¿Hay polarización política en América Latina?¿Cómo afecta a las democracias?

Foto: Claudio REYES y MARTIN BERNETTI / AFP

En Chile tuvo lugar el domingo pasado la primera vuelta de las elecciones más inciertas en tres décadas de democracia.

Entre los candidatos presidenciales se ubicó en primer lugar José Antonio Kast, un político de extrema derecha, que tuvo 28% de los votos, seguido por Gabriel Boric, de izquierda, que cosechó 25.6%. 

Ambos competirán ahora en el balotaje, dejando fuera de la definición a Sebastián Sichel (11%) y Yasna Provoste (12%), que representaban a las dos coaliciones que gobernaron el país desde el final de la dictadura: el actual oficialismo, de Sebastián Piñera, y la concertación de centroizquierda que integraron los presidentds Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michele Bachelet.

A partir de estos resultados en Chile, Gonzalo planteaba una inquietud sobre las democracias en América Latina…

 

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Juan Grompone, Alex Mazzei y Gonzalo Pérez del Castillo.

 

Continúa en…

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer: Uruguay registra 94 denuncias por día

La posibilidad y la idea de crear un campus universitario en lugar de facultades tan separadas… Y otros telegramas

Candela Stewart

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Todo parece encaminarse a un choque de trenes. Personalmente prefiero a Boric porque es de izquierda, así que en algo al menos estaremos de acuerdo. Pero pienso que gane quien gane, va a ser difícil la gobernabilidad. Si gana Kast, muy probablemente recurra a la represión como mecanismo de control de la oposición y de la protesta. Si gana Boric, probablemente tenga un gobierno inoperante, sin mayorías para gobernar. Para colmo se viene una nueva constitución que parece que va a apelar a la división de la sociedad según estamentos étnicos, con derechos diferenciados según al estamento que se pertenezca.

    Las derechas se están saliendo de cauce hacia el racismo, la xenofobia, el discurso antiestado, contrario al díalogo y la gestión política de los conflictos de intereses. Hacen apologia de la ruptura del pacto social y de los mecanismos de amortiguación de las desigualdades, exaltan el individualismo y el egoísmo como motores del progreso y el derecho del más fuerte a prevalecer. Las izquierdas actuales echan por tierra con los principios republicanos de igualdad, con el universalismo hijo de la ilustración, con principios tan básicos del derecho ciudadano como la presunción de inocencia, con el materialismo histórico y con la lucha de clases como explicación última de las relaciones de poder. Hacen apología de lo identitario, del indigenismo, del feminismo entendido como la apología de la desigualdad de derechos en favor de las mujeres.

    Todo este panorama desde mi perspectiva de una izquierda clásica, apegada al pensamiento materialista y al republicanismo me resulta aterrador y sombrío. Ambos abandonan los principios fundamentales de las sociedades modernas para hundirse en formas medievales de organización de la sociedad. El medioevo económico viene de la mano de las derechas con un restablecimiento del poder de los señores y con los obreros transformados en vasallos. Todo debe ser privado, según esta gente, tal como en el feudo, donde desde la seguridad a la tierra, pasando por los propios paisanos, todo era del señor feudal. El medioevo jurídico viene de la mano de la izquierda, con formas de justicia popular basadas en el linchamiento público, juicios con inversión de la carga de la prueba como los de la inquisición, y lo peor: la exaltación de lo local y lo étnico por sobre lo que universalmente nos hace humanos: la razón y la capacidad de generar plusvalía mediante el trabajo organizado.

    Lo que está sucediendo en AL no es específico de AL, está mundializado y está carcomiendo a democracias liberales históricas, como los USA o los principales Estados europeos.

  • Curiosamente, el viernes a la 1ra hora de las noticias envié un mensaje sugiriendo el tema de la calidad democrática, específicamente en Sudamérica, para una tertulia de politólogos.

    Creo que hay dos puntos cruciales de deterioro:

    1▪︎ El RELATO, y con ello me refiero al marketing político que torna en clientes de un «producto» a los ciudadanos, erosionando con su ola, no pocas veces aturdidora, en desfavor del discernimiento reflexivo.
    En definitiva, el nombre de la marca con su envase, muy por sobre el contenido; sea vía redes sociales o medios de comunicación.
    Acaso la realidad como un accidente molesto y prescindible, sin aspiraciones no ya de rozar alguna verdad, sino, por lo menos, de despejar mentiras.

    2▪︎La LEY, uno de los 3 pilares de la democracia con independencia gracias a la separación de poderes.
    No me voy a explayar, solo ejemplifico con el asunto del PT en Brasil; a Dilma sin causa judicial la destituyeron, a Lula con varias causas judiciales lo pusieron preso.
    Ambos procesos teñidos de legitimidad y de génesis harto viciado de nulidad.

    ▪︎

    ¿Chile?
    No sé si Boric está del todo madurado y pleno para la circunstancia que se avecina, tengo serias dudas y creo además, que también guarda cierta ingenuidad en sus estrategias.
    Con Kast no tengo dudas, es un personaje afín al fascismo, de los que se conmueven viendo el retrato del Pinochet, el infame.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido