Rafael Mandressi

Morir en al-Ándalus

Por Rafael Mandressi ///
@RMandressi

El jueves pasado, poco antes de las cinco de la tarde, una furgoneta se hundió deliberadamente en la multitud que transitaba por las Ramblas de Barcelona, recorrió así más de medio kilómetro y dejó a su paso, antes de ser abandonada por su conductor, trece personas muertas y más de 130 heridos, algunos muy gravemente. Horas después, en la madrugada del viernes, otra embestida, esta vez en Cambrils, un balneario a 120 kilómetros de Barcelona, fue neutralizada por la policía, que sin embargo no logró evitar que seis personas fueran apuñaladas: cinco heridos y una muerte más. Entretanto, había venido a saberse que la matanza habría podido ser mayor, si varias garrafas de gas no hubieran estallado haciendo volar una vivienda de la localidad de Alcanar donde se preparaban explosivos que estaba previsto usar para cometer un atentado de mayor porte.

Más allá de los lugares, las fechas y el número de víctimas, Barcelona y Cambrils son dos episodios más de una tragedia monótona, en la que los protagonistas cambian pero las escenas se repiten. Dos nuevas lágrimas de un llanto ácido, que ni bien se apaga en algún sitio se desata en otro, al igual que el miedo, el estupor, la furia, el asco. Sólo en Europa y en el último año las calles se tiñeron ocho veces, de rojo primero y de negro después, al paso de vehículos lanzados a matar gente, a triturar a quien sea, a llevarse adherida a la chapa la vida y la sangre de cuantos paseantes se pudiera. Niza, Estocolmo, Berlín, Londres, Levallois en las afueras de París, y ahora Barcelona, sus habitantes y sus turistas de agosto.

La ruleta criminal volvió a España, trece años después de los 191 muertos en la estación madrileña de Atocha, el 11 de marzo de 2004. En esa década larga, el mismo espanto visitó decenas de países y de ciudades, se mezcló en guerras sucias, viajó en aviones cargados con bombas, se vistió de artesano del asesinato ciego fabricando armas caseras o empuñando cuchillos, consiguió fusiles y alquiló autos o camiones. Cumplió órdenes, dijo actuar en represalia, invocó dioses infames o la defensa de civilizaciones presuntamente amenazadas, se militarizó o prefirió confiar en aficionados más o menos solitarios. Tomó rehenes antes de degollarlos, sembró de cadáveres una plaza, una esquina, un barrio, una parada de ómnibus, un teatro, una ciudad entera. Pegó en las noches, en las mañanas y en las tardes, comió y vomitó para volver a comer y vomitar de nuevo. Y regresó a España.

O, mejor dicho, a la península Ibérica, a al-Ándalus, ya que esta vez, como otras, la masacre se perpetró en nombre de la yihad, y la organización Estado Islámico no tardó en apropiársela, un año y medio después de haber prometido, a través de uno de sus videos, recuperar ese territorio que formó parte del imperio árabe durante siete siglos. No es posible afirmar que ése haya sido el móvil del atentado, así como tampoco se puede concluir rotundamente que haya estado ausente de las mentes de sus autores, instigadores o inspiradores. Siempre son varios los motivos, y a menudo son también confusos, pero en ningún caso deja de haber una doctrina, por más oscura que sea. Una ideología redentora, eventualmente milenarista, capaz de mover lo que los intereses, por sí solos, no alcanzan a llevar al paroxismo.

Esas doctrinas están vivas, y lo estarán todavía, más vale asumirlo, por un buen tiempo. No se las disipa de un día para otro, ni mucho menos con respuestas armadas, no dependen de la desaparición de una organización, ya que otras vendrán a suplantarla, como ya ha ocurrido, para encarnar y propalar las mismas ideas, los mismos propósitos, la misma angustia criminal. Los mismos fines y los mismos medios, que ya ni siquiera se distinguen. Habrá pues que decidir cómo se resiste, sabiendo que seguirá habiendo quienes preparen, aquí o allá, atrocidades de esta naturaleza, y que no todas podrán evitarse. El riesgo cero no existe, la seguridad absoluta es una fantasía peligrosa, y pocas cosas protegen más y mejor, a la larga, que escupir el rostro de los asesinos levantándose juntos cada vez, para saludar a los muertos y volver a vivir.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, lunes 21.08.2017

Sobre el autor
Rafael Mandressi (Montevideo, 1966) es doctor en Filosofía por la Universidad de París VIII, historiador y escritor. Desde 2003 reside en París, donde es investigador en el Centro Nacional de Investigación Científica, director adjunto del Centro Alexandre-Koyré de historia de la ciencia y docente en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales. Es colaborador de En Perspectiva desde 1995.

Rafael Mandressi

Montevideo, 1966. Doctor en Filosofía por la Universidad de París VIII, historiador y escritor. Desde 2003 reside en París, donde es investigador en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), director adjunto del Centro Alexandre-Koyré de historia de la ciencia y docente en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS). En Uruguay, se ha desempeñado como docente en la Universidad de la República, la Universidad Católica y el CLAEH. Es autor de libros y artículos académicos sobre temas de su especialidad. También ha sido actor, director teatral y dramaturgo. Su novela Siempre París obtuvo el premio Juan Carlos Onetti en 2013. Es colaborador de En Perspectiva desde 1995.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • ¿Porque la erudición, no se esfuerza un poco?

    Seguramente sabe, tiene datos, suficientes, como para no deslumbrar su pre-claro intelecto, frente a el hecho.

    Mas de medio centenar de asesinados en Siria, (en la misma semana) no tienen para nada la preocupación ciudadana, europea, mucho menos prensa.

    Europa reinventa el viejo estilo de lo que se llama “banderas falsa”, operaciones la mas de veces instrumentadas dentro de un mapa comunicacional simbólico, que aumenta las posibilidades de ir hacia el lugar, al cual nadie le presta atención.

    Tácticas militares, añejas, se dispara para que el “enemigo”,no pueda reaccionar frente al ataque principal.

    Todos ( los intelectos) saben por experiencia, lo de Argelia, Brigadas Rojas, … ah., y ejercito clandestino con apoyo estatal, en la era de la tan mentada “guerra fría”, (¿que sera de estos militares?)

    Todos también saben a quienes es funcional el extremismo a quien sirve y ha servido históricamente, la figura del “terrorismo”, mas aun a quien sirve la demonizacion y racionalización de orígenes, en función de reinventar la diferencia competitiva en la raza humana, para lo de siempre controlar y someter.

    La Europa decadente, rememora sus tiempos coloniales, en el caso de España, en su propio territorio, tiene la oligarquía monárquica imperial, que tratar de que no se le desarme el puzzle geográfico, que tantos años ha mostrado al mundo como un solo país.

    Si vamos a llorar o lloramos por todos los seres humanos, que estamos en vigilia, frente a la amenaza del suicidio impuesta por el peor de todos los Imperios de la historia, los que son responsables de cuanto ocurre y ocurrirá a futuro., o simplemente luchamos usando todo cuanto este a nuestro alcance.

    Y ¿sabe que? Ud., posee una pluma interesante, para contarnos cuando los europeos, llevaban hombres y mujeres , y los mostraban enjaulados, para entretener la curiosidad de esos supremacistas blancos, que hoy se alarman y chillan., y seguramente no tienen memoria ni la han tenido, de los genocidios que han perpetrado y perpetran en el presente sus países, con la anuencia de la mayoría de sus ciudadanos, “democráticos” .

    ¿Porque no nos cuenta, investigación mediante, el comportamiento de estos en los territorios invadidos? ( violaciones si es que la palabra resiste, el terror inimaginable que sufren hombres mujeres y niños, o las postales de ciudades destruidas por las bombas civilizatorias y democráticas de los asesinos de la vida.

    Porque no usa la pluma, para hacer visible una realidad que no ignora (casi seguro), porque anda por las calles del país de Saint- Exupery.

    En nuestros “cantegriles montevideanos, es mas difícil enterarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido