Filtración del Plan de Inteligencia: FA pidió renuncia de Garcé

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS


La bancada de diputados del Frente Amplio pidió ayer la renuncia del director de Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado, Álvaro Garcé, luego de que la semana pasada el fiscal Gilberto Rodríguez archivara la denuncia que el jerarca había presentado por las filtraciones del plan de inteligencia nacional.

Hablando en conferencia de prensa, el diputado frenteamplista Mariano Tucci, dijo que “archivada esta causa”, lo mínimo que espera la oposición es “las disculpas del Ejecutivo y la renuncia del jerarca”.

Archivada esta causa de carácter penal, no recordamos antecedentes desde la apertura democrática hasta estos días de que un integrante del Poder Ejecutivo señale, sospeche y denuncie penalmente al parlamento nacional: un poder del Estado denunciado penalmente a otro. La gravedad de esta situación amerita la consideración por parte del presidente de pedirle la renuncia a Garcé, porque llevó a la justicia penal a legisladores de la comisión que lo controla simplemente con elementos de convicción y no con pruebas concretas, como advirtió el dictamen del fiscal.

Además, Tucci apuntó que Garcé “en el marco de su acción destemplada”, comprometió al presidente, Luis Lacalle Pou, y al ministro de Defensa, Javier García, porque, actuando de buena fe, Lacalle Pou, enterado de esta situación, habló de “sabotaje” a la seguridad pública, mientras García habló de “traición a la patria”.

Algunos aspectos del Plan de Inteligencia Nacional fueron publicados en Twitter por el periodista Eduardo Preve nueve días después de que Garcé presentara el documento ante la Comisión de Control y Supervisión del Sistema Nacional de Inteligencia de Estado.

En su denuncia ante fiscalía, Garcé pidió investigar a los diputados y senadores integrantes de esa comisión. Además, en varias declaraciones de prensa, manifestó su convicción de que el documento filtrado era el mismo que él había expuesto en la sesión de comisión.

Sin embargo, en el dictamen en el cual archivó la causa, el fiscal Gilberto Rodríguez aseguró que existen diferencias entre el documento que Garcé llevó a la fiscalía cuando presentó la denuncia y el documento que él mismo llevó al Parlamento.

“Se observa, entre otros, que el documento de los señores legisladores guardan correspondencia entre sí, pero no necesariamente con los documentos presentados en su primera comparecencia [en fiscalía] y luego en la ampliación efectuada por el Sr. Director de la Secretaria de Inteligencia, Dr. Garcé”, dice el dictamen.

En el escrito, el fiscal señala que al no poder acceder al documento filtrado, porque el periodista (Eduardo Preve) se amparó en su reserva de la fuente, “no es posible confirmar” y “confrontarlo con los entregados” a los legisladores. “Por esto – dice- resulta en vano disponer otras medidas que articulen el seguimiento” de la investigación “ni ingresar siquiera al análisis de su contenido”.

La Tertulia de los Jueves con Hernán Bonilla, Martín Couto, Cecilia Eguiluz y Esteban Valenti.

Continúa en:
Congreso de Perú destituyó al presidente Castillo, al que acusa de dar un “golpe de Estado”
El Doctorado Honoris Causa a la profesora Judith Sutz… Y otros telegramas

***

Enlace relacionado: Solicitud de archivo de la denuncia, del fiscal Gilberto Rodríguez

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Es cierto lo que dijo Bonilla de la obligación del funcionario público a denunciar delitos, esa misma obligación conlleva la responsabilidad de la prueba que es mas que el convencimiento personal y no incluye declaraciones laudatorias en los medios, ni interdicciones asertivas con riesgo de caer en el prejuicio, justo cuando la acusación es, nada menos, al cerno represantativo institucional.

    La cuestión de escala, no da lo mismo que el verdulero de la esquina no pueda sostener ante un fiscal la acusación de un hurto de rúcula, que lo haga el director del servicio muy sensible, el de la seguridad del país.
    Ambos son buenas personas, esa condición no los inhibe de meter la pata hasta el cuadril, y lo del puestero es irrelevante, lo del director es todo lo contrario.

    Las consecuencias han puesto mas que la sospecha, han derivado en epítetos, desde deslealtad republicana a traición a la patria, no son cosillas livianas a dejar pasar.

    ¿Debería renunciar? Claro que sí, el episodio es de notoria impericia en ejercicio de una jerarquía importante, sin perjuicio, lo repito por si acaso, el señor Garcé no deja de ser buena persona aunque haya errado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido