “cruzada”

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • La pintada escrache, estuvo MAL y como tal fue REPUDIADA por, políticos de todos los pelos y sindicatos también.

    ¡Cuidado!
    Los males como las penas judiciales, por ejemplo, tienen ESCALA y PROPORCIÓN.
    Hacer del asunto la parafernalia del victimismo hasta el punto del martirio, o el magnicidio…de una pared, sí, de una pared vejada por infames aerosoles, resulta como poco, mas que mucho, demasiado y por ello NO se cimbran la democracia ni la república y tampoco la sacralidad del hogar, que el hogar es muros para adentro.

    ¿Quiénes son los cuatro pintores?
    Yo no sé, de ahí a atribuirle como hizo un tertuliano, la condición de fascistas con actos violentos, hay un mar ancho, bastante ancho.
    ¿Y sin son cuatro BELINUNES haciendo BOBADAS que ni siquiera a ellos les convienen?
    Debo decir, que violento me resultó el dicho del tertuliano, exasperado y desatinado.

    Violenta también es la arremetida contra los sindicatos, algunos estudiantes y otros, por parte de QUIENES ya se sabe en redes y prensa y de modo sistemático.

    En cuanto a Silva, no es Rama para empezar, de la transformación mentada la sustancia mayor que posee es la mera GOBERNANZA CENTRAL y VERTICAL; tampoco tiene el cerno de eduy21, y efectivamente, mal que pese tuvo su VERGONZOSO copio y pego, además de sucesivos recortes económicos en los presupuestos asignados.
    Para seguir con el señor aludido, está haciendo su carrera política partidaria desde el alto sillón del gobierno de la educación; no me gusta nada.

    Por último no voy a ser yo quien haga apología del grafiti, he visto enchastres horrendos, también he visto y vivido y padecido tiempos de MUROS ENMUDECIDOS con cal; prefiero pagar el precio estético de perder prolijidad y no tener que pagar el precio canallesco de la CENSURA; me inquietan los muros mudos, están como ausentes, como muertos.

  • Sinceramente pienso que la pintada en la casa de Robert Silva es anecdótica. Entiendo la crítica a una rémora fascista –y más bien nazi– que esto tiene, ya que la práctica de pintar estrellas de David en los comercios y las viviendas de judíos era algo habitual en las etapas iniciales del partido nazi y principalmente de los camisas pardas de las SA. La «noche de los cristales rotos» se preparó con ese proceso previo de «señalización» de las casas y los comercios de propietarios judíos. Pero, bueno, tampoco exageremos con esto de Silva. La gran diferencia es que por ahora –y ojalá que por siempre– el señalar la casa de Silva no tiene ninguna consecuencia contra él más allá de que le ensuciaron la pared. Vivimos en una ciudad en la que se rayan hasta los carteles de los recorridos de los ómnibus y eso nos parece natural. La ciudad es una mugre y es común que se rayen también edificios patrimoniales (el propio Codicen está espantoso y Silva no lo manda limpiar como al IPA). Una vez hasta al palacio legislativo se le animaron en plena orgía del spray de pintura. ¿Qué tanta suciedad le agrega ese cartel a la ciudad? ¿Qué pensará el ciudadano común, que no es un funcionario político y un día sale de su casa y encuentra que le rayaron toda la pared? Bienvenido a Montevideo, Silva. En Tacuarembó no sucede así, pero acá las paredes están todas rayadas. Este hecho es una gota en el océano y dista mucho de ser el comportamiento de señalar una vivienda contra cuyos moradores se va a atentar luego.

    Respecto al debate educativo, cuando entienda en qué discrepan «tirios y troyanos» podré tomar posición. Por lo pronto, las reformas educativas desde que tengo memoria persiguen un único fin: bajar el nivel de exigencia académica para que, sabiendo menos, más gente acredite niveles educativos completos. El FA por ejemplo eliminó los exámenes en los liceos. Ahora hay un sistema de evaluación que le permite a los estudiantes ir generando calificaciones sobre la base de pruebitas que no les exijan un esfuerzo global de síntesis. Pueden llegar a la Universidad sin haber jamás rendido un examen y el nivel de pavor que le da a tipos de 18 o 19 años enfrentar su primer examen sería gracioso si no fuera una tragedia para el país. ¿Es más fácil? Si, claro, la memoria de corto plazo siempre fue efímera pero accesible hasta a mentes que no comprenden lo que están memorizando. Pero el sistema de «exoneración» no lo inventó el FA. Primero se instaló en primer ciclo a partir de reformas como el plan piloto del 62. Luego llegaron las exoneraciones parciales en segundo ciclo, de la mano del primer gobierno de Sanguinetti (el mismo Sanguinetti que creó la ley de educación que permitía que un bachiller ya fuera profesor de liceo). Las «recuperaciones» que empezaron posdictadura se hacían para evitar el examen con un pequeño esfuerzo luego de terminadas las clases. Luego se intentó con la reforma de Rama eliminar las disciplinas y sustituirlas por áreas. Porque ya se sabe que «el que mucho abarca, poco aprieta». Si se estudia de todo un poco y bien entreverado, entonces lo que se estudia no puede ser conceptualmente profundo ni muy técnico tampoco. Esa reforma no salió, pero no puedo menos que ver un hilo conductor, siempre apuntando a lo mismo. Luego el FA hizo su propia reforma, eliminando los exámenes del segundo ciclo. Ahora este gobierno viene a terminar los bachilleratos diversificados, buscando un bachillerato general, parejo para todos. ¿Qué ganan? De nuevo lo mismo: si aprenden un poquito de cada cosa, no van a ver nada en profundidad. Entonces todo será más fácil y habrá más egreso. ¿Se queja la izquierda de esta reforma? ¡Caramba! Se asusta el muerto del degollado. Que me perdonen, yo voto a la izquierda, pero la decepción que tuve con su política educativa del FA me deja muy claro que están todos en la misma.

    La gran discusión parece ser preparar para el trabajo vs emancipar al individuo. Los que creen que preparar para el trabajo inocula el virus del servilismo vs los que creen que el pensamiento abstracto y la cultura impiden que la gente sea productiva. ¡Sorprendente!

    Por un lado los estudiantes egresan con serias dificultades de comprensión lectora, no logran sostener la concentración ni 15 minutos, pero hay quienes creen que están emancipados. ¿Cómo? ¿Qué teorías filosóficas estudiaron en ese liceo emancipador? ¿Con qué profundidad las estudiaron? ¿Qué nivel de comprensión de las relaciones de poder lograron? ¿Les han hecho pensar sobre la evolución de la noción de plusvalía y de proletariado en la economía de hoy? ¿Les han hecho pensar sobre el problema de la libertad? ¿Les han hablado de Sartre o de Weber para mostrar dos posiciones completamente diferentes? ¿Les han explicado a su pedagogo favorito, que es Paulo Freire? ¿Les hablan sobre la diferencia entre el paradigma pedagógico de San Agustín y el de Rousseau? Si quieren emancipar, pienso que por ahí van los tantos: mucha filosofía, mucha historia de las ideas, mucho debate para no vivir reinventando la rueda. Los grandes debates filosóficos ya se dieron y hay que enseñar a los jóvenes a mamar del conocimiento universal, que mientras están en formación no hay nada mejor para aprovechar el tiempo.

    Por otro lado estamos en pleno proceso de destrucción de empleos de baja calificación. La masa salarial del país decrece porque se destruyen empleos que se resuelven con máquinas o simplemente con teletrabajo estandarizado. La gente va quedando al costado del camino, porque la reconversión a los empleos nuevos no está nada fácil. Ya ni los porteros de los edificios van a quedar: hay uno solo para todo Pocitos, Punta Carretas, Buceo, Malvín. El futuro del trabajo requiere más formación, más capacidad de análisis, más poder de concentración y más poder de síntesis. Hay que abrirse paso en dominios cada vez más abstrusos y para eso, lograr manipular conceptos y pensar en abstracto es indispensable. Si la educación no hace madurar intelectualmente a los estudiantes, no los prepara tampoco para trabajar.

    Volviendo a lo del principio: en mi opinión es una discusión de sordos donde lo único que realmente los mueve son los cargos del gobierno de la educación. Piensan todos igual, pero discuten como si discreparan. La entrevista de la que habla Carrasco es cierto que da miedo por la vacuidad de lo que dice la delegada. Ojalá en el sindicato haya gente que esté teorizando un poco más sobre el eje del conflicto filosófico con el gobierno. Pero enfrente tampoco hay nada. Quizás un poco mas de oficio político para declarar, pero nada mas. El bachillerato que hizo Carrasco seguramente lo obligó a rendir exámenes de materias anuales y se pasó semanas en verano estudiando sin despegarse de los libros. Siendo agrónomo, seguramente estudió biología y química y tuvo que rendir exámenes en dos etapas: un teórico y un laboratorio. Tuvo además cursos de matemática con su teoría y sus demostraciones y cursos de física donde se manejaban nociones básicas de cálculo integral. Ese liceo agregándole informática estaría mucho más cerca de preparar para el trabajo que el que tenemos ahora. Y en mi opinión preparaba también para emanciparse, porque al menos enseñaba a comprender y manipular conceptos complejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido