Entrevista central, martes 29 de noviembre: Ricardo Pérez Manrique

EC —Entonces, ¿cómo califica el operativo?

RPM —Yo no lo puedo calificar, digo cuál es el resultado. Obviamente el Ministerio del Interior sabe qué planificó, me dirá los resultados que obtuvo a partir de su planificación. Ahora se abre un proceso muy interesante, que personalmente me despierta muchas expectativas, que es lo que tiene que ver con el resultado del trabajo de inteligencia, lo que permita desentrañar qué es lo que hay detrás de todo esto. Los audios que ustedes pasaron parecen indicar que hay una organización que está planificando estas cosas y que reacciona frente a determinados acontecimientos. Eso debe ser puesto en conocimiento de los jueces, eventualmente puede haber hasta una asociación para delinquir detrás de todo esto.

Pero eso tiene que ver con las pruebas que se van recabando, con la profundidad de la investigación a partir de los datos que se tienen. Repito: no espero resultados inmediatos, pero parecería que todo ese panorama amplio de elementos que están apareciendo con el correr de las horas tiene forzosamente que arrojar resultados. Ustedes hablaban de los elementos tecnológicos. El día que podamos tener cámaras a la entrada, a la salida y dentro del estadio que identifiquen facialmente a las personas va a haber gran parte del camino adelantado en cuanto a la prueba necesaria para que la justicia penal intervenga.

EC —Con respecto a lo que sería un giro a partir de los hechos del domingo en la decisión de la policía de no ingresar a los estadios, eso que ayer fue declarado por el ministro Eduardo Bonomi y el subsecretario Jorge Vázquez en la conferencia de prensa, ¿cuál es su visión?

RPM —La semana anterior, en ese reportaje en el que hablé de los 1.000 policías, dije que el fútbol es un espectáculo privado y, como no hay policías dentro de un recital de rock o en otro tipo de espectáculos, no debería haber policías dentro de un partido de fútbol. Pero también dije que la función de la policía es preservar el orden público, y cuando el orden público se altera o se cometen delitos, debe intervenir, porque esa es su función específica. Esto se ha planteado como una situación extrema de estar o no estar, pero creo que hay que buscar las fórmulas por las cuales se pueda intervenir en el momento en que realmente se cometen delitos, o se pueda actuar de manera tal que el delincuente no pueda zafar del control. En definitiva eso es el Estado de derecho, en el Estado de derecho el que comete una violación a la ley es sometido a las consecuencias que la ley establece.

EC —Llevando su punto de vista a los hechos del domingo pasado, la policía no estaba en la Tribuna Ámsterdam y en esa tribuna empezaron a pasar los hechos directamente delictivos que hasta se vieron en directo por televisión. ¿Ahí debió haber estado la policía entonces?

RPM —Eso lo tendrá que determinar la policía. Hay un principio que está en el artículo 15 de la Constitución que dice que cuando una persona es sorprendida in flagranti delicto, o sea en el momento de cometer el delito, hay que proceder a su inmediata detención. Incluso está previsto lo que se denomina detención ciudadana, por lo cual un particular –no digo que sea el caso– puede detener a alguien que está cometiendo un delito. Aparentemente hay un giro en la posición del Poder Ejecutivo sobre este punto, habrá que ver cómo se desarrolla. Pero repito, un espectáculo privado que es un negocio, el fútbol es un negocio…

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido