Mesa de análisis económico: ¿Qué se puede hacer para contener la inflación? ¿Qué efectividad tienen las medidas tomadas por el gobierno hasta ahora?

Foto: En Perspectiva

El alza de los precios se ha instalado como un tema prioritario en la agenda política en las últimas semanas. Después de mucho tiempo ha vuelto a hablarse de “carestía”.

El Índice de Precios del Consumo (IPC) subió en marzo 1,11%, con lo que la inflación anual se aceleró y quedó en 9,38%. En lo que va de 2022, sólo tres meses, el aumento de los precios fue 4,42%.

De esta forma, la inflación se mantiene por fuera del rango meta fijado por el Banco Central, que va de 3% a 7% anual.

Para contener esta escalada, el Poder Ejecutivo ha ido adoptando varias medidas.

En cuanto a los combustibles el ajuste de tarifas correspondiente a abril fue menor al sugerido por la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (URSEA) en base al Precio de Paridad de Importación. Por ejemplo, la Nafta Súper 95 subió 4%, cuando la URSEA planteaba 10,1%, y el gasoil se incrementó 9,2%, cuando la URSEA indicaba 28,2%.

Y para contener la escalada de los alimentos de la canasta básica el gobierno recurrió, por un lado, a reducciones de impuestos.

Ayer la Cámara de Diputados completó la aprobación parlamentaria del proyecto de ley que exonera del IVA (10%) al pan blanco (común), las galletas de campaña, las pastas y los fideos. La rebaja tributaria rige por un mes pero el texto faculta al Poder Ejecutivo a prorrogarla «por única vez» por otros 30 días.

Hace dos semanas, se aprobó una ley idéntica para el asado de tira.

Por otro lado, la administración encabezada por el presidente Luis Lacalle Pou anunció dos acuerdos de precios con el sector privado.

El 18 de marzo se confirmó el entendimiento con todos los actores de la cadena cárnica para que el precio de los cortes con hueso se mantenga sin variaciones por 30 días.

Cuatro días después, el 22 de marzo, se cerró el pacto con la Asociación de Productores Avícolas de Uruguay para congelar el precio de los huevos también por 30 días.

Sin embargo, desde la oposición e incluso el oficialismo se reclama más intervenciones del Estado para contener los precios y evitar un mayor deterioro del salario real, que ya viene en baja desde el año pasado pese a la recuperación de la economía luego del golpe de la pandemia.

¿Qué efectividad tienen las medidas tomadas hasta ahora? ¿Qué más puede hacerse para contener la inflación?

Hoy En Perspectiva conversamos en una mesa especial con tres economistas: Pablo Rosselli, socio de Exante; Aldo Lema, socio de Vixion consultores, y Adrían Fernández, integrante del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve).

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Lo de que en el mundo no tiene sentido subsidiar o proteger la producción ineficiente de alimenatos es algo que Rosselli se lo tendría que explicar a la Unión Europea y a USA, porque no lo hacen así. USA subsidia la producción de maiz, por ejemplo y la UE tiene la PAC (política agrícola común) que es un régimen de subsidios y preferencia europea. La PAC y no el Amazonas es la verdadera razón por la que Francia no acepta ni aceptará jamás un TLC UE-Mercosur.

    Es interesante considerar además de que la idea de que lo que importa es ser rentable tiene sentido únicamente en una economía mundial de intercambios libres, algo que en la práctica nunca existió y de lo que nos alejamos cada día un poco más. Miren por ejemplo el caso de Rusia, cercada hoy día por toda clase de restricciones al comercio y sin embargo, todavía resiste. La comparación del PIB ruso con el italiano, por ejemplo, es de recibo si uno puede vender ferraris para comprar camiones o vender ropa de lujo para comprar trigo. Rusia tiene comida, industria pesada, farmacéutica y energía de sobra y eso para mantener una economía de guerra es casi lo único que se precisa. ¿Se imaginan si le pasara esto a Italia cuánto duraría? Si un país que sólo tiene productos de lujo está bloqueado, se cae al otro día .

    Volviendo al punto de partida: los europeos, viejos imperialistas, saben bien esto y han acuñado el concepto de «soberanía alimentaria», por el cual prefieren pagar alimentos más caros pero no depender de la voluntad de otro país para poder comer. Rosselli seguro que en exante tiene más de un cliente que está contrariado por la PAC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido