Intoxicación masiva por cocaína adulterada en Argentina reabre debate sobre legalización de drogas

Foto: Eliana OBREGON / AFP

La muerte de 24 personas en Argentina que consumieron cocaína adulterada hizo resurgir aquí y en Argentina el debate sobre la legalización de la comercialización de todas las drogas, de forma que el Estado pueda controlar la producción de las sustancia para evitar estas intoxicaciones.

Este martes entrevistamos aquí En Perspectiva al titular de la Secretaría Nacional de Drogas, Daniel Radío, quien sostuvo que si el negocio estuviera regulado, se reducirían episodios como el del país vecino. 

“Negar que se consume es una lógica que no conduce a nada”, aseguró: 

Hoy todos esos pibes que andan por la calle mal, cayéndose a pedazos, no son consecuencia del mercado regulado. No son consecuencia de ninguna legalización. Son consecuencia de este modelo en el que vivimos. Este modelo en el que vivimos, en el último siglo porque las prohibiciones no son sine die para atrás en el tiempo y empezamos en el siglo XX, porque antes las drogas no estaban prohibidas y no teníamos ni la enésima parte de los problemas que tenemos ahora…Este modelo prohibicionista nos condujo a la situación de hoy.

A raíz del caso de intoxicación masiva en la provincia de Buenos Aires, peritos y toxicólogos uruguayos entraron en contacto con sus pares argentinos para conocer los detalles de la droga adulterada, ante la eventualidad de que la sustancia haya cruzado las fronteras.

En la entrevista, Radío aseguró que para la cantidad de dosis de droga que se vende en la provincia bonaerense la tragedia podía haber sido mayor, y agregó que aún pueden aparecer casos acá porque no se sabe si la droga sigue circulando. 

 

La Tertulia de los Viernes con Juan Grompone, Marcia Collazo, Alejandro Abal y Gonzalo Pérez del Castillo.

 

Continúa en…

La Reina Isabel de Inglaterra cumplió 70 años en el trono

Los desafíos del siglo que «requieren una nueva visión»… Y otros telegramas

 

Candela Stewart

Notas Relacionadas

3 Comentarios

  • La verdad, la entrevista a Daniel Radío me dejó un gusto desagradable, porque lo vi demasiado interesado en liberar el consumo de drogas para evitar problemas de delincuencia, y muy poco comprometido con encarar políticas de desestímulo a su consumo (algo, por ejemplo, como lo que se hizo con el tabaco). Dice que la prohibición de consumo trae que el mismo se haga en forma clandestina, con su secuela de delincuencia y, además, pérdida de recaudación impositiva por los Estados. Puede que tenga razón, pero por ejemplo, se dice que Holanda, que fue el adalid de la liberación del consumo de drogas, ahora está de vuelta de eso porque se presentaron otros problemas importantes. En otro orden, las políticas de prohibición de consumo y persecución penal de su distribución son las líneas que dominan en el mundo entero; para apartarnos de esto hay que hacerlo en forma coordinada con otros países; no me parece correcto que tomemos aislados esas líneas de acción.

  • Estimados,

    El consumo de drogas es un problema ético. No es posible separarse de él.

    Desde mi humilde lugar, voy a realizar un punteo breve de los puntos que considero relevantes.

    1. El problema del consumo de drogas constituye un grave problema de salud, entendido como un estado de bienestar psíquico, físico y social. Se afecta a la salud, del individuo y de la colectividad. En especial la comunidad médica tiene justificada su participación con el fin de paliar o erradicar el problema que causa la drogadicción. En otro mensaje expresé que las Asociaciones de Psiquiatras están muy preocupados. Y reconocen, como lo hicieron en el 2013 que el consumo hace daño y sobre todo en los adolescentes y jóvenes. Muchas veces dicho daño es irreversible.
    2. En esta línea ¿Tiene sentido hablar de la obligación de mantener la salud?. Hay un deber de cuidar la propia salud, está en la propia Constitución de la República. No estamos interviniendo en vano, se puede ver deesde una ética de la responsabilidad.
    3. Siempre que persigan los efectos beneficiosos y se eviten los excesos, el consumo de drogas «accesibles», como el alcohol,el tabaco, el café y el mate!!, los ansiolíticos de venta libre no ofrecen por sí mismos, serias dificultades desde el punto de vista moral. Quedaría dentro de la elección del individuo, en general mayor de 18 años.
    4. En suma, el consumo de drogas, de venta lícita y de la otra, comporta un riesgo para la salud, que puede ser bajo, pero si no lo es lo conduce a una dependencia destructiva para la persona y su entorno.

    Vuelvo a insistir sobre el asunto. Son necesarias campañas de concientización, no sólo de reducción de daños cuando la adicción ya está instalada. Son necesarios más centros de atención a los consumidores. Hay que destinar dinero! Hay que escuchar a las familias, a los médicos, a los centros de rehabilitación y … ¡atender a los enfermos! para darse cuenta de la gravedad de la situación.

    ¿Habrán visto los contertulios mujeres embarazadas consumidas por la droga? ¿ Habrán visto niños con diagnóstico de «sindrome alcohólico fetal»?, gran responsable de discapacidad intelectual entre otras alteraciones. ¿O van a decir que todo es culpa del prohibicionismo?

    Quienes nos oponemos a prácticas que violan derechos humanos básicos como la vida, la salud y la dignidad de las personas no somos negacionistas ni dinosaurios. Sabemos de sobra que existen prácticas que van en su contra , lo vemos a diario, sólo que siendo fieles a una ética hipocrática pretendemos evitarlos y ayudar cuando prevenir no es posible.

    reciban mis saludos

    M.Lourdes González
    Médica. Esp. Bioética y DDHH

  • El modelo prohibicionista (made in USA) ¿fracasó?

    Sí, a todas luces y evidencias:
    ▪︎el narcotráfico se erigió en MAFIA global de occidente y algo mas
    ▪︎sumó al mal de la adicción destructiva del consumidor, la producción de sustancias ya no solo «alucinantes» sino tóxicas hasta el mas alto grado de MORTALMENTE venenosas
    ▪︎infiltró y diseminó otra gangrena feroz en muchos países con distintos niveles, la CORRUPCIÓN
    ▪︎impuso como su lenguaje y acción a la VIOLENCIA, el sicariato, propulsó el tráfico y consiguiente uso de armas

    ¿Cómo se combate «la droga»?
    No lo sé.

    ¿Cómo no se combate «la droga»?
    Eso sí lo sé: con el prohibicionismo.

    (Dijo don Alberto que no se pueden esperar diferentes resultados haciendo lo mismo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido